LOS SE­TEN­TA DEL SI­GLO XIX: EN­TRE PRO­GRE­SO Y CRI­SIS

LOS AÑOS DE CRE­CI­MIEN­TO ECO­NÓ­MI­CO SE DE­BIE­RON AL ES­FUER­ZO DEL SEC­TOR PRI­VA­DO

Memorias Porteñas - - MEMORIAS | PORTEÑAS - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A.

La dé­ca­da fue lle­na de acon­te­ci­mien­tos. Em­pe­zó con el se­gun­do pe­río­do de Ga­briel Gar­cía Mo­reno (1869-1875), lue­go vi­nie­ron: la pri­me­ra cri­sis ban­ca­ria de im­por­tan­cia, el ase­si­na­to de Gar­cía Mo­reno, un se­ve­ro des­cen­so eco­nó­mi­co, y la usur­pa­ción del po­der del dic­ta­dor Ignacio Vein­ti­mi­lla. En 1879 y al año si­guien­te, un sor­pre­si­vo au­men­to con­si­de­ra­ble de la pro­duc­ción de ca­cao reac­ti­va­ría la eco­no­mía. Los li­bros de his­to­ria co­men­tan, que Gar­cía Mo­reno lo­gró ha­cer un mag­ní­fi­co go­bierno por­que au­men­tó las ren­tas pú­bli­cas y hu­bo pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca. Del es­tu­dio de los in­gre­sos del pre­su­pues­to en el de­ce­nio, esa afir­ma­ción tie­ne al­go de ver­dad y al­go de fal­so.

Al ana­li­zar los in­gre­sos del pre­su­pues­to y de las ex­por­ta­cio­nes, se ob­ser­va que du­ran­te los años de Gar­cía Mo­reno hu­bo au­men­to del va­lor en las ven­tas al ex­te­rior; no se lo­gró por po­lí­ti­cas de Go­bierno, fue por un au­men­to de la pro­duc­ción del grano en 1870,1873 y 1874. El in­cre­men­to de di­vi­sas creó li­qui­dez y el Go­bierno tu­vo ma­yo­res re­cau­da­cio­nes. Ade­más, los prés­ta­mos del Ban­co del Ecua­dor de Gua­ya­quil, de re­cien­te crea­ción, al Go­bierno, au­men­ta­ron en 1’253.000

pe­sos. Esos fac­to­res per­mi­tie­ron que hi­cie­ra obras e in­vir­tie­ra en edu­ca­ción. Pe­ro en 1874, el Ban­co del Ecua­dor es­tu­vo al bor­de de la quie­bra; era el úni­co de im­por­tan­cia en el país. El Ban­co de Qui­to en la ca­pi­tal, era muy pe­que­ño y des­ca­pi­ta­li­za­do. La cri­sis ocu­rrió por la ge­ren­cia del pri­me­ro, al ha­ber he­cho prés­ta­mos en ex­ce­so a los co­mer­cian­tes.

ES­PE­JIS­MO ECO­NÓ­MI­CO

El es­pe­jis­mo eco­nó­mi­co pa­sa con fre­cuen­cia cuan­do el sec­tor pri­va­do se so­bre­di­men­sio­na de­bi­do a ex­ce­so de op­ti­mis­mo. En ese año (1874) pre­va­le­ció la eu­fo­ria, la mis­ma que exis­tió en el sec­tor pri­va­do an­tes de las cri­sis en 1982 y 1999. Las bo­de­gas se en­con­tra­ban lle­nas de mer­ca­de­ría que no sa­lía y la Adua­na es­ta­ba aba­rro­ta­da de im­por­ta­cio­nes que no se re­ti­ra­ban por fal­ta de li­qui­dez de los em­pre­sa­rios. De un ex­ce­so de li­qui­dez se pa­só a la fal­ta. Cer­ca de un cen­te­nar de em­pre­sa­rios, los más im­por­tan­tes de Gua­ya­quil, en­via­ron una car­ta abier­ta a Gar­cía Mo­reno ex­pre­sán­do­le su preo­cu­pa­ción por la cri­sis: “Agra­va­da dia­ria­men­te más y más la si­tua­ción del co­mer­cio de es­ta pla­za, de to­da la Re­pú­bli­ca, con la per­sis­ten­cia de las cau­sas que han ve­ni­do con el tiem­po acre­cen­tan­do sus efec­tos per­ni­cio­sos, es lle­ga­do ya el mo­men­to de in­ter­po­ner vues­tra au­to­ri­dad en una ma­te­ria que in­tere­sa vi­va­men­te al por­ve­nir del país…”. Los em­pre­sa­rios es­ta­ban can­sa­dos de ha­cer ne­go­cios con bi­lle­tes sin res­pal­do y Gar­cía Mo­reno es­ta­ba de acuer­do. Se lo re­cor­da­ron: “…os su­pli­ca­mos que per­sis­táis en vues­tro pro­pó­si­to de no adop­tar la me­di­da ex­tre­ma y fu­nes­ta de la emi­sión de bi­lle­tes de cur­so for­zo­so con­de­na­da abier­ta­men­te […] no con­vie­ne ni al Go­bierno ni al co­mer­cio ni a la na­ción…”.

