NA­PO­LEÓN BO­NA­PAR­TE

GUA­YA­QUIL sa­bo­rea­ba la li­ber­tad tras su in­de­pen­den­cia, mien­tras el mi­to fran­cés mo­ría en pri­sión en 1821

Memorias Porteñas - - Portada -

1. Un ita­liano muy fran­cés. Na­po­león Bo­na­par­te na­ció el 15 de agos­to de 1769 en Cór­ce­ga, Ita­lia, cuan­do es­ta to­da­vía per­te­ne­cía a Ita­lia. Tu­vo sie­te her­ma­nos. Su pa­dre fue co­mer­cian­te y te­rra­te­nien­te. Cuan­do cum­plió 10 años in­gre­só a una es­cue­la mi­li­tar al nor­te de Fran­cia y ter­mi­nó su ins­truc­ción en Pa­rís, don­de des­ta­có por sus tác­ti­cas y pre­ci­sión en el ma­ne­jo de ar­ti­lle­ría pe­sa­da.

2. Sim­pa­ti­zan­te de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. A los 16 años que­dó huér­fano de pa­dre y se hi­zo car­go de su fa­mi­lia. Tu­vie­ron que emi­grar a Mar­se­lla de­bi­do a que Na­po­león ple­gó a la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y los cor­sos lo con­si­de­ra­ron una trai­ción. Por su des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción de apo­yo al go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio lle­gó a ser ge­ne­ral de bri­ga­da, ini­cián­do­se su irre­ver­si­ble as­cen­so mi­li­tar. 3. Gran hé­roe mi­li­tar. Su fa­ma se in­cre­men­tó al im­pe­dir una re­vuel­ta en Pa­rís. Más tar­de con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Josefina Beauhar­nais, a los 27 años de edad. Pos­te­rior­men­te em­pren­dió una cam­pa­ña con­tra los aus­tria­cos en te­rri­to­rio ita­liano y re­gre­só triun­fan­te a Pa­rís. 4. De­rro­ta en Egip­to. Ya con un in­men­so pres­ti­gio co­mo es­tra­te­ga bus­có con­quis­tar Egip­to, se apo­de­ró de la isla de Mal­ta y en­fren­tó a la Ar­ma­da bri­tá­ni­ca, pe­ro fue de­rro­ta­do. En re­van­cha, Na­po­león pu­so tra­bas al co­mer­cio na­val bri­tá­ni­co con las na­cio­nes eu­ro­peas.

5. Pri­mer cón­sul de Fran­cia. De re­gre­so

en Fran­cia y apro­ve­chan­do su gran li­de­raz­go dio un gol­pe de Es­ta­do y se pro­cla­mó pri­mer cón­sul. Des­pués de­rro­tó nue­va­men­te a los aus­tria­cos en la ba­ta­lla de Ma­ren­go, nom­bre que le im­pu­so a su ca­ba­llo pre­fe­ri­do.

6. Na­po­león em­pe­ra­dor fran­cés. Ya de 35 años, se de­cla­ró em­pe­ra­dor de Fran­cia y fue co­ro­na­do por el pa­pa Pío VII y a la ca­be­za del ejér­ci­to fran­cés em­pren­dió una nue­va cam­pa­ña bé­li­ca con­tra Gran Bre­ta­ña, Aus­tria, Pru­sia y Ru­sia, sa­lien­do vic­to­rio­so en las fa­mo­sas ba­ta­llas de Aus­ter­litz, Je­na, Fried­land, en­tre otras. Tras la ba­ta­lla de Aus­ter­litz, man­dó a cons­truir el Ar­co del Triun­fo en Pa­rís, para ho­me­na­jear a su ejér­ci­to por la vic­to­ria con­se­gui­da

7. Ven­ci­do en Tra­fal­gar. Nue­va­men­te en­fren­tó a Gran Bre­ta­ña pe­ro vol­vió a ser ven­ci­do por el al­mi­ran­te Nel­son, en la ba­ta­lla de Tra­fal­gar. Lue­go in­va­dió Es­pa­ña, que ha­bía si­do su alia­da y co­ro­nó a su her­mano Jo­sé. Es­pa­ña res­pon­dió con una gue­rra de gue­rri­llas.

8. Se­gun­do ma­tri­mo­nio. En 1810 re­pu­dió a su es­po­sa Josefina por no ha­ber­le da­do des­cen­den­cia y se ca­só con Ma­ría Lui­sa de Habs­gur­go, con quien tu­vo un he­re­de­ro, Na­po­león III, que mu­rió muy jo­ven.

9. El in­cle­men­te in­vierno ru­so. Lue­go em­pren­dió una nue­va cam­pa­ña mi­li­tar pe­ro su mag­ni­fi­co ejér­ci­to de 600.000 hom­bres fue do­ble­ga­do por el in­mi­se­ri­cor­de in­vierno ru­so. Tras un nue­vo en­fren­ta­mien­to con una coa­li­ción in­ter­na­cio­nal, ca­yó de­rro­ta­do en la ba­ta­lla de Leip­zig (1813) y fue des­te­rra­do a la isla de El­ba, Ita­lia, de don­de es­ca­pó, re­to­man­do el po­der du­ran­te 100 días.

10. Wa­ter­loo, el fi­nal. En 1815 fue ven­ci­do de­fi­ni­ti­va­men­te por la sép­ti­ma coa­li­ción in­ter­na­cio­nal en la ba­ta­lla de Wa­ter­loo, y fue en­via­do a la isla Sta. Ele­na, en Áfri­ca, don­de per­ma­ne­ció re­clui­do has­ta su muer­te el 5 de ma­yo de 1821.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.