LOS ERRO­RES DE DE LA PEZUELA

EL VI­RREY DEL PE­RÚ, JOA­QUÍN MA­NUEL DE LA PEZUELA, TO­MÓ DE­CI­SIO­NES EQUI­VO­CA­DAS QUE FA­CI­LI­TA­RÍAN EL TRIUN­FO DE LA RE­VO­LU­CIÓN GUAYAQUILEÑA.

Memorias Porteñas - - Recuerdos De Mis Abuelos - POR: MEL­VIN HO­YOS

Su po­lí­ti­ca de suel­dos de injusta dis­pa­ri­dad pro­vo­có re­sen­ti­mien­tos en gran par­te de la tro­pa y de la ofi­cia­li­dad. En la pág. 356 del to­mo XXVI, Vol. 3° de Me­mo­rias, dia­rios y cró­ni­cas, de la Co­lec­ción do­cu­men­tal de la In­de­pen­den­cia del Pe­rú, se trans­cri­be una car­ta en­via­da en 1821 al vi­rrey de la Pezuela, en la que los je­fes del ejér­ci­to pe­ruano, an­tes de arres­tar­lo le di­cen: “El ejér­ci­to se re­sin­tió de que los cuer­pos de Li­ma per­ci­bie­sen sus ha­be­res com­ple­tos, los de Are­qui­pa las tres cuar­tas par­tes y los del Pe­rú la mi­tad; es te­ni­da en la opi­nión pú­bli­ca por una me­di­da que evi­ta­ba a V. E. el de­jar de per­ci­bir la ter­ce­ra par­te de su suel­do. Es una des­gra­cia, Sr. Ex­ce­len­tí­si­mo, que la opi­nión lle­gue a creer tan re­la­ja­do su Go­bierno…”. Es­to hi­zo que las fuer­zas acan­to­na­das en nues­tra ciu­dad es­tu­vie­sen lis­tas pa­ra pa­sar­se al ban­do con­tra­rio, mu­cho an­tes de la lle­ga­da, en ju­nio de 1820, del ba­ta­llón Gra­na­de­ros de Re­ser­va

PRI­MER ERROR

De la Pezuela, preo­cu­pa­do por la suer­te de es­te puer­to (con­si­de­ra­do en ese en­ton­ces co­mo una jo­ya pa­ra el Vi­rrei­na­to por el va­lor es­tra­té­gi­co de su puer­to y as­ti­lle­ros) y pa­ra la Au­dien­cia to­da, el 27 de di­ciem­bre de 1819 ha­bía dis­pues­to que el bri­ga­dier Die­go O’Reilly (hom­bre de su con­fian­za) pa­sa­ra a la fron­te­ra nor­te del Vi­rrei­na­to de Li­ma co­mo co­man­dan­te ge­ne­ral de las tro­pas for­ma­das por las mi­li­cias de Lam­ba­ye­que y Piu­ra, jun­to a las dos com­pa­ñías del Nu­man­cia. Así, O’Reilly po­dría cui­dar el des­tino de Gua­ya­quil. Pe­ro en­ton­ces, tras re­ci­bir la no­ti­cia de que Bo­lí­var ha­bía si­do ven­ci­do en Mom­pox el 22 de enero de 1820, sus­pen­dió la mar­cha de las dos com­pa­ñías del Nu­man­cia.

EL ÚL­TI­MO IM­PUL­SO

LOS PA­TRIO­TAS DE OC­TU­BRE, PER­SUA­DI­DOS DE QUE CO­CHRA­NE VEN­DRÍA A TO­MAR­SE GUA­YA­QUIL, AN­TI­CI­PA­RON LA RE­VO­LU­CIÓN CON LA SE­GU­RI­DAD DE QUE NO HA­BÍA TA­LEN­TO Y ENER­GÍA

EN EL GO­BER­NA­DOR VI­VE­RO, PA­RA IM­PE­DIR­LO

EL GRA­NA­DE­ROS

Pa­ra cui­dar a Gua­ya­quil re­em­pla­zó a las com­pa­ñías del Nu­man­cia, for­ma­do por sol­da­dos de éli­te, to­tal­men­te afi­nes al vi­rrey y la Co­ro­na, por el ba­ta­llón Gra­na­de­ros de Re­ser­va, que ha­bía es­ta­do acan- to­na­do en la fron­te­ra con Chi­le, y que ha­bía pro­vo­ca­do un sin­nú­me­ro de pro­ble­mas por su in­dis­ci­pli­na y por ser muy adep­to a la de­ser­ción. Lle­gó el 2 de ma­yo, un día des­pués de po­se­sio­na­do el go­ber­na­dor de nues­tra pro­vin­cia, el bri­ga­dier Pascual Vi­ve­ro.

MA­LA ELEC­CIÓN

El úni­co que siem­pre de­fen­dió la ido­nei­dad del nom­bra­mien­to de Vi­ve­ro co­mo go­ber­na­dor fue De la Pezuela. Los pa­trio­tas y ofi­cia­les rea­lis­tas coin­ci­den en que fue una de­ci­sión equi­vo­ca­da. Vi­lla­mil en su Re­se­ña di­ce: “El sábado 7 de oc­tu­bre se su­po que la Re­vo­lu­ción ha­bía si­do de­nun­cia­da al go­ber­na­dor (je­fe de Es­cua­dra D. Pascual Vi­ve­ro), pe­ro to­da su fa­mi­lia era pe­rua­na y ne­ce­sa­ria­men­te in­sur­gen­te. No pro­ce­dió: no po­día pro­ce­der sin po­ner a sus hi­jos en pe­li­gro…”.

ERROR TRAS ERROR

Los je­fes del Ejér­ci­to pe­ruano, al di­ri­gir­se al vi­rrey, en 1821 ex­pre­sa­ron: “La ex­pe­rien­cia ha acre­di­ta­do que los pue­blos de Amé­ri­ca ra­ra vez se mue­ven cuan­do tie­nen a su ca­be­za je­fes de fi­bra, de ener­gía y de vir­tu­des... Con­tra la opi­nión pú­bli­ca y la de va­rios je­fes, nom­bró V. E. al bri­ga­dier Vi­ve­ro pa­ra go­ber­na­dor de Gua­ya­quil,... un pun­to ame­na­za­do por su fren­te y re­ta­guar­dia; y a otro que so­lo en­tre no­so­tros man­da­ría un ba­ta­llón por sus vi­cios e in­nu­me­ra­bles nu­li­da­des, mar­chó a la ca­be­za de la tro­pa que ha­bía de ase­gu­rar su tran­qui­li­dad (re­fi­rién­do­se a Be­ni­to Gar­cía del Ba­rrio, co­man­dan­te del Gra­na­de­ros de Re­ser­va). To­dos es­tán con­for­mes con las cua­li­da­des que ador­nan al bri­ga­dier Vi­ve­ro co­mo hom­bre par­ti­cu­lar, pe­ro no ha­brá ni ha­bía uno, a ex­cep­ción de V. E., que lo cre­ye­se ap­to pa­ra el go­bierno po­lí­ti­co y mi­li­tar de Gua­ya­quil”.

FLO­JA DE­FEN­SA

De la Pezuela se de­fen­dió con­tes­tan­do que ha­bía to­ma­do con­se­jo pa­ra el nom­bra­mien­to, de los ge­ne­ra­les Jo­sé de La Mar, Ma­nuel de Llano, Ma­nuel Fe­liz y del co­man­dan­te de Marina An­to­nio Va­ca­ro. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.