IN­CEN­DIA­DA POR LOS PI­RA­TAS

Memorias Porteñas - - Nuestra Historia -

Uno de los pi­ra­tas en­tró a una ca­sa aban­do­na­da y pren­dió le­ña pa­ra co­ci­nar al­gún ali­men­to, pe­ro al re­ti­rar­se de­jó en­cen­di­do el fue­go, que que­mó la ca­sa, contaminando al res­to de la ciu­dad. “Los pi­ra­tas ha­bían pro­me­ti­do no in­cen­diar Gua­ya­quil a cam­bio del res­ca­te pe­ro lue­go del ac­ci­den­te te­mie­ron que los gua­ya­qui­le­ños se ne­ga­ran a pa­gar­les. Pre­ten­die­ron creer que los pro­pios ve­ci­nos ha­bían ini­cia­do el fue­go y en­tre­ga­ron una car­ta de re­cla­mo a Juan Ál­va­rez de Avi­lés, de­cla­rán­do­se sor­pren­di­dos, por­que a pe­sar del acuer­do al­guien se ha­bía des­li­za­do du­ran­te la no­che pa­ra que­mar sus pro­vi­sio­nes, y por ello se arre­pen­tían de no ha­ber que­ma­do ellos mis­mos to­da la ciu­dad” (Se­bas­tián Do­no­so, 2004).

Gua­ya­quil que­dó de­vas­ta­da tras el sa­queo y el fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.