SE­CUES­TRO DEL PRESIDENTE

Memorias Porteñas - - Nuestra Historia - POR: JOSÉ A. GÓMEZ ITU­RRAL­DE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

JOSÉ MA­RÍA PLÁ­CI­DO CAA­MA­ÑO, QUE IM­PU­SO EL DES­PÓ­TI­CO RÉ­GI­MEN RES­TAU­RA­DOR ANTIALFARISTA, CA­SI FUE SE­CUES­TRA­DO Y ES­TU­VO A PUN­TO DE PER­DER LA VI­DA AL LLE­GAR DES­DE QUI­TO

Ig­na­cio de Vein­te­mi­lla fue de­rro­ca­do por fuer­zas co­no­ci­das co­mo Go­bier­nos de la Res­tau­ra­ción, que di­vi­die­ron pe­li­gro­sa­men­te al país. Fi­nal­men­te, su­pe­ra­das las di­fe­ren­cias y rea­li­za­das las com­po­nen­das, le die­ron el triun­fo sobre Eloy Al­fa­ro a José Ma. Plá­ci­do Caa­ma­ño. Co­no­ci­do por el pue­blo co­mo el Tuer­to Caa­ma­ño, el 10 de fe­bre­ro de 1884 asu­mió el car­go de presidente de la Re­pú­bli­ca, el cual ejer­ció has­ta el 30 de ju­nio de 1888. En es­te pe­rio­do, a pre­tex­to de la lu­cha del go­bierno con­tra la Re­vo­lu­ción li­be­ral, se co­me­tió el ma­yor nú­me­ro de atro­ci­da­des en to­do el país, en­tre es­tos, el fu­si­la­mien­to de Luis Var­gas Torres y del co­ro­nel Ni­co­lás In­fan­te, uno de los mon­to­ne­ros Los Cha­pu­los, así co­mo el ase­si­na­to de mu­chos de los que se sal­va­ron del com­ba­te na­val de Ja­ra­mi­jó.

LLE­GA­RÁ EN TREN

La tar­de del 6 de fe­bre­ro de 1886, se ha­lla­ba en Ya­gua­chi el co­man­dan­te Alfredo Gon­zá­lez, com­pro­me­ti­do pa­ra unir­se a los mon­to­ne­ros y to­mar par­te en la cam­pa­ña li­be­ral, pe­ro en­te­ra­do de que en aque­lla tar­de lle­ga­ría a la po­bla­ción el presidente en un tren ex­pre­so, con­ci­bió un pro­yec­to pa­ra se­cues­trar­lo y lle­var­lo a los cam­pa­men­tos de gue­rri­lle­ros, a fin de al­can­zar las ven­ta­jas que su­po­nía el te­ner en su po­der a pri­sio­ne­ro tan im­por­tan­te.

Pac­tó es­ta ac­ción con Ja­cin­to Ála­va, Pe­dro J. Mon­te­ro y otros. A las sie­te de la no­che lle­gó el tren a Ya- gua­chi y el presidente en­tró con sus ede­ca­nes al re­cin­to de la es­ta­ción, lu­gar don­de lo re­ci­bió Gus­ta­vo Ro­drí­guez, su­per­in­ten­den­te del fe­rro­ca­rril. A las diez y me­dia se pre­sen­ta­ron Gon­zá­lez y sus com­pa­ñe­ros, re­suel­tos a con­su­mar la au­daz ten­ta­ti­va de se­cues­tro. Los gri­tos de ¡vi­va el par­ti­do li­be­ral! ¡Aba­jo el go­bierno!, aler­ta­ron a la guar­dia que acu­dió al lu­gar.

NA­DAN­DO SI­LEN­CIO­SA­MEN­TE

Gon­zá­lez, Ála­va y Mon­te­ro, avan­za­ron ha­cia don­de él se ha­lla­ba, pe­ro el ede­cán Mar­co A. Ja­ra­mi­llo sa­lió a su en­cuen­tro dis­pa­ran­do su re­vól­ver. So­bre­vino la con­fu­sión y se pro­du­je­ron otras de­to­na­cio­nes, re­sul­tan­do muer­tos el ede­cán y un mon­to­ne­ro de ba­ja con­di­ción so­cial al que por coin­ci­den­cia se lo apo­da­ba el Tuer­to Caa­ma­ño.

El su­per­in­ten­den­te apro­ve­chan­do la con­fu­sión, lo to­mó del bra­zo y lo lle­vó ha­cia la par­te pos­te­rior de la es­ta­ción, que da­ba sobre el río Ya­gua­chi. Por es­te lu­gar, con la muer­te que le pi­sa­ba los ta­lo­nes, Caa­ma­ño se des­li­zó al agua. Am­pa­ra­do por la os­cu­ri­dad de la no­che na­dó lo más si­len­cio­sa­men­te po­si­ble has­ta lle­gar a la ori­lla opues­ta.

OCUL­TO EN­TRE JACINTOS DE AGUA

Se ha­lla­ba to­man­do un res­pi­ro ocul­to ba­jo unos ma­to­rra­les, cuan­do oyó las vo­ces de al­gu­nos de los con­ju­ra­dos que an­da­ban en su bús­que­da. In­me­dia­ta­men­te vol­vió a lan­zar­se al agua y, a fa­vor de la co­rrien­te, ocul­to en al­gu­nos jacintos de agua que el río arras­tra­ba, lle­gó has­ta la ha­cien­da Ca­re­gua, de pro­pie­dad de Mi­guel Mo­li­na.

Allí en­con­tró re­fu­gio y la opor­tu­na aten­ción del due­ño de la ha­cien­da (más tar­de, en re­ci­pro­ci­dad, fue nom­bra­do co­lec­tor en Ya­gua­chi). Tan pron­to cam­bió sus ro­pas y to­mó al­gún ali­men­to se tras­la­dó en una ca­noa a Bo­de­gui­ta, ha­cien­da de Ma­nuel Ma­ris­cal y de allí a Los Ca­lis.

SAL­VA­DO POR EL QUI­TO

El va­por Bo­lí­var, que de­bía re­co­ger­lo en Ya­gua­chi, al lle­gar cer­ca de la po­bla­ción re­ci­bió las no­ti­cias sobre lo acon­te­ci­do. En­ton­ces cor­tó la mar­cha pa­ra vi­rar en re­don­do y vol­ver­se aguas aba­jo a to­da má­qui­na.

Mien­tras Caa­ma­ño es­ta­ba en la ha­cien­da Los Ca­lis, el va­por Qui­to, que ba­ja­ba de Ba­baho­yo, ati­nó a pa­sar cer­ca de la ori­lla y aten­dien­do las se­ñas se acer­có al ba­rran­co, don­de lo re­co­gió. Cuan­do el ca­pi­tán del va­por se dis­po­nía a se­guir via­je ha­cia Gua­ya­quil, le co­mu­ni­ca­ron que en la bo­ca del río Ya­gua­chi se ha­lla­ban los va­po­res con la co­mi­ti­va que ha­bía ido a re­ci­bir­lo del via­je. El Qui­to fue en bus­ca de ellos, abor­dó uno y con­ti­nua­ron el via­je has­ta lle­gar a es­ta ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.