GUA­YA­QUIL AVE FÉ­NIX

GRA­CIAS A LA AC­TI­TUD DE SUS PO­BLA­DO­RES, LA CIU­DAD SIEM­PRE HA VUEL­TO A RE­SUR­GIR DE LAS CE­NI­ZAS, POR MÁS DESAS­TRO­SA QUE HA­YA SI­DO LA SI­TUA­CIÓN QUE HA­YA TE­NI­DO QUE EN­FREN­TAR.

Memorias Porteñas - - Nuestra Historia -

Gua­ya­quil fue sor­pren­di­da mu­chas ve­ces por los pi­ra­tas y por el fue­go. Al fi­na­li­zar 1686, con 2.000 ha­bi­tan­tes, la ciu­dad ha­bía re­ci­bi­do no­ti­cias so­bre cua­tro na­ves pi­ra­tas que ha­bían cru­za­do el es­tre­cho de Ma­ga­lla­nes y que na­ve­ga­ban ha­cia el nor­te, in­cur­sio­nan­do en las cos­tas chi­le­nas y pe­rua­nas, asal­tan­do po­bla­dos cos­te­ros, y cap­tu­ran­do y des­tru­yen­do a cuan­ta na­ve ha­lla­ban a su pa­so.

Por lar­go tiem­po las mi­li­cias y ve­ci­nos gua­ya­qui­le­ños se man­tu­vie­ron aler­ta, pe­ro trans­cu­rri­do el tiem­po sin no­ve­da­des, se re­la­jó el áni­mo de los sol­da­dos y ba­ja­ron las ten­sio­nes del ve­cin­da­rio. Así, al mo­men­to del ata­que, los hom­bres de la com­pa­ñía de Por­to­vie­jo, res­pon­sa­bles del puer­to de San Fran­cis­co, una le­gua al sur, no es­ta­ban en sus pues­tos.

ATA­CAN LOS PI­RA­TAS

Al atar­de­cer del 20 de abril de 1687 las na­ves pi­ra­tas re­mon­ta­ron el Gua­yas, ocul­tán­do­se en es­te­ros y man­gla­res. Tras caer la no­che, al man­do de Fran­co­is Grog­niet, pe­ne­tra­ron por el ca­nal de la is­la San­tay y se si­tua­ron fren­te a Gua­ya­quil. Pierre le Pi­card y el ca­pi­tán in­glés Dew, na­ve­ga­ron apro­xi­mán­do­se a Gua­ya­quil por el puer­to de Ca­zo­nes, en la Sa­ba­ne­ta. Fue­ron des­cu­bier­tos por un pes­ca­dor que co­rrió a aler­tar a la guar­dia del pue­blo, pe­ro ya era de­ma­sia­do tar­de pa­ra pre­pa­rar una de­fen­sa efec­ti­va.

RE­SIS­TEN­CIA DE LOS POR­TE­ÑOS

Los pi­ra­tas avan­za­ron ha­cia la Ata­ra­za­na pa­ra ata­car el fuer­te San Car- los, por el nor­te. El gru­po de Dew en­tró por el ca­mino de­trás de Las Pe­ñas y ata­có sin éxi­to La Plan­cha­da. Grog­niet des­em­bar­có en el as­ti­lle­ro si­tua­do al sur de la ciu­dad y mar­chó ha­cia el puer­to de Ca­zo­nes. Allí sor­pren­dió dor­mi­dos a los sol­da­dos y avan­zó has­ta la ri­be­ra sur del es­te­ro de Vi­lla­mar, lle­gan­do al puen­te. Ama­ne­ció el 21 de abril y el ata­que se ini­ció des­de ese es­te­ro, pe­ro la guar­ni­ción ofre­ció gran re­sis­ten­cia, ma­tan­do a al­gu­nos fi­li­bus­te­ros. Al ver que te­nían ven­ta­ja so­bre ellos, sa­lie­ron de las trincheras y los ata­ca­ron con ar­ma blan­ca, de­te­nién­do­los mo­men­tá­nea­men­te, pe­ro re­cu­pe­ra­dos, los pi­ra­tas arre­me­tie­ron con más bríos. Es­to obli­gó a los por­te­ños a re­ti­rar­se ha­cia la ciu­dad, y a cor­tar los puen­tes pa­ra im­pe­dir el pa­so a los pi­ra­tas. Mas es­tos, con la ma­de­ra acu­mu­la­da en la ori­lla cru­za­ron el es­te­ro, ame­na­zan­do las ca­sas de los de­fen­so­res.

