RE­CO­GIEN­DO MIS PA­SOS EN LA PRE­PA­RA­TO­RIA

Memorias Porteñas - - News - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

La her­ma­na Te­re­sa, ita­lia­na al­ta y fea, de pro­mi­nen­te na­riz y gran­dí­si­mos len­tes de ca­rey, re­ti­ra­da y an­cia­na, so­lía ir a cla­ses a con­tro­lar y acon­se­jar con dul­zu­ra; así em­pe­zó a vi­si­tar­nos. Pri­me­ro se di­ri­gía a don­de se sen­ta­ban las chi­cas y les pre­gun­ta­ba: ¿quié­nes quie­ren ha­cer­se ma­dre­ci­tas? Co­mo la muy ca­zu­rra por­ta­ba a la vis­ta de to­dos una gran fun­da de ca­ra­me­los ob­se­quia­dos por su ami­go el Dr. Vi­cen­te No­re­ro de Lu­ca, due­ño de la fá­bri­ca La Uni­ver­sal e ita­liano co­mo ella, las chi­cas ni ton­tas al­za­ban la mano y re­ci­bían su ri­co ca­ra­me­lo. En­ton­ces, di­ri­gién­do­se a los va­ro­nes re­pe­tía la pre­gun­ta: ¿quié­nes quie­ren ha­cer­se pa­dre­ci­tos? Y ni bo­bos que fué­se­mos, to­dos al­zá­ba­mos la mano y tam­bién re­ci­bía­mos los nues­tros. En­ton­ces se des­pe­día con be­sos vo­la­dos y pro­me­tía re­gre­sar pron­to. Así su­ce­dió cinco o seis ve­ces has­ta que a la sép­ti­ma, cuan­do pre­gun­tó a los va­ro­nes to­dos al­za­ron la mano me­nos yo. Asus­ta­dí­si­ma se me acer­có y con gran cu­rio­si­dad pre­gun­tó: ¿por qué no quie­res ha­cer­te pa­dre­ci­to? Y yo muy fres­co, se­ña­lan­do la fun­da le con­tes­té: ¡por­que esos ca­ra­me­los no me gus­tan! Las ri­sas fue­ron ge­ne­ra­les, in­clu­so de ella, que

re­cién caía en cuen­ta de que en esa oca­sión ha­bía traí­do ca­ra­me­los de sa­bor áci­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.