HIDEYO NOGUCHI

100 años de su lu­cha con­tra la fiebre ama­ri­lla

Memorias Porteñas - - PORTADA -

En 1916 lle­gó a Gua­ya­quil una co­mi­sión cien­tí­fi­ca nor­te­ame­ri­ca­na aus­pi­cia­da por el Ins­ti­tu­to Roc­ke­fe­ller, que traía co­mo mi­sión in­vo­lu­crar­se téc­ni­ca y sa­ni­ta­ria­men­te con co­mu­ni­da­des que es­tu­vie­sen afec­ta­das por la fiebre ama­ri­lla, pa­ra en­se­ñar­les el mo­do ce en­fren­tar­la y par­ti­cu­lar­men­te, la ma­ne­ra en que po­dían evi­tar­la; fa­ci­li­tar ayu­das eco­nó­mi­cas a la co­mu­ni­dad pa­ra au­men­tar la can­ti­dad de téc­ni­cos y mé­di­cos ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der el pro­ble­ma; y la pro­veer to­dos los En Gua­ya­quil, la ma­te­ria­les pa­ra lu­char con­tra la en­fer­me­dad. A es­ta co­mi­sión se uni­ría otra con igua­les fi­nes en ju­lio de 1918, li­de­ra­da por el Dr. Ar­tu­ro Ken­dall. El 15 del mis­mo mes lle­gó el doc­tor Hideyo

Noguchi, con el fin de ini­ciar la ba­ta­lla.

A VEN­CER LA EN­FER­ME­DAD

Gua­ya­quil ha­bía si­do una de las ciu­da­des más azo­ta­das por es­ta pes­te y su re­cu­rren­cia en apa­re­cer ha­bía he­cho que se la de­cla­re en­fer­me­dad en­dé­mi­ca. Po­co an­tes de la lle­ga­da de Noguchi ha­bía fa­lle­ci­do la se­ño­ra Jes­sie de God­ding, es­po­sa del cón­sul nor­te­ame­ri­cano en el Puer­to, lo que ace­le­ra­ría la fir­ma de un con­ve­nio en­tre EE. UU. y Ecua­dor pa­ra ini­ciar las in­ves­ti­ga­cio­nes y pa­ra la to­ma de me­di­das sa­ni­ta­rias. Cua­tro me­ses des­pués lle­gó al puer­to el Dr. Mi­chael O’Con­nor, a quien se en­car­gó la cam­pa­ña. Noguchi, con los se­sen­ta co­ne­ji­llos de in­dias y su La­bo­ra­to­rio, que­da­ría a car­go de los es­tu­dios bac­te­rio­ló­gi­cos; los doc­to­res Ken­dall y Lof­fre­do de los tra­ba­jos de sa­nea­mien­to; el doc­tor Car­los Elliot de to­do lo clí­ni­co, y el doc­tor Re­dem­baugh de los es­tu­dios me­ta­bó­li­cos. Un im­por­tan­te gru­po de mé­di­cos lo­ca­les se uni­ría a la co­mi­sión. El per­so­nal del hos­pi­tal de An­cón; el Dr. Wen­ces­lao Pa­re­ja, di­rec­tor del hos­pi­tal de Fiebre ama­ri­lla de Gua­ya­quil; y el Dr. León Becerra, di­rec­tor de Sa­ni­dad del puer­to. El éxi­to de la cam­pa­ña fue ex­tra­or­di­na­rio, lue­go de ini­cia­dos los tra­ba­jos de sa­nea­mien­to, ca­si no se

re­por­ta­rían ca­sos nue­vos.

EL DES­CU­BRI­MIEN­TO DEL GER­MEN

Noguchi tra­ba­ja­ba fe­bril­men­te has­ta muy tar­de en la no­che, en ais­lar el agen­te trans­mi­sor de la en­fer­me­dad. Pe­ro el es­fuer­zo se jus­ti­fi­có cuan­do al ana­li­zar la san­gre de la jo­ven Asun­ción Arias (con­ta­mi­na­da con la en­fer­me­dad y fa­lle­ci­da en el hos­pi­tal don­de Noguchi tra­ba­ja­ba), ob­ser­vó que ha­bía lo­gra­do ais­lar el ger­men. So­lo nue­ve días ha­bían bas­ta­do al sa­bio pa­ra lle­gar a la an­he­la­da me­ta; a par­tir de en­ton­ces co­men­za­ría a ela­bo­rar una va­cu­na con la que se in­ten­ta­ría erra­di­car la en­fer­me­dad. Lo­gró sin­te­ti­zar­la y dar­la a co­no­cer a fi­nes de oc­tu­bre. No per­fec­cio­na­da aún, fue apli­ca­da a 22 sol­da­dos vo­lun­ta­rios, a al­go más de vein­te ci­vi­les y a par­te de la guar­ni­ción acan­to­na­da en Gua­ya­quil. Des­gra­cia­da­men­te, un pe­que­ño gru­po de sol­da­dos con­tra­jo la en­fer­me­dad.

NUE­VO HA­LLAZ­GO

Noguchi des­cu­brió que en Gua­ya­quil ha­bía bro­tes con dos pa­to­lo­gías: una por la pi­ca­da del mos­qui­to; la otra te­nía co­mo agen­tes de dis­per­sión las ra­tas in­fec­ta­das. Por su apor­te a la me­di­ci­na el go­bierno del Ecua­dor le otor­gó el tí­tu­lo de co­ro­nel del Ejér­ci­to ecua­to­riano. El sa­bio mé­di­co de­jó Gua­ya­quil en di­ciem­bre de 1919 y con­ti­nuó su in­fa­ti­ga­ble tra­ba­jo en EE. UU. y otros lu­ga­res del mun­do. El 22 de oc­tu­bre de 1927 se tras­la­dó a Cos­ta de Oro, no­roc­ci­den­te de Áfri­ca (ac­tual Re­pú­bli­ca de Gha­na), en­via­do por el Ins­ti­tu­to Roc­ke­fe­ller a re­sol­ver el mis­mo pro­ble­ma que diez años atrás aque­ja­ra a Gua­ya­quil.

UNA VÍC­TI­MA MÁS

En ma­yo de 1928 se pin­chó ac­ci­den­tal­men­te con una agu­ja y ad­qui­rió la en­fer­me­dad. Ya muy en­fer­mo, fue tras­la­da­do de emer­gen­cia al hos­pi­tal de Acra, en don­de por más que se in­ten­tó sal­var su vi­da, fa­lle­ció la no­che del 21 de ma­yo de 1928. La en­fer­me­dad con­tra la que tan­to lu­chó ter­mi­nó ma­tán­do­lo. Pe­ro su sa­cri­fi­cio no fue en bal­de, de­jó alla­na­do el ca­mino pa­ra que otros per­fec­cio­na­sen la va­cu­na que aca­ba­ría pa­ra siem­pre con es­te te­rri­ble azo­te de la hu­ma­ni­dad. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.