Opor­tu­na­men­te lle­gó un des­ta­ca­men­to al man­do del co­rre­gi­dor Pon­ce de León, per­mi­tién­do­les afir­mar la de­fen­sa has­ta el me­dio­día.

LA LU­CHA, PA­SO A PA­SO

Des­de las na­ves pi­ra­tas se ini­ció un bom­bar­deo pe­ro man­tu­vie­ron una te­naz re­sis­ten­cia. El co­rre­gi­dor fue gra­ve­men­te he­ri­do en el mus­lo y ca­yó del ca­ba­llo, pe­ro mon­tó nue­va­men­te y con­ti­nuó con la de­fen­sa. Por la gra­ve­dad de la he­ri­da, la de­fen­sa de­cli­nó su em­pe­ño y re­ci­bie­ron la or­den de re­ti­rar­se. Los hom­bres de Grog­niet sa­lie­ron de sus pa­ra­pe­tos y los per­si­guie­ron, obli­gán­do­los a re­fu­giar­se en la ar­ti­lle­ría; en­tre­tan­to, otro gru­po ata­can­te se di­ri­gía in­con­te­ni­ble ha­cia el cen­tro de la ciu­dad.

Cer­ca­dos por Grog­niet, los de­fen­so­res se atrin­che­ra­ron en la pla­za for­ti­fi­ca­da, don­de re­sis­tie­ron por más de una ho­ra. Pe­ro la pla­zo­le­ta cer­ca­na al cuar­tel de ar­ti­lle­ría y La Plan­cha­da fue­ron to­ma­das. Pi­card y Dew pe­ne­tra­ron has­ta la pla­za prin­ci­pal, ro­dean­do a los de­fen­so­res, quie­nes se re­ti­ra­ron al fuer­te de San Car­los, don­de es­ta­ban los ca­ño­nes. Con dos an­da­na­das fre­na­ron a los pi­ra­tas y re­sis­tie­ron por un buen tiem­po, cu­bier­tos por el fue­go con­ti­nuo y el hu­mo de los ca­ño­nes.

EN­CE­RRA­DOS EN LA IGLE­SIA MA­YOR

Pe­ro los pi­ra­tas lan­za­ron un ata­que es­pa­da en mano des­de las em­pa­li­za­das del fuer­te e hi­rie­ron a al­gu­nos de­fen­so­res. Lue­go Grog­niet ca­yó he­ri­do y Pi­card asu­mió el man­do de los bu­ca­ne­ros. Ha­cia las on­ce de la ma­ña­na es­ca­sea­ba la pól­vo­ra, ha­bían per­di­do mu­chos hom­bres y los cin­co sol­da­dos que que­da­ban es­ta­ban muy des­gas­ta­dos por el com­ba­te. Lo apro­ve­cha­ron los in­va­so­res y se apo­de­ra­ron del fuer­te; el co­rre­gi­dor Pon­ce de León sa­lió mon­ta­do en su ca­ba­llo, se rin­dió y se des­plo­mó al pi­so, des­ma­ya­do co­mo con­se­cuen­cia de una pro­fu­sa he­mo­rra­gia.

Gua­ya­quil ca­yó an­te los fa­ci­ne­ro­sos, quie­nes iza­ron su ban­de­ra en el fuer­te. Se apo­de­ra­ron de los pe­dre­ros y los cua­tro ca­ño­nes, y en­ce­rra­ron en la igle­sia Ma­yor a los hom­bres que que­da­ban.

