LA PE­LEA DE GA­LLOS

SE TRA­TA DE UN EN­TRE­TE­NI­MIEN­TO ARRAI­GA­DO EN LAS PO­BLA­CIO­NES RU­RA­LES Y CITADINAS DES­DE LA MIS­MA ÉPO­CA CO­LO­NIAL, QUE LAS AU­TO­RI­DA­DES TRA­TA­RON DE CON­TRO­LAR

Memorias Porteñas - - MEMORIAS | PORTEÑAS -

La apues­ta, la ten­sión, lle­gan a pro­vo­car alteraciones, es­cán­da­lo pú­bli­co o la rui­na del ju­ga­dor. La ri­ña de ga­llos es un lan­ce de suer­te, co­no­ci­do co­mo el de­por­te de las plu­mas, que im­pli­ca cui­da­dos, pre­pa­ra­ción, ali­men­ta­ción, en­tre­na­mien­to, etc. Es­ta lid es un gran atrac­ti­vo para una gran va­rie­dad de adep­tos al en­vi­te.

PA­LA­BRA DE GALLERO

La adic­ción al ries­go, al azar, tie­ne mu­cho ma­tiz de di­ver­sión uni­da al di­ne­ro. Des­de muy atrás en el tiem­po, to­da­vía per­ma­ne­ce co­mo un en­tre­te­ni­mien­to arrai­ga­do en­tre la po­bla­ción ru­ral y ur­ba­na na­cio­nal, y en nues­tro li­to­ral, pro­pia del mon­tu­vio y su cul­tu­ra.

El gua­ya­qui­le­ño, siem­pre ju­ga­dor y bu­llan­gue­ro, aún se reúne en torno a un pa­len­que a cie­lo abier­to o cu­bier­to, he­cho de ca­ña pi­ca­da. En es­te se mi­den los em­plu­ma­dos en una pe­lea a muer­te por 12 a 15 mi­nu­tos, con­ta­dos des­de la “aflo­ja­da”. Si en es­te lap­so, al­guno huía, de­mos­tra­ba co­bar­día o que­da­ba mal­he­ri­do, de he­cho, era el per­de­dor. Se po­día de­cla­rar em­pa­ta­do el en­cuen­tro. Y, a la muer­te de uno de ellos ha­bía un ven­ce­dor in­dis­cu­ti­ble.

Siem­pre ha­bía di­ne­ro de por me­dio, que cir­cu­la­ba en apues­tas en­tre 300 o 400 asis­ten­tes, para pre­sen­ciar una se­gui­di­lla de 15 a 20 pe­leas. No era ne­ce­sa­rio “ca­sar” la apues­ta, bas­ta anun­ciar­la de vi­va voz y era un com­pro­mi­so de ho­nor, cu­yo re­sul­ta­do ba­jo el le­ma de ‘Pa­la­bra de gallero es pa­la­bra de ca­ba­lle­ro’, se res­pe­ta­ba a ra­ja­ta­bla.

DE CO­MI­SA­RIOS Y PO­LI­CÍAS

Ac­tual­men­te ri­gen la ma­yo­ría de las nor­mas de an­ta­ño, pe­ro a es­te jue­go ha lle­ga­do la co­rrup­ción: ‘do­ping’, es­pue­las que an­tes eran prohi­bi­das y que hoy se las em­pon­zo­ña. Al ini­ciar­se la Re­pú­bli­ca, el even­to es­tu­vo ba­jo la ju­ris­dic­ción de las co­mi­sa­rías mu­ni­ci­pa­les de es­pec­tácu­los. Más tar­de su con­trol se tras­la­dó a las in­ten­den­cias de po­li­cía. En to­do ca­so, am­bas fue­ron, a su turno, de­pen­den­cias de vi­gi­lan­cia que ex­ten­dían los per­mi­sos para la cons­truc­ción de pa­len­ques des­ti­na­dos a es­te en­tre­te­ni­mien­to.

Al jue­go ru­ral de ga­llos aún asis­te el mon­tu­vio con su pu­ñal de guar­da­mano al cin­to, pues co­mo to­do en lo que in­ter­vie­ne el di­ne­ro, el al­cohol, etc., no de­ja de ser vio­len­to.

CA­DA GA­LLE­RA, UN MUN­DO

Los ga­lle­ros, siem­pre en busca de un pe­lea­dor que les dé me­jo­res re­sul­ta­dos, han efec­tua­do una se­rie de cru­ces con ga­lli­ne­tas ca­rac­te­ri­za­das por su agre­si­vi­dad y fuer­za. Se ba­san en el prin­ci­pio que sos­tie­ne que de in­di­vi­duos pa­re­ci­dos se pro­du­cen se­me­jan­tes, res­ca­tan­do las vir­tu­des pre­do­mi­nan­tes. No mu­cho tiem­po atrás, en la pro­vin­cia del Gua­yas exis­tían unos 150 pa­len­ques para la li­dia de ga­llos.

