Su­pre­sión del Pa­trón Oro en Ecua­dor: 1932

Memorias Porteñas - - Portada - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

Bus­can­do el me­jor sis­te­ma pa­ra for­ta­le­cer las mo­ne­das, re­sal­ta que In­gla­te­rra fue el pri­mer país en adop­tar el oro co­mo res­pal­do en la emi­sión de bi­lle­tes. Fue el ge­nial Isaac New­ton, quien co­mo Di­rec­tor de la Ca­sa de la Mo­ne­da in­tro­du­jo el Pa­trón Oro en 1817. A 1913 con la crea­ción del Fed (ban­ca cen­tral), Es­ta­dos Uni­dos tam­bién lo adop­tó. Pa­ra la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XX se en­con­tra­ba ope­ran­do en la ma­yo­ría de las na­cio­nes. Ecua­dor lo pu­so en vi­gen­cia el año 1900, des­pués de que la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Gua­ya­quil re­co­men­da­ra a Eloy Al­fa­ro im­ple­men­tar­lo. Fue sus­pen­di­do en 1914 por el ini­cio de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. En1927, nue­va­men­te fue in­tro­du­ci­do.

INES­TA­BI­LI­DAD PRE­SI­DEN­CIAL EN ECUA­DOR

La cri­sis del ca­cao cau­sa­da por las epi­de­mias en las plan­ta­cio­nes de ca­cao y la De­pre­sión Mun­dial ini­cia­da en Es­ta­dos Uni­dos, se­gui­da por to­dos los con­ti­nen­tes, gol­pea­ron du­ra­men­te la eco­no­mía ecua­to­ria­na. Las ex­por­ta­cio­nes se des­plo­ma­ron; a 1927 el dó­lar se ha­bía fi­ja­do en cinco su­cres y pa­ra 1932 se ha­bía de­va­lua­do 100%. Ago­bia­do por las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas, el Go­bierno suspendió la con­ver­ti­bi­li­dad del su­cre y se re­ti­ró del Pa­trón Oro. Es­ta de­ci­sión to­ma­da por la ma­yo­ría de los paí­ses, re­per­cu­tió en la es­ta­bi­li­dad del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de mo­ne­das, pues co­men­za­ron a fluc­tuar dia­ria­men­te, es­ti­mu­lan­do la es­pe­cu­la­ción y vo­la­ti­li­dad de las transac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. En­tre 1931 y 1932, por la se­ve­ra cri­sis eco­nó­mi­ca en Ecua­dor, hu­bo cua­tro je­fes de Es­ta­dos: Luis La­rrea Al­ba, Al­fre­do Ba­que­ri­zo Mo­reno, Al­ber­to Gue­rre­ro Mar­tí­nez y Juan de Dios Mar­tí­nez Me­ra. La ines­ta­bi­li­dad pre­si­den­cial con­ti­nuó el res­to del de­ce­nio.

La De­pre­sión Mun­dial pro­vo­có el re­gre­so al pro­tec­cio­nis­mo, no visto en apro­xi­ma­da­men­te una cen­tu­ria. Las na­cio­nes au­men­ta­ron los aran­ce­les, oca­sio­nan­do se­ve­ra con­trac­ción del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Aho­ra es­tá su­ce­dien­do una si­tua­ción si­mi­lar por la de­ci­sión de Do­nald Trump de au­men­tar los aran­ce­les a Chi­na, Eu­ro­pa, Ca­na­dá y Mé­ji­co. A la fe­cha de es­cri­bir es­te ar­tícu­lo, la gue­rra co­mer­cial se ha­bía ini­cia­do en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. Es­ta úl­ti­ma to­mó re­pre­sa­lia au­men­ta­do los aran­ce­les en pro­duc­tos que com­pra a Es­ta­dos Uni­dos.

