CE­LE­BRA­CIO­NES POR FIES­TAS JU­LIA­NAS

Memorias Porteñas - - Portada - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VARAS

En el mes de ju­lio se ce­le­bran con mu­cho en­tu­sias­mo las fies­tas pa­tro­na­les de Gua­ya­quil, pues el 25 de ju­lio es el día de San­tia­go, san­to cu­yo nom­bre lle­va la ciu­dad. Se ha re­cor­da­do ade­más la fe­cha de fun­da­ción de la ciu­dad, aun­que aque­llo no es­tá exen­to de la po­lé­mi­ca. Hoy nue­vos apor­tes de los his­to­ria­do­res se­ña­lan que el pro­ce­so fun­da­cio­nal de la ciu­dad de San­tia­go de Gua­ya­quil, ori­gi­nal­men­te lla­ma­da San­tia­go de Qui­to, se ini­ció el 15 de agos­to de 1534 en la lla­nu­ra de Ci­cal­pa y que por su­ce­si­vos tras­la­dos se fue asen­tan­do en di­ver­sos lu­ga­res del país, pa­ra fi­jar­se de­fi­ni­ti­va­men­te en el si­tio en que hoy es­tá ubi­ca­da, en 1547. Una his­to­ria con la que no to­dos con­cuer­dan y que en es­te ca­so no va­mos a dis­cu­tir, pues otro es el mo­ti­vo que va­mos a tra­tar en es­ta cró­ni­ca, don­de que­re­mos se­ña­lar có­mo se fes­te­ja­ba a Gua­ya­quil en el si­glo pa­sa­do.

HA­CE UN SI­GLO

En efec­to, la tra­di­ción se­ña­la­ba des­de los tiem­pos co­lo­nia­les que el 25 de Ju­lio era la fe­cha de la fun­da­ción de Gua­ya­quil. Pe­ro a fal­ta de do­cu­men­tos, pues los originales se des­tru­ye­ron en al­gún in­cen­dio de los tan­tos que se re­gis­tra­ron en la ciu­dad des­de sus pri­me­ros tiem­pos, sur­gie­ron las dis­cu­sio­nes acer­ca de si es­ta ha­bía si­do en 1535, 1537 o 1538. Así has­ta lle­gar al si­glo XX, cuan­do pre­va­le­cía co­mo fe­cha de la fun­da­ción de­fi­ni­ti­va de la Gua­ya­quil, la del 25 de ju­lio de 1537, por par­te de Francisco de Ore­lla­na.

En El Te­lé­gra­fo del 25 de ju­lio de 1920, en pri­me­ra pá­gi­na, apa­re­ció un sa­lu­do a Gua­ya­quil “al ce­le­brar sus 383 años de fun­da­ción”, re­cal­can­do eso sí que es­te era el asen­ta­mien­to de­fi­ni­ti­vo de la ciu­dad, tras dos in­ten­tos frus­tra­dos por la re­bel­día de los na­ti­vos, que re­sis- tían el avan­ce de los con­quis­ta­do­res. Es muy cla­ro, sin em­bar­go, que no se du­da­ba de la fe­cha en que na­ció “la ciu­dad que es­ta­ba lla­ma­da a ocu­par un pues­to prin­ci­pal en­tre las me­tró­po­lis sud­ame­ri­ca­nas es­ta­ble­ci­das en la mis­ma épo­ca por los es­pa­ño­les”.

Más ade­lan­te la cró­ni­ca se­ña­la: “La pri­me­ra plan­ta de la ciu­dad era muy re­du­ci­da. Los pri­me­ros edi­fi­cios de la ciu­dad fue­ron cons­trui­dos al pie de la colina de San­ta Ana. Du­ran­te los dos pri­me­ros si­glos fue ex­ten­dién­do­se ha­cia el sur, for­mán­do­se otra ciu­dad… En 1820 (cuan­do se in­de­pen­di­zó) te­nía unos 15.0000 ha­bi­tan­tes… Los pro­gre­sos de la ciu­dad son ma­ni­fies­tos (al­re­de­dor de 100.000 ha­bi­tan­tes). Ya que por la ri­que­za que re­pre­sen­tan sus gran­des fá­bri­cas, por sus her­mo­sas edi­fi­ca­cio­nes así co­mo el pro­gre­so y en­san­che de sus ca­lles”...

LA CE­LE­BRA­CIÓN EN 1920

Co­mo ese año el día 25 ca­yó do­min­go, no se dis­fru­tó nin­gún feriado, pe­ro igual­men­te se rea­li­za­ron pro­gra­mas es­pe­cia­les ese fin de se­ma­na. Hu­bo dos co­rri­das de to­ros, con la par­ti­ci­pa­ción de los dies­tros es­pa­ño­les El Li­tri y Bien­ve­ni­da, en­tre los de ma­yor car­tel. En tea­tro, com­pi­tie­ron el Ol­me­do y el Pa­ri­sia­na con sus es­pec­tácu­los, en tan­to que el hi­pó­dro­mo ofre­ció un atrac­ti­vo pro­gra­ma de ca­rre­ras. En­tre los ac­tos ofi­cia­les lo más im­por­tan­te fue la ceremonia en el Cuar­tel Mi­li­tar, que con­tó con la pre­sen­cia del pre­si­den­te elec­to, Jo­sé Luis Ta­ma­yo.

