JUAN JOSÉ FLO­RES ¿Es­ta­dis­ta o im­pos­tor ?

Memorias Porteñas - - Portada -

T odos co­no­ce­mos que fue el pri­mer presidente de Ecua­dor, que tu­vo una se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción y que pre­ten­dió per­pe­tuar­se en el po­der cuan­do la Con­ven­ción de 1843 apro­bó una nue­va Cons­ti­tu­ción, he­cha a su me­di­da. Fue de­rro­ca­do y desterrado en 1845 y fi­nal­men­te, des­de su des­tie­rro pre­ten­dió in­va­dir Ecua­dor va­rias ve­ces. Con una ho­ja de vi­da tan an­ti­pa­trio­ta, Flo­res tie­ne nu­me­ro­sos ad­mi­ra­do­res, la ma­yo­ría en las pro­vin­cias se­rra­nas. Hay mu­chas bio­gra­fías sobre él, unas lo cri­ti­can con du­re­za, otras lo ala­ban. Mi eva­lua­ción es­tá de acuer­do con los pri­me­ros. Muy po­co se ha es­cri­to sobre su éti­ca de tra­ba­jo o se ha he­cho un ba­lan­ce téc­ni­co de sus dos ad­mi­nis­tra­cio­nes.

AMAN­TE DEL PO­DER

Flo­res y Geor­ge Was­hing­ton tu­vie­ron ac­ti­vi­da­des en co­mún, am­bos fue­ron mi­li­ta­res que pe­lea­ron por la In­de­pen­den­cia. El pri­me­ro la de Ecua­dor, el otro la de Es­ta­dos Uni­dos, y fue­ron los pri­me­ros en ocu­par las res­pec­ti­vas pre­si­den­cias. Pe­ro hu­bo una no­ta­ble di­fe­ren­cia. Flo­res se ne­gó a se­guir el ca­mino de Was­hing­ton, quien al ter­mi­nar su man­da­to se re­ti­ró a su ha­cien­da y no re­gre­só a la po­lí­ti­ca. Flo­res pu­do ha­cer lo mis­mo, tra­ba­jar en La El­vi­ra y otra de sus ha­cien­das, pe­ro no que­ría de­jar el po­der, ac­ti­tud muy tí­pi­ca de nues­tra re­gión. Sor­pren­de que los bió­gra­fos a su fa­vor no ha­yan cues­tio­na­do su ob­se­sión por el po­der ni la for­ma co­mo ad­qui­rió su for­tu­na.

UNA PÉ­SI­MA GES­TIÓN

¿Por qué un ex­tran­je­ro fue ele­gi­do a la má­xi­ma au­to­ri­dad pa­ra ma­ne­jar Ecua­dor? Ha­bía gen­te pre­pa­ra­da pa­ra ocu­par tan im­por­tan­te car­go; en Gua­ya­quil: Ol­me­do y la ma­yo­ría de los pró­ce­res, in­clu­yen­do Ro­ca­fuer­te. Qui­to tam­bién te­nía otros ecua­to­ria­nos ca­li­fi­ca­dos. ¿Hu­bo te­mor en im­pug­nar el nom­bre de Flo­res por ha­ber si­do má­xi­ma au­to­ri­dad mi­li­tar? ¿Es­ta­ba pre­pa­ra­do Flo­res pa­ra di­ri­gir los des­ti­nos de una na­cien­te re­pú­bli­ca? De­fi­ni­ti­va­men­te no, hay evi­den­cias abru­ma­do­ras de la pé­si­ma ges­tión que desem­pe­ñó. So­lo se de­be re­vi­sar las cuen­tas ma­cro­eco­nó­mi­cas de la épo­ca y có­mo ma­ne­jó la mo­ne­da. Fue el pri­me­ro en or­de­nar la im­pre­sión de ella sin nin­gún res­pal­do, los lla­ma­dos bi­lle­tes de cré­di­to pú­bli­co. Se lo eli­gió en se­gun­da oca­sión y hu­bo un Con­gre­so que apro­bó una Cons­ti­tu­ción pa­ra per­pe­tuar­lo. En tres oca­sio­nes los ecua­to­ria­nos se equi­vo­ca­ron. El fa­na­tis­mo es tan des­pre­cia­ble co­mo el po­pu­lis­mo.

