EL MAG­NI­CI­DIO DEL SAN­TO DEL PA­TÍ­BU­LO

EL 6 DE AGOS­TO DE 1875 SE SUS­CI­TÓ UNA DE LAS TRA­GE­DIAS MÁS ESPANTOSAS DE NUES­TRA VI­DA RE­PU­BLI­CA­NA, NA­DA MÁS Y NA­DA ME­NOS QUE EL ASE­SI­NA­TO DEL DOC­TOR GA­BRIEL GAR­CÍA MO­RENO, QUIEN EJER­CÍA LA PRE­SI­DEN­CIA DE LA RE­PÚ­BLI­CA. EL SU­CE­SO SE DE­TA­LLA SE­GUI­DA­MEN­TE:

Memorias Porteñas - - Portada -

1. Ca­rac­te­rís­ti­ca de su personalidad.-

Ga­briel Gar­cía Mo­reno fue un per­so­na­je po­lé­mi­co, odia­do y que­ri­do por mu­chos. Enér­gi­co y de acri­so­la­da hon­ra­dez, pe­ro re­pre­sor y a la vez culto y bri­llan­te, a más de bien­he­chor de la obra pú­bli­ca. Fue ca­paz de dis­po­ner el fu­si­la­mien­to de sus ad­ver­sa­rios.

2. Las cir­cuns­tan­cias.-

La re­elec­ción de Gar­cía Mo­reno pa­ra un ter­cer pe­río­do pre­si­den­cial fue, pro­ba­ble­men­te, el su­ce­so que pre­ci­pi­tó la conspiración con­tra aquel. Ha­bía inconformidad en la opo­si­ción pues su triun­fo se pro­du­jo fá­cil­men­te y sin con­ten­dor.

3. Las cons­pi­ra­cio­nes.-

Se ha­ce men­ción de has­ta tres cons­pi­ra­cio­nes, pe­ro los más con­no­ta­dos his­to­ria­do­res ha­blan de una so­la. En ella par­ti­ci­pa­ría Faus­tino Le­mus Ra­yo, quien a úl­ti­ma ho­ra se su­ma­ría a la con­ju­ra di­ri­gi­da por jó­ve­nes y cul­tos li­be­ra­les exal­ta­dos. (Círcu­lo)

4. Los con­ju­ra­dos.-

For­man par­te, tam­bién, de la con­ju­ra Abe­lar­do Mon­ca­yo, Ro­ber­to An­dra­de, Ma­nuel Cor­ne­jo, el co­man­dan­te Hi­pó­li­to Mon­ca­yo, Ma­nuel Po­lan­co, Juan Elías Bor­ja, los so­bri­nos de Juan Mon­tal­vo: Teodoro y Adriano,

Ra­fael Por­ti­lla, y Jua­na Te­rra­zas, quien in­ter­vie­ne pa­ra que se en­tre­vis­ten con el co­man­dan­te

Fran­cis­co Sán­chez, que ofre­ce ple­gar a la Re­vo­lu­ción.

5. Anun­cios de su in­mi­nen­te ase­si­na­to.-

Gar­cía Mo­reno re­ci­bió va­rias de­nun­cias y avi­sos de su in­mi­nen­te ase­si­na­to. El 26 de ju­lio una tar­je­ta a su es­po­sa lle­va es­cri­to: “Se­ño­ra cui­de a su ma­ri­do: lo ase­si­nan”. El pa­dre Mo­ner co­mu­ni­ca al pre­si­den­te que a San­tos Ce­va­llos lo ha­bían bus­ca­do pa­ra que sea uno de sus ase­si­nos. El je­fe de Po­li­cía le trans­mi­tió pa­la­bras de Cam­pu­zano, que re­ve­lan su in­ten­to cri­mi­nal.

6. Fi­ja­ción de la fe­cha.-

El 5 de agos­to los con­ju­ra­dos acor­da­ron efec­tuar el ase­si­na­to pa­ra el si­guien­te día, e ini­ciar se­gui­da­men­te la re­vo­lu­ción, pues el día 6 el coronel Fran­cis­co Sán­chez es­ta­rá de ron­da y ten­drá el man­do de to­dos los cuar­te­les.

7. Ajus­te del plan.-

Pla­ni­fi­ca­ron que cuan­do Gar­cía Mo­reno se di­ri­ja al Pa­la­cio de Go­bierno, en­tre las 10 y 11 de la ma­ña­na, lo ata­ca­rán. Mon­ca­yo y An­dra­de de­be­rán su­je­tar al ede­cán. Po­lan­co es­ta­rá en la Pla­za Ma­yor con la ma­yo­ría de los cons­pi­ra­do­res, y al sa­ber de la muer­te de Gar­cía Mo­reno se di­ri­gi­rá al Cuar­tel y de acuer­do con Sán­chez su­ble­va­rá la tro­pa.

8. El ase­dio al pre­si­den­te.-

El 6 de agos­to de 1875, el pre­si­den­te no sa­le y no pu­die­ron efec­tuar el aten­ta­do en la ho­ra se­ña­la­da. A la una y me­dia de la tar­de Gar­cía Mo­reno sa­le con el ede­cán Pa­lla­res. Pa­ra lle­gar a la Ca­sa de Go­bierno tie­ne que ca­mi­nar so­lo una cua­dra. An­dra­de y otros cons­pi­ra­do­res lo si­guen de cer­ca.

9. El Ase­si­na­to.-

Gar­cía Mo­reno sube al Pa­la­cio. Al dar unos pa­sos en la ga­le­ría, Faus­tino Ra­yo le gri­tó ¡Ti­rano! Sa­có un ma­che­te y le im­pac­tó en la nu­ca, y vuel­ve a gri­tar “¡Al fin lle­gó tu día, ban­di­do!” Cor­ne­jo le dis­pa­ra un ti­ro de re­vól­ver. Mon­ca­yo y An­dra­de ya tie­nen in­mo­vi­li­za­do al ede­cán. En la tri­ful­ca An­dra­de le dis­pa­ra, mien­tras Ra­yo vuel­ve a la car­ga y le des­car­ga fe­ro­ces ma­che­ta­zos. Lo em­pu­jan cae de ca­be­za y rue­da por los es­ca­lo­nes has­ta el em­pe­dra­do de la ca­lle. En­tre gri­tos y des­or­den Ra­yo re­ma­ta al ago­ni­zan­te per­so­na­je.

10. Con­clu­sión del Mag­ni­ci­dio.- El

ede­cán Pa­lla­res con su es­col­ta aprehen­dió a

Faus­tino Ra­yo, pe­ro un in­di­vi­duo de tro­pa gri­tó “quí­ten­se” y le dis­pa­ró, cau­sán­do­le la muer­te ins­tan­tá­nea. Los otros ase­si­nos fu­ga­ron, en tan­to que en la cal­za­da ya­cía

Ga­briel Gar­cía Mo­reno. Ha­bía muer­to el hom­bre ex­tra­or­di­na­rio, el de gran­des vir­tu­des pe­ro tam­bién de mu­chos de­fec­tos. Al res­pec­to di­jo don Re­mi­gio Ro­me­ro y Cor­de­ro: “Al caer Gar­cía Mo­reno… un lar­go ca­lo­frío re­co­rrió por la es­pi­na dor­sal de mu­chos pue­blos de la Tie­rra…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.