SAN MAR­TÍN DE PORRES

Vi­vió en Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL mail: ro­dol­fo­pe­rez­pi­men­tel@hot­mail.com

Na­ció en Pa­na­má, en el tras­pa­tio de una ca­sa de su pa­dre, fron­te­ri­za al Hos­pi­tal del Es­pí­ri­tu San­to, el 11 de no­viem­bre de 1579. En la par­ti­da bau­tis­mal cons­ta co­mo hi­jo de pa­dre des­co­no­ci­do de­bi­do a sus ca­rac­te­rís­ti­cas de mu­la­to: piel mo­re­na y grue­sos ras­gos. Fue­ron sus pa­dres el ca­pi­tán Juan de Porres y Mi­ran­da, na­tu­ral de Bur­gos, en Es­pa­ña, de con­di­ción hi­dal­ga, y Ana Ve­láz­quez, es­cla­va de ra­za ne­gra, na­ci­da en Pa­na­má, hi­ja de es­cla­vos ho­rros. Pos­te­rior­men­te les na­ció una ni­ña lla­ma­da Ana, con to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ra­za blan­ca. En­ton­ces se le mo­vió el co­ra­zón a don Juan de Porres, li­be­ró a su es­cla­va y re­co­no­ció a sus dos hi­jos, a quie­nes vi­si­ta­ba se­ma­nal­men­te. Pe­ro el ca­se­ro se en­te­ró de esos fur­ti­vos de­va­neos y les pi­dió que de­socu­pa­ran, pa­san­do Ana y sus tier­nas cria­tu­ras a vi­vir en una po­bre cho­za si­tua­da ba­jo el puen­te, en el ba­rrio de Ma­lam­bo. Se ga­na­ba la vi­da co­mo la­van­de­ra e in­cul­ca­ba a sus hi­jos los pre­cep­tos de la mo­ral cris­tia­na, de ma­ne­ra que Mar­tín cre­cía bueno y ser­vi­cial.

UNA VI­DA NUE­VA EN LI­MA

Ha­cia 1585 don Juan de Porres se ins­ta­ló en Gua­ya­quil con su fa­mi­lia (Ana Ve­láz­quez y sus dos hi­jos), aco­mo­dán­do­los en una mo­des­ta mo­ra­da al pie del ce­rro San­ta Ana (Ciu­dad Vie­ja), cer­ca de la ca­sa de su her­mano, y les pu­so de pro­fe­so­ra de los ni­ños a Isa­bel Gar­cía, que en­se­ña­ba a leer y a es­cri­bir en el ba­rrio. El 89 fue de­sig­na­do go­ber­na­dor de Tie­rra Fir­me (Pa­na­má) y via­jó a Li­ma pa­ra to­mar ór­de­nes del vi­rrey. El 92 par­tió a cum­plir su des­tino ad­mi­nis­tra­ti­vo, y pa­só por Gua­ya­quil de­jan­do al­gún di­ne­ro a su tío, don Die­go de Mi­ran­da y Paz, a quien en­car­gó que ve­la­ra por los ni­ños Mar­tín y Ana. El pe­que­ño Mar­tín so­la­men­te te­nía tre­ce años y co­mo pa­re­ce que el tío de­jó de aten­der­los eco­nó­mi­ca­men­te, via­jó el 94 a Li­ma con su ma­dre y her­ma­na y en­tró a una bo­ti­ca de hier­bas, pro­pie­dad de Mat­heo Pas­tor y Fran­cis­ca Vé­lez, don­de se fa­mi­lia­ri­zó con en­fer­me­da­des y re­me­dios.

DE CURADOR A RE­LI­GIO­SO

Po­co des­pués, el ci­ru­jano barbero Mar­ce­lo Ribera lo lle­vó de ayu­dan­te y le en­se­ñó a cor­tar el pe­lo, ha­cer la bar­ba y los bi­go­tes, a san­grar con na­va­ja, a co­lo­car san­gui­jue­las, a sa­car dien­tes y mue­las, a cu­rar to­da cla­se de he­ri­das y a re­du­cir frac­tu­ras de los hue­sos; en fin, a co­no­cer las prin­ci­pa­les en­fer­me­da­des y a re­ce­tar­las. En to­do Mar­tín de­mos­tró ser muy dies­tro y era bus­ca­do por nu­me­ro­sas per­so­nas por­que te­nía bue­na mano, so­bre to­do pa­ra sa­car mue­las ca­si sin do­lor. Pe­ro ha­bía de­ci­di­do de­di­car­se por en­te­ro a Dios y al pró­ji­mo, y con el per­mi­so de su ma­dre so­li­ci­tó al por­te­ro del con­ven­to do­mi­ni­cano de Nues­tra Se­ño­ra del Rosario, que lo ad­mi­tie­ra co­mo el úl­ti­mo her­mano de la co­mu­ni­dad, sin de­re­cho a prac­ti­car es­tu­dios ni a ves­tir el há­bi­to. Tan­to in­sis­tió que el pro­vin­cial ter­mi­nó por ac­ce­der y Mar­tín in­gre­só al con­ven­to el 2 de ju­nio de 1603, a los 24 años de edad.

MI­LA­GROS CON LOS ANI­MA­LES

Pron­to co­men­zó a rea­li­zar mi­la­gros. Los más co­no­ci­dos se re­la­cio­nan con ra­to­nes, pues ha­bía mu­chos en el con­ven­to. Mar­tín lo­gró atra­par a uno y diz­que le di­jo: Vá­ya­se her­mano y dí­ga­le a sus com­pa­ñe­ri­tos que no sean fas­ti­dio­sos, ni no­ci­vos y que se mu­den a la huer­ta, que yo cui­da­ré de lle­var­les ali­men­to su­fi­cien­te ca­da día”. Y es fa­ma que el em­ba­ja­dor cum­plió el en­car­go pues des­de ese mo­men­to la ra­to­nil mu­chi­tan­ga aban­do­nó el claus­tro. En otra oca­sión un pe­rro y un ga­to co­mían en el mis­mo pla­to con­for­me los te­nía acos­tum­bra­dos Mar­tín, cuan­do un ra­ton­ci­llo sa­có el ho­ci­co atraí­do por el olor. Des­cu­brio­lo el san­to y vol­vién­do­se al pe­rro y al ga­to dí­jo­les: “Cál­men­se”, y al pe­ri­co­te: “Sál­ga­se sin cui­da­do her­mano ra­tón, pa­ré­ce­me que tie­ne ne­ce­si­dad de co­mer”. Y ha­cién­do­le un pues­ti­to lo pu­so al la­do del ga­to y el pe­rro, y co­mie­ron los tres en san­tas pa­ces.

Ver­da­de­ro ros­tro de San Mar­tín de Porres 1579 1639. Re­cons­trui­do ha­ce 10 años ba­sán­do­se en la ca­la­ve­ra en­con­tra­da ensu tum­ba en Li­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.