VISTAZO AL GUA­YA­QUIL DEL SI­GLO XIX

Memorias Porteñas - - Remembranzas -

LA CA­LLE DE LAS QUIN­TAS

Nue­vos po­bla­do­res fue­ron ubi­cán­do­se a lo lar­go de una cal­za­da lla­ma­da la Ca­lle An­cha y ha­bi­tan­do otros ca­lle­jo­nes -hoy so­lo que­da el ca­lle­jón Ma­ga­lla­nes- y for­ma­ron las fa­mo­sas quin­tas, que eran so­la­res gran­des con ár­bo­les fru­ta­les y re­si­den­cias de ma­de­ra. Las úl­ti­mas que sub­sis­tie­ron fue­ron la quin­ta Me­di­na, do­na­da por sus úl­ti­mas pro­pie­ta­rias al Dr. Abel Gil­bert pa­ra la cons­truc­ción de la clí­ni­ca Gua­ya­quil; la quin­ta Ro­dit­ti, la quin­ta Pa­re­ja, que fue re­lle­na y ur­ba­ni­za­da en 1946 du­ran­te la al­cal­día del Dr. Ra­fael Men­do­za Avi­lés, y la quin­ta de An­to­nio Ma­din­yá, ven­di­da al Dr. Ro­ber­to Le­ví en 1932, que la re­bau­ti­zó co­mo Quin­ta Pie­dad.

La ca­lle fue am­plia­da con un puen­te de ma­de­ra man­da­do a re­cons­truir por el co­rre­gi­dor Je­ró­ni­mo Bo­za, pa­ra vi­si­tar por las no­ches a su aman­te, do­ña Pe­tra To­ma­lá del Cas­ti­llo.

EL BA­RRIO DEL AS­TI­LLE­RO Y LA CA­LLE DE LAS IN­DUS­TRIAS

En 1693 el Ca­bil­do de­ci­dió tras­la­dar­se a la Ciu­dad Nue­va, en Puer­to Ca­zo­nes (Mu­ni­ci­pa­li­dad de hoy) y nu­me­ro­sos ve­ci­nos ar­ma­ron sus bár­tu­los y se vi­nie­ron al cen­tro, for­man­do con el tiem­po el pri­mer ba­rrio del As­ti­lle­ro (en­tre las ca­lles Diez de Agos­to y el des­pués lla­ma­do es­te­ro de San Car­los, que se re­lle­nó en 1892 pa­ra for­mar la ac­tual ave­ni­da Ol­me­do). Des­pués de eso las in­dus-

LLa par­te pos­te­rior de la ca­te­dral era ocu­pa­da por el ce­men­te­rio. Lue­go na­da más, pam­pa so­la­men­te, sar­te­ne­jas inun­da­bles, si­tio pa­ra ga­na­do.

Las aguas del es­te­ro Sa­la­do se unían a las de la ría en las al­tas ma­reas, for­mán­do­se una gi­gan­tes­ca la­gu­na que el go­ber­na­dor Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te en 1842 ter­mi­nó, ha­cien­do cons­truir un con­tén de tie­rra, hoy ca­lle Lo­ren­zo de Ga­rai­coa. Sin em­bar­go, en ca­da in­vierno las ca­lles se­guían inun­dán­do­se por fal­ta de dre­na­je -véa­se los di­bu­jos de Vir­gi­lio Jai­me Salinas-, has­ta que el go­bierno con­tra­tó a la com­pa­ñía Whi­te pa­ra los tra­ba­jos de sa­nea­mien­to. (F) a ac­ti­vi­dad mer­can­til de Gua­ya­quil se rea­li­za­ba en el cen­tro (ca­lle Pi­chin­cha o del Co­mer­cio y sus ale­da­ñas). Los bie­nes de con­su­mo arri­ba­ban en canoas, ba­lan­dras y bal­sas al ma­le­cón, don­de exis­tía un mer­ca­di­llo fren­te a la Mu­ni­ci­pa­li­dad, que dio pa­so al Mer­ca­do Sur.

Las da­mas y sus do­més­ti­cas iban de no­che a apro­vi­sio­nar­se de ali­men­tos pues era mal vis­to que lo hi­cie­ran de día. Cas­ca­rear man­gos en el ma­le­cón de la ría era una ac­ti­vi­dad usual, así co­mo pes­car des­de las ca­sas de Las Pe­ñas, ba­rrio que se te­nía co­mo ex­tre­ma­da­men­te sa­lu­da­ble por la bri­sa y el pai­sa­je, de ma­ne­ra que al­gu­nas fa­mi­lias pu­dien­tes po­seían ca­sa de des­can­so que ocu­pa­ban en­tre las tar­des del vier­nes y las del do­min­go, cuan­do re­gre­sa­ban a la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.