Ade­más, ca­da ga­lle­ra tie­ne su pro­pio re­gla­men­to cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­do de las de­más, el cual, una vez apro­ba­do por la au­to­ri­dad com­pe­ten­te, en­tra en vi­gen­cia. Por ejem­plo, en Bo­go­tá hay una fa­mo­sa y muy pres­ti­gia­da ga­lle­ra lla­ma­da San Mi­guel, en la cual jue­gan con un re­gla­men­to muy di­fe­ren­te a los que ri­gen en nues­tro país. En es­te lu­gar du­ran­te la pe­lea se prohí­be ex­pre­sa­men­te la in­ter­ven­ción de los lla­ma­dos “ca­ria­do­res” y de los asis­ten­tes de los ga­llos. El juez es el úni­co que pue­de en­trar en el rue­do. En di­cho pa­len­que, para in­ci­tar a los ga­llos a la lu­cha y cons­ta­tar su agre­si­vi­dad, uti­li­zan un se­ñue­lo de tra­po al que se co­no­ce co­mo ‘la mo­ña’.

GA­LLO JU­GA­DO

Ac­tual­men­te con la cru­za de ra­zas es­co­gi­das y el ma­ne­jo ade­cua­do de la ge­né­ti­ca, los pro­duc­tos son más fuer­tes y rá­pi­dos, con ma­yor ca­pa­ci­dad para he­rir al con­ten­dor. Por es­te mo­ti­vo el lí­mi­te es de 12 mi­nu­tos por pe­lea, cuan­do an­tes to­ma­ba 14. Si en ese lap­so no hay ven­ce­dor el en­cuen­tro se de­cla­ra ta­blas o em­pa­te. La edad re­gla­men­ta­ria para que un ga­llo sea pre­sen­ta­do a una pri­me­ra pe­lea es al­re­de­dor de los 14 me­ses. Mas hay ga­lle­ros que es­pe­ran la mu­da para ha­cer­lo, es­to es cuan­do el ga­llo tie­ne al­re­de­dor de dos años. Hay afi­cio­na­dos que nun­ca apues­tan a los ga­llos mo­zos sino a los de 4 o 5 años, es de­cir, o sea a los que es­tán “je­chos”. Cuan­do han al­can­za­do esa edad y con­ti­núan sien­do bue­nos los re­ti­ran del rue­do para de­di­car­los a la re­pro­duc­ción. A es­te res­pec­to la chis­pa po­pu­lar ca­li­fi­ca co­mo ‘un ga­llo ju­ga­do’, al hom­bre du­cho y de mu­cha ex­pe­rien­cia en co­sas de la vi­da.

LAS RE­GLAS EN­TRE GA­LLE­ROS

Hay lu­ga­res en el mun­do don­de los pa­len­ques tie­nen ins­ta­la­cio­nes es­pe­cia­les, en las cua­les se evi­ta el con­tac­to hu­mano an­tes de la pe­lea para im­pe­dir do- pa­jes, etc. Des­de un al­ti­llo y me­dian­te unas po­leas se ba­jan al co­so las jau­las; se abren las res­pec­ti­vas com­puer­tas y se ini­cia la lid. Un con­ten­dien­te pue­de per­der la pe­lea por de­cre­to del juez, si es que no se ha pro­du­ci­do una so­la apues­ta a su fa­vor. Es­ta dis­po­si­ción ri­ge en las ga­lle­ras que ma­ne­jan sus co­sas con pul­cri­tud y res­pe­to en­tre los par­ti­ci­pan­tes.

Aque­llo de ‘Pa­la­bra de gallero es pa­la­bra de ca­ba­lle­ro’, que pre­va­le­ce a tra­vés del tiem­po, nos da una idea de la se­rie­dad con que se ma­ne­jan las apues­tas he­chas en “casa” y las de “ga­be­la”, por fue­ra. To­das ellas con la con­fian­za ple­na en la pa­la­bra em­pe­ña­da. Pe­ro no de­ja de ha­ber ex­cep­cio­nes: si un gallero tie­ne la ma­la ocu­rren­cia de no pa­gar su apues­ta, se lo ex­pul­sa del rue­do y no pue­de en­trar más al pa­len­que. Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad la co­rrup­ción ha­ce que es­tos he­chos ocu­rran ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia. La de­ca­den­cia mo­ral, el di­ne­ro fá­cil y el ac­cio­nar tram­po­so po­co a po­co con­quis­tan más adep­tos.

¿DE­CA­DEN­CIA?

La fal­ta de es­crú­pu­los en una prác­ti­ca que has­ta ha­ce po­cos años la re­gía el ho­nor, ge­ne­ra mu­chos pe­li­gros que ace­chan a los ga­llos an­tes y du­ran­te las li­dias. Ac­tual­men­te hay ines­cru­pu­lo­sos que da­ñan a los ga­llos con dro­gas o do­pa­jes prohi­bi­dos, uti­li­za­dos para dar­le más for­ta­le­za y re­sis­ten­cia al cas­ti­go que re­ci­be du­ran­te el ar­dor de la lu­cha. En tiem­pos re­cien­tes se re­cu­rre a cier­tos ar­ti­fi­cios que no exis­tían ha­ce 60 años, co­mo es el uso de un plás­ti­co muy du­ro para re­for­zar la es­pue­la. Es­ta no­ve­dad fue in­tro­du­ci­da por los por­to­rri­que­ños en el cam­peo­na­to mun­dial del 2000. Es una es­pue­la más pe­que­ña y con­ve­nien­te, pues al no cau­sar tan­to da­ño per­mi­te que el per­de­dor so­bre­vi­va al en­cuen­tro. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.