EL DE­SIN­TE­RÉS DE LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS

En los años 30 ecua­to­ria­nos preo­cu­pa­dos del fu­tu­ro del país pre­sen­ta­ron pro­pues­tas pa­ra en­con­trar una so­lu­ción al es­ta­do de­pre­si­vo de la eco­no­mía ecua­to­ria­na. Al­gu­nos mos­tra­ron su re­cha­zo al pa­go de la deu­da ex­ter­na in­gle­sa que te­nía más de un si­glo de ha­ber­se con­traí­do tras una asig­na­ción en tiem­pos de la Gran Co­lom­bia.

En es­tos años de cri­sis, an­tes de na­cer la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y du­ran­te sus pri­me­ros años de vi­da, ecua­to­ria­nos es­tu­dio­sos de la eco­no­mía opi­na­ron a tra­vés de la prensa y de fo­lle­tos que se pu­bli­ca­ron. Ellos bus­ca­ron de­fi­nir las cau­sas de las cri­sis eco­nó­mi­cas en el país des­de 1914; tam­bién so­lu­cio­nes. Mi­ran­do re­tros­pec­ti­va­men­te es fá­cil iden­ti­fi­car­las, así co­mo lo que de­bía ha­cer­se.

Los ex­per­tos no com­par­tie­ron las mis­mas opi­nio­nes, en al­gu­nos ca­sos coin­ci­die­ron. La ma­yo­ría de los que opi­na­ron fue­ron qui­te­ños y de otras ciu­da­des se­rra­nas. Des­de que es­tu­dié es­te pe­río­do me lla­mó la aten­ción la fal­ta de in­te­rés de los gua­ya­qui­le­ños, cuan­do de­bie­ron ha­ber si­do ellos la ma­yo­ría. La eco­no­mía gua­ya­qui­le­ña era más gran­de que la de la ca­pi­tal y res­to de las ciu­da­des an­di­nas jun­tas.

MAG­NA CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA NA­CIO­NAL Y MUN­DIAL

Eduar­do Rio­frío V. en su obra Ma­nual de Cien­cias de Ha­cien­da sos­tu­vo que Ecua­dor pu­do ha­ber evi­ta­do el des­ca­la­bro de su mo­ne­da si los go­bier­nos hu­bie­ran mo­der­ni­za­do el aran­cel ecua­to­riano, es­ta­ble­cien­do el va­lor co­mo re­fe­ren­cia pa­ra el co­bro de las ta­ri­fas, en lu­gar del pe­so de la mer­ca­de­ría. Abe­lar­do Moncayo, otro de los gran­des pen­sa­do­res eco­nó­mi­cos, afir­mó que la cri­sis se de­bía a la caí­da de los pre­cios de los pro­duc­tos ex­por­ta­bles, y no a fac­to­res in­ter­nos,“... nin­gu­na par­te de las ad­ver­si­da­des ema­na­das de la ac­tual cri­sis es impu­table a fac­to­res in­ter­nos ni mu­cho me­nos a los or­ga­nis­mos re­cien­te­men­te crea­dos”. Por los ata­ques que su­frie­ron las ins­ti­tu­cio­nes de re­cien­te crea­ción, Ban­co Cen­tral, Ban­co Hi­po­te­ca­rio, Con­tra­lo­ría y Di­rec­ción de Adua­na, Moncayo las de­fen­dió: “...esos or­ga­nis­mos […] han mi­ti­ga­do ma­les inevi­ta­bles y han im­pe­di­do que los des­ór­de­nes de la política y de la eco­no­mía des­tru­yan de­fi­ni­ti­va­men­te la Ha­cien­da Pú­bli­ca, el cré­di­to y la mo­ne­da”. El Ban­co Cen­tral fue víc­ti­ma de los go­ber­nan­tes, que le sa­ca­ron di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar los gas­tos. Moncayo ad­mi­tió, que la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial era de tal mag­ni­tud que pa­re­cía im­po­si­ble es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía ecua­to­ria­na en aque­llos años. (F)

Mo­nu­men­to a Juan de Dios Mar­tí­nez Me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.