COM­BA­TE Y FU­GA

Mu­chos hu­ye­ron de San Car­los, se hi­cie­ron fuer­tes en las ca­sas ve­ci­nas y em­pe­za­ron a dis­pa­rar. Es­to en­fu­re­ció a Pi­card, quien les ad­vir­tió que la pla­za se ha­bía ren­di­do y si con­ti­nua­ban con sus dis­pa­ros, or­de­na­ría pa­sar a cu­chi­llo a to­dos los pri­sio­ne­ros, por lo cual la re­sis­ten­cia fi­nal­men­te se en­tre­gó.

Mien­tras se da­ba el com­ba­te, las mu­je­res, an­cia­nos y ni­ños em­bar­ca­ron en bo­tes y ca­noas sus co­sas más va­lio­sas y las des­pa­cha­ron río arriba, ha­cia Ba­baho­yo. Cuan­do ca­yó la ciu­dad, los pi­ra­tas fue­ron a per­se­guir­los pa­ra cap­tu­rar sus va­lo­res, pe­ro so­lo ob­tu­vie­ron vein­ti­dós mil pie­zas de a ocho y una be­lla cus­to­dia de oro pu­ro, con es­me­ral­das y ru­bíes en­gas­ta­dos, re­ga­la­da por el rey Car­los II pa­ra pre­si­dir el ta­ber­nácu­lo de la igle­sia de San Fran­cis­co.

LOS PI­RA­TAS SA­QUEAN LA CIU­DAD

En­ton­ces ini­cia­ron un sa­queo ca­sa por ca­sa, al­ma­ce­nes, bo­de­gas e igle­sias de la ciu­dad. Ellos bus­ca­ban oro y jo­yas y por ser una ciu­dad, tí­pi­ca­men­te co­mer­cial, en­con­tra­ron fru­tas y di­ver­sas mer­can­cías, jun­to con jo­yas y per­las, va­ji­llas de pla­ta y sie­te mil pie­zas de a ocho. Fue cuan­do pen­sa­ron que si esa can­ti­dad ha­bían lo­gra­do cap­tar, có­mo no se­ría la que los ve­ci­nos pu­sie­ron fue­ra de su al­can­ce. Cal­cu­la­ron el bo­tín en más de cien­to trein­ta y cua­tro mil pe­sos en jo­yas, pie­dras pre­cio­sas, pla­ta la­bra­da y di­ne­ro, sin con­tar el va­lor de las mer­ca­de­rías.

NE­GO­CIAN­DO LA LI­BE­RA­CIÓN

A fin de ate­rro­ri­zar a los pri­sio­ne­ros y obli­gar­los a pa­gar un res­ca­te por la ciu­dad y por sus vi­das, ame­na­za­ron con in­cen­diar a Gua­ya­quil y lla­ma­ron a los per­so­na­jes más im­por­tan­tes fue­ra de la igle­sia. Los for­ma­ron en se­mi­círcu­lo con un hom­bre fren­te a ca­da uno de ellos, apun­tán­do­les a la ca­be­za. Fi­nal­men­te Pi­card se apia­dó y ba­jo ame­na­zas de ma­tar­los al día si­guien­te si no entregaban más di­ne­ro, les man­dó en­trar nue­va­men­te a la igle­sia. Pa­sa­das die­ci­séis ho­ras des­de que los cor­sa­rios des­em­bar­ca­ron, con to­dos los man­dos de la ciu­dad pri­sio­ne­ros, de­sig­na­ron a Juan Ál­va­rez de Avi­lés pa­ra ne­go­ciar la li­ber­tad y el re­ti­ro de los pi­ra­tas. Tras ho­ras de de­li­be­ra­cio­nes se­ña­la­ron el pa­go de un mi­llón de pie­zas de a ocho de oro y cua­tro­cien­tas car­gas de ha­ri­na pa­ra li­be­rar­lo y res­ca­tar los pri­sio­ne­ros, la ciu­dad, las for­ti­fi­ca­cio­nes, los ca­ño­nes y los bar­cos. Al si­guien­te día se ba­ja­ron a tres­cien­tos mil pe­sos y lue­go a cien mil. Aun así, jun­tar esa su­ma en­tre un ve­cin­da­rio sa­quea­do y des­po­ja­do de to­do re­cur­so fue im­po­si­ble. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.