GUA­YA­QUIL FUE FUN­DA­DA EN LA SIE­RRA

EL 15 DE AGOS­TO DE 1534, CER­CA DE LA LA­GU­NA DE COL­TA, EN LA SIE­RRA, SE FUN­DÓ LA CIU­DAD DE SAN­TIA­GO DE QUI­TO, QUE MÁS TAR­DE SE­RÍA TRAS­LA­DA­DA A LA COS­TA, TO­MAN­DO EL NOM­BRE DE HUA ILLA KIL (GUA­YA­QUIL).

Memorias Porteñas - - PORTADA -

1. El rey en­tre­ga te­rri­to­rios a Pizarro.-

El 26 de ju­lio de 1529 la Co­ro­na de Es­pa­ña dic­tó una Cé­du­la Real que da­ba a Fran­cis­co Pizarro la go­ber­na­ción de Pe­rú y Tum­bes, des­de el pue­blo de Te­mum­pa­lla, por un río al que da­rían el nom­bre de San­tia­go (al nor­te de la ac­tual pro­vin­cia de Es­me­ral­das).

2. Ol­vi­do per­ju­di­cial.

Pizarro en su de­seo de do­mi­nar el co­ra­zón del Tahuan­tin­su­yo ol­vi­dó es­ta li­mi­ta­ción im­pues­ta por la Cé­du­la Real, de­jan­do abier­ta la po­si­bi­li­dad de que otros con­quis­ta­do­res se apro­pia­sen de su te­rri­to­rio.

3. Te­rri­to­rios ape­te­ci­dos.

El pi­lo­to Juan Fer­nán­dez pri­me­ro en ex­plo­rar las cos­tas de lo que hoy es Ecua­dor ani­mó al go­ber­na­dor de Gua­te­ma­la y pa­rien­te de Her­nan Cor­tés, don Pe­dro de Alvarado a que ar­ma­se una ex­pe­di­ción ha­cia es­tos te­rri­to­rios, pues no est aban en la ju­ris­dic­ción de Pizarro.

4. En bus­ca de El Do­ra­do.-

Alvarado se en­tu­sias­mó, ya que des­de 1527 po­seía per­mi­so real de con­quis­ta y co­no­ció que en es­tos te­rri­to­rios se ha­lla­ba El Do­ra­do y tam­bién el País de la ca­ne­la, ra­zón por la que or­ga­ni­za­ría una ex­pe­di­ción que sa­lió des­de Ni­ca­ra­gua, pa­ra en­trar a las tie­rras de Pizarro por Bahía da Ca­rá­quez.

5. Lle­ga­da a Bahía de Ca­rá­quez.-

Es­ta ex­pe­di­ción par­tió con on­ce na­ves, a bor­do de las cua­les iban 600 hom­bres, 230 ca­ba­llos y 2.000 na­ti­vos. Lle­ga­ron a Bahía de Ca­rá­quez el 28 de fe­bre­ro de 1534, lue­go de an­clar sus na­ves en Puer­to Vie­jo (ac­tual Man­ta).

6. Pizarro pro­te­ge sus tie­rras.- Me­ses atrás Pizarro se ha­bía en­te­ra­do de las in­ten­cio­nes de Alvarado y sa­bien­do que Se­bas­tián de Be­nal­cá­zar es­ta­ba su­bien­do a esos te­rri­to­rios con fi­nes no tan cla­ros, en­vió a Die­go de Al­ma­gro a fun­dar ciu­da­des lo más al nor­te po­si­ble, pa­ra así to­mar po­se­sión de esas co­mar­cas y evi­tar que Alvarado o Be­nal­cá­zar le arre­ba­ta­sen lo que a su jui­cio le per­te­ne­cía, por ser par­te de las tie­rras que le con­ce­die­ra la Cé­du­la Real en 1529.

7. La pri­me­ra ciu­dad de lo que se­ría Ecua­dor.-

Cer­ca de la la­gu­na de Col­ta y al pie del Chim­bo­ra­zo, en el si­tio que co­rres­pon­de al em­pla­za­mien­to del pue­blo de Si­cal­pa, el sá­ba­do 15 de Agos­to de 1534, Al­ma­gro fun­dó de ma­ne­ra pro­vi­sio­nal la ciu­dad de San­tia­go, en la re­gión co­no­ci­da co­mo el te­rri­to­rio de Qui­to. Por eso pa­sa­ría a ser co­no­ci­da co­mo San­tia­go de Qui­to. 8. Sin mar­cha atrás Alvarado lle­gó con su ex­pe­di­ción a San­tia­go el 20 de agos­to, pe­ro ya to­do es­ta­ba con­su­ma­do. Per­dió el po­der so­bre esa ju­ris­dic­ción y so­bre los 600 hom­bres que ve­nían con él. Pa­ra evi­tar pro­ble­mas, Al­ma­gro le com­pró la ex­pe­di­ción, di­cién­do­le que pa­ra ha­cer efec­ti­vo el pa­go de­be­ría acom­pa­ñar­lo a don­de Pizarro, quien te­nía que au­to­ri­zar­lo (se usó el oro sa­quea­do por Be­nal­cá­zar y Al­ma­gro en los po­bla­dos).

9. Tras­la­do de San­tia­go y fun­da­ción de San Fran­cis­co

An­tes de par­tir Al­ma­gro ha­cia Cuz­co, jun­to con Alvarado, le so­li­ci­tó a Be­nal­cá­zar que re­ubi­ca­se la ciu­dad de San­tia­go en un si­tio en que el mar ac­ce­die­se a una red flu­vial, a efec­tos de fa­ci­li­tar la con­quis­ta de es­tos te­rri­to­rios. Pre­vio a su par­ti­da, y pa­ra dis­tri­buir en otro ca­bil­do par­te de los 600 hom­bres que lle­ga­ran con Alvarado, Be­nal­cá­zar fun­dó cer­ca de San­tia­go la vi­lla de San Fran­cis­co de Qui­to.

10. Surge el nom­bre San­tia­go de Hua Illa Kil

Be­nal­cá­zar ini­ció el tras­la­do de San­tia­go a la re­gión li­to­ral en abril de 1535. A ini­cios de sep­tiem­bre lle­gó a una vas­ta re­gión ba­ña­da por dos gran­des ríos que con­flu­yen en uno que ac­ce­de al mar. Su nom­bre era Hua Illa Kil. Allí, cer­ca del ac­tual pue­blo de Bo­li­che, se­rá reasen­ta­da la ciu­dad de San­tia­go, ad­qui­rien­do en po­cos años más el nom­bre de San­tia­go de Hua Illa Kil. F)

IGLE­SIA DE BALBANERA, cer­ca­na a la la­gu­na de Col­ta, lu­gar don­de se fun­dó San­tia­gode Qui­to en 1534.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.