CUM­PLEA­ÑOS O SAN­TO, IGUAL SE FES­TE­JA­BA. DO­BLE FERIADO CON EL DÍA DE BO­LÍ­VAR

LA SE­MA­NA DEL ES­TU­DIAN­TE

En los años 40 y 50 del si­glo pa­sa­do, du­ran­te la se­ma­na de las fies­tas de ju­lio se da­ba la Se­ma­na del es­tu­dian­te, un cor­to pe­río­do de va­ca­cio­nes pa­ra los alum­nos de es­ta­ble­ci­mien­tos pri­ma­rios y se­cun­da­rios. Co­mo eran días fes­ti­vos tan­to el 24, por ser el Na­ta­li­cio de Bo­lí­var, co­mo el 25, por la Fun­da­ción de Gua­ya­quil, ha­bía va­ca­cio­nes por fin de tri­mes­tre (no re­gía el sis­te­ma se­mes­tral pa­ra los es­tu­dian­tes). Los más pe­que­ños, los de pri­ma­ria, apro­ve­cha­ban pa­ra efec­tuar pa­seos con sus pa­dres, pues te­nían los adul­tos dos días li­bres. Los ma­yo­res, los de se­cun­da­ria, apro­ve­cha­ban pa­ra ce­le­brar fies­tas y se ha­cían fes­ti­va­les ga­lan­tes pa­ra ele­gir las reinas es­tu­dian­ti­les, que eran pro­cla­ma­das en ele­gan­tes bai­les. El más ce­le­bra­do de to­dos era el bai­le del Co­le­gio Na­cio­nal Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, que en al­gu­nas oca­sio­nes te­nía co­mo atrac­ción la pre­sen­ta­ción de orquestas ex­tran­je­ras que pa­sa­ban por nues­tro me­dio, co­mo lo hi­zo en el año 1956, con la ac­tua­ción del afa­ma­do con­jun­to de jazz nor­te­ame­ri­cano de Dizzy Gi­lles­pie, acon­te­ci­mien­to que sen­tó una épo­ca.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, los bai­les en la Se­ma­na del es­tu­dian­te fue­ron los más im­por­tan­tes de la tem­po­ra­da. Las elec­cio­nes de las reinas eran muy re­ñi­das. No hu­bo elec­ción de Rei­na de la Fun­da­ción de Gua­ya­quil has­ta me­dia­dos de los años 60, épo­ca en que tam­bién sur­gió el con­cur­so Per­la del Pa­cí­fi­co de la Cá­ma­ra Ju­nior, con el aus­pi­cio del co­le­ga El Uni­ver­so.

EN TIEM­POS DE DIC­TA­DU­RA

Du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar que asu­mió el po­der en 1963, las Fies­tas Ju­lia­nas tu­vie­ron gran im­pul­so. Se or­ga­ni­za­ban con­cur­sos y des­fi­les, se pro­mo­vie­ron bai­les po­pu­la­res y se or­ga­ni­za­ron es­pec­tácu­los de­por­ti­vos de gran ni­vel. Se co­men­ta­ba que era una for­ma de con­quis­tar adep­tos, pe­ro la gen­te no con­fun­dió las co­sas, pues por más fies­tas que se ha­ya or­ga­ni­za­do el Go­bierno no tu­vo res­pal­do po­pu­lar y tu­vo que re­sig­nar el po­der en 1966, tras su­frir des­de 1964 va­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta.

EL AR­TE Y LA CUL­TU­RA

El Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil creó en 1959 el Salón de Ju­lio, una ex­po­si­ción pic­tó­ri­ca que des­de en­ton­ces se rea­li­za con gran re­per­cu­sión, pues ha con­sa­gra­do a los me­jo­res ar­tis­tas del país. A su vez, la Aso­cia­ción Cul­tu­ral Las Pe­ñas or­ga­ni­za des­de los años 60 una ex­po­si­ción de Be­llas Ar­tes en las ca­lles del ce­rro San­ta Ana, el si­tio em­ble­má­ti­co de la ciu­dad des­de su asen­ta­mien­to de­fi­ni­ti­vo.

Es así co­mo ju­lio se ha con­ver­ti­do al trans­cu­rrir los años en el mes de las más im­por­tan­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les de la ciu­dad, más allá de las po­lé­mi­cas so­bre su fe­cha de fun­da­ción. (F)

Pri­mer Salón de Ju­lio en 1959: el al­cal­de Luis Ro­bles Pla­za, el pin­tor nor­te­ame­ri­cano Lloyd Wulf (ga­na­dor) y Os­wal­do Gua­ya­sa­mín, miem­bro del Ju­ra­do.

Lour­des Cor­ne­jo Ba­rri­ga, Rei­na de la Fun­da­ción de Gua­ya­quil 1964.

Avi­so de un bai­le en la Se­ma­na del Es­tu­dian­te en ju­lio de 1947.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.