LA PLA­ZA ES­PA­ÑA EN GUA­YA­QUIL,

Memorias Porteñas - - News -

te el se­ñor Jai­me Cas­tell, cón­sul en­ton­ces de Es­pa­ña en Gua­ya­quil. Es­te ofre­ció que cuan­do se aca­ba­ra la gue­rra eu­ro­pea y se res­ta­ble­cie­ran los mer­ca­dos de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción, em­pe­za­rían los tra­ba­jos de or­na­men­ta­ción de la pla­za.

UN PAR­QUE IN­FAN­TIL MU­NI­CI­PAL

Es 1929 la pla­za Es­pa­ña era to­da­vía un so­lar va­cío fren­te a la igle­sia. En­ton­ces, por ini­cia­ti­va del Ilus­tre Concejo can­to­nal se ex­pi­dió la autorización res­pec­ti­va pa­ra for­mar en la tan­tas ve­ces ci­ta­da pla­za, un par­que in­fan­til pa­ra la ciu­dad. Y así se lle­vó a ca­bo, con la in­ten­ción de que las fa­mi­lias pu­die­sen dis­fru­tar de mo­men­tos de so­laz en me­dio del or­den y la mo­ral. Se co­lo­có una ver­ja de tu­bos de hie­rro, con su res­pec­ti­va puer­ta, se co­lo­ca­ron en su in­te­rior al­gu­nos apa­ra­tos de gim­na­sia, he­chos de hie­rro, y se sem­bra­ron al­gu­nos ar­bus­tos y plan­tas flo­ra­les. Tam­bién se co­lo­ca­ron en el in­te­rior y en la ve­re­da ex­te­rior al­gu­nos ban­cos con pa­tas de hie­rro y ta­blo­nes de ma­de­ra co­mo asien­tos, pe­ro los tra­ba­jos del par­que no fue­ron cul­mi­na­dos, ya que no as­fal­ta­ron ni en­ce­men­ta­ron los ca­mi­nos pa­ra los jue­gos de los chi­cos. Lue­go de va­rios años, cuan­do se mo­di­fi­có la ave­ni­da Ro­ca­fuer­te, se tras­la­da­ron al­gu­nas es­cul­tu­ras de bron­ce, en­tre ellas un bus­to de Se­bas­tián de Be­nal­cá­zar, obra de Mi­de­ros, el cual se des­ti­nó ha­cia la Pla­za Es­pa­ña.

A lo largo de las dé­ca­das el par­que in­fan­til, siem­pre por es­fuer­zos mu­ni­ci­pa­les, se dio la ma­ne­ra de cum­plir con su co­me­ti­do de ser­vi­cio y cul­tu­ra, jun­to a los ve­ci­nos y de­más ciu­da­da­nos. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.