NI EDU­CA­CIÓN NI GRAN­DE­ZA

¿Cuál era el per­fil de Flo­res? La des­crip­ción más an­ti­gua la da Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te: “…el in­mo­ral y anó­ni­mo Flo­res an­da­ba des­cal­zo, co­rrien­do las pla­yas de Por­to­ca­be­llo y apren­dien­do la pi­lle­rías, cu­bi­le­tes y mal­da­des que des­pués han la­bra­do su for­tu­na y le han ele­va­do al ran­go de pri­mer im­pos­tor y más in­sig­ne char­la­tán po­lí­ti­co y li­te­ra­rio que se ha vis­to en Amé­ri­ca…”. Son muy du­ras crí­ti­cas de quien es­tu­vo en el la­do opues­to en edu­ca­ción, cul­tu­ra, ex­pe­rien­cia. El li­de­raz­go de Flo­res na­cía del po­der mi­li­tar, el de Ro­ca­fuer­te, del po­der de las ideas. Ro­ber­to An­dra­de, his­to­ria­dor, ana­li­za a Flo­res mi­ran­do un re­tra­to al óleo de él: “…No hay gran­de­za en la fi­gu­ra, ni arro­gan­cia, ni don de man­do. Se adi­vi­na en cam­bio la ma­li­cia, la as­tu­cia y la am­bi­ción. Quien re­tra­tó en es­te óleo a Flo­res lo co­no­cía, sin du­da, y muy de cer­ca”. An­dra­de tam­bién se re­fie­re a la po­ca edu­ca­ción de Flo­res.

ENSALZADO POR SU PAR­TI­DO PO­LÍ­TI­CO

Ca­mi­lo Des­tru­ge, no­ta­ble his­to­ria­dor gua­ya­qui­le­ño, tam­bién es­cri­bió sobre Flo­res. Se­gún él fue “…el fun­da­dor de un par­ti­do po­lí­ti­co en Ecua­dor; par­ti­do que ha cui­da­do de en­sal­zar to­dos sus ac­tos, su con­duc­ta to­da, sin la fran­que­za, co­mo de­ci­mos, de re­co­no­cer sus fal­tas y erro­res, y has­ta va­rian­do, en oca­sio­nes, la for­ma de los acon­te­ci­mien­tos en que sa­le mal pa­ra­do el ge­ne­ral, con tris­te apa­sio­na­mien­to y no­ta­ble fal­ta de se­rie­dad. De mo­do, pues, que los bió­gra­fos de esa fa­lan­ge po­lí­ti­ca no cons­ti­tu­yen la más pu­ra fuen­te don­de se pue­da bus­car las no­ti­cias y apre­cia­cio­nes sobre el hom­bre pú­bli­co que hoy nos ocu­pa”. Qué po­co he­mos apren­di­do de los ma­los go­bier­nos. Si sus re­fle­xio­nes se pu­bli­ca­ran hoy en Ex­pre­so, se­gu­ra­men­te el lec­tor cree­ría que es un aná­li­sis del go­bierno an­te­rior.

¿ASE­SINO IN­TE­LEC­TUAL DE SU­CRE?

Luis Mar­tí­nez Del­ga­do, his­to­ria­dor, con­si­de­ra que es­tá lle­na de he­chos re­pro­cha­bles: “Sus áu­li­cos y fa­vo­re­ci­dos a dia­rio pon­de­ra­ban ac­cio­nes que les ase­gu­ra­ban be­ne­fi­cios […]. Si con los enemi­gos de la pa­tria en­tró en tra­tos y com­bi­na­cio­nes exe­cra­bles, ¿qué les im­pe­día mo­ral­men­te pa­ra en­trar en in­te­li­gen­cias con men­tes de­pra­va­das que fra­gua­ron el ase­si­na­to del ven­ce­dor de Aya­cu­cho?” Flo­res fue acu­sa­do de ser el ase­sino in­te­lec­tual de Su­cre pe­ro su­po de­fen­der­se. A cri­te­rio del his­to­ria­dor Ru­ma­zo: “…si bien es pro­ba­ble que Flo­res su­po la pre­pa­ra­ción del cri­men, y de­jó ha­cer por­que es­to le apro­ve­cha­ba”. Ru­ma­so afir­ma que Flo­res man­tu­vo una fuer­za mi­li­tar de 10.000 sol­da­dos, enor­me pa­ra el to­tal de la po­bla­ción de Ecua­dor, con­su­mien­do gran par­te de las ren­tas pú­bli­cas. Nin­gún otro presidente in­vir­tió por­cen­ta­je tan ele­va­do del pre­su­pues­to en gas­tos mi­li­ta­res, no ba­jó de 50 %. Flo­res no po­día de­jar de ser mi­li­tar. Ru­ma­zo tam­bién es­cri­be sobre la desa­cer­ta­da ges­tión en su ad­mi­nis­tra­ción y lo atri­bu­ye a fal­ta de pre­pa­ra­ción, pe­ro le re­co­no­ce valentía y ha­bi­li­dad; sa­bía se­du­cir y con­ven­cer. (F)

FLO­RES, A PE­SAR DE SU FAL­TA DE PRE­PA­RA­CIÓN, ERA VA­LIEN­TE Y HÁ­BIL; SA­BÍA SE­DU­CIR Y CON­VEN­CER

CA­MI­LO DES­TRU­GE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.