SOBREVIENEN LAS QUIE­BRAS

Des­pués del ase­si­na­to de Gar­cía Mo­reno, por cam­bio en las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas mun­dia­les, hu­bo dis­mi­nu­ción de ex­por­ta­cio­nes, por en­de, en los in­gre­sos del Es­ta­do. La si­tua­ción po­lí­ti­ca no fa­vo­re­ció a la eco­no­mía. Ignacio Vein­ti­mi­lla de­rro­có a Bo­rre­ro y se que­dó en el car­go va­rios años. En las Me­mo­rias del mi­nis­tro del In­te­rior al Con­gre­so de 1877 se co­men­ta la cri­sis: “...va­rias ca­sas de co­mer­cio han fra­ca­sa­do en los tres úl­ti­mos años, vi­nien­do a tér­mino de quie­bra [...]. Exis­ten cau­sas ge­ne­ra­les, per­tur­ba­cio­nes pro­fun­das, cir­cuns­tan­cias inevi­ta­bles que agru­pán­do­se en el ho­ri­zon­te eco­nó­mi­co, dan por re­sul­ta­do esas cri­sis co­mer­cia­les que ha­cen so­li­da­ria la ma­la si­tua­ción de al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos de co­mer­cio, uni­dos por gran­des in­tere­ses o por re­cí­pro­cas transac­cio­nes [...]. El co­mer­cio de Amé­ri­ca atra­vie­sa tam­bién una de esas épo­cas pe­no­sas en que se in­te­rrum­pen las ope­ra­cio­nes, se di­fi­cul­tan los pa­gos, se pa­ra­li­zan las ven­tas, se re­du­cen los cré­di­tos y el ca­pi­tal nu­me­ra­rio se ale­ja de la cir­cu­la­ción [...]. Y si a es­tas cau­sas ge­ne­ra­les se agre­gan otras pe­cu­lia­res del Ecua­dor, na­da sor­pren­den­te es que va­rios co­mer­cian­tes de Gua­ya­quil ha­yan fra­ca­sa­do en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias”.

CRI­SIS EN EL CEN­TRO-NOR­TE DEL PAÍS.

El mis­mo año (1877) las pro­vin­cias Pi­chin­cha y León (ac­tual Co­to- pa­xi) fue­ron afec­ta­das por un te­rri­ble te­rre­mo­to, cau­san­do mil fa­lle­ci­mien­tos y des­truc­ción de bie­nes con va­lo­res su­pe­rio­res a 4 mi­llo­nes de pe­sos. La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se fre­nó en esas zo­nas. Tam­bién la pro­lon­ga­da gue­rra ci­vil en Co­lom­bia, dis­mi­nu­yó el co­mer­cio fron­te­ri­zo del cual al­gu­nas pro­vin­cias de la sie­rra se be­ne­fi­cia­ban, con la ex­por­ta­ción anual de cer­ca de 60.000 pe­sos en ba­ye­tas, fra­za­das, pon­chos y al­fom­bras. El pro­pio mi­nis­tro del In­te­rior, al re­fe­rir­se a la cri­sis de las pro­vin­cias del cen­tro-nor­te del país se la­men­ta­ba que la in­dus­tria tex­til: “...ha des­apa­re­ci­do por com­ple­to, y las cla­ses me­nes­te­ro­sas que se ocu­pa­ban de ma­nu­fac­tu­rar­las, gi­men hoy en la in­di­gen­cia”. En cuan­to a la pro­vin­cia de León, afir­ma­ba que se en­con­tra­ba en “...com­ple­ta pos­tra­ción, pues sien­do [...] esen­cial­men­te agrí­co­la, sus producciones, aun­que mag­ní­fi­cas y abun­dan­tes, han su­fri­do un de­pre­cio con­si­de­ra­ble a cau­sa de la cri­sis mo­ne­ta­ria [...] pue­de de­cir­se que es la más po­bre de la Re­pú­bli­ca”. (F)

Ga­briel Gar­cíaMo­reno.

Ma­ni­fies­to a la Na­ción del Con­gre­so pormuer­te de Gar­cía Mo­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.