GUA­YA­QUIL POR: MELVIN HO­YOS

A MI­TAD DEL SI­GLO XIX

Memorias Porteñas - - Recuerdos De Mis Abuelos -

La ciu­dad es atra­ve­sa­da por cin­co es­te­ros que se pa­san por tre­ce puen­tes de ma­de­ra en­ta­bla­dos; tres es­te­ros co­rres­pon­den á ciu­dad vie­ja y son de­no­mi­na­dos del pri­me­ro, se­gun­do y ter­cer puen­te: los dos de Ciu­dad Nue­va son de­no­mi­na­dos de Ca­rrión y As­ti­lle­ro. Gua­ya­quil tie­ne una os­ten­sión de cer­ca de me­dia le­gua á lo lar­go de la ría; sus ca­lles son al­gu­nas rec­tas y en­la­ja­das mu­chas; la prin­ci­pal que es la del Ma­le­cón no tie­ne la­ja. El ca­se­río es ge­ne­ral­men­te de ma­de­ra cu­bier­to de te­ja, bien dis­tri­bui­do y sos­te­ni­do sobre por­ta­les que ro­dean las man­za­nas y fa­ci­li­tan el trán­si­to dan­do re­fu­gio con­tra la in­tem­pe­rie. Mu­chos tie­nen un pi­so de ta­bla fuer­te, sobre to­do los del ma­le­cón: las ca­sas en sus pie­zas son lu­jo­sas y los co­rre­do­res su­pe­rio­res cu­bier­tos de tol­das al la­do de la ca­lle. El ma­le­cón, por su an­chu­ra y mu­ro de pie­dra for­ma una ca­lle có­mo­da y be­lla, con una se­rie de co­lum­nas con fa­ro­les pa­ra el alum­bra­do y al­gu­nos ban­co­nes de ma­de­ra pa­ra sen­tar­se. En las en­cru­ci­ja­das de las ca­lles hay po­zos con ta­pas y puer­te­ci­llas de ta­bla que se abren pa­ra que to­men agua las bom­bas en ca­so de in­cen­dio ó en los ejer­ci­cios, ha­bien­do unos 60 po­zos en to­da la ciu­dad.

IGLE­SIAS, HOS­PI­TA­LES, PLA­ZAS Y CO­LE­GIOS

Las igle­sias prin­ci­pa­les son la ca­te­dral, San Agustín, San Fran­cis­co, San­to Do­min­go, la Mer­ced, el Sa­gra­rio, la Con­cep­ción ó pa­rro­quia y San Ale­jo; sus fá­bri­cas son to­das de ma­de­ra pe­ro de un as­pec­to her­mo­so, cla­ras y asea­das; el San­to Do­min­go es el tem­plo más an­ti­guo y sus pa­re­des son de cal y pie­dra. Hay dos hos­pi­ta­les: el mi­li­tar, nue­vo, có­mo­do y bien si­tua­do en el plano que hay en la al­ta abra de las co­li­nas de San­ta Ana y Car­men; el otro, lla­ma­do de la Ca­ri­dad, com­pues­to de dos de­par­ta­men­tos, uno pa­ra hom­bres y otro pa­ra mujeres. En la par­te nor­te y fue­ra de la ciu­dad se ha­lla el pan­teón con su ca­pi­lla. La ciu­dad tie­ne una pla­za prin­ci­pal y las pla­ce­tas de San Fran­cis­co, San­to Do­min­go y la de la pa­rro­quia de Ciu­dad Vie­ja. Pa­ra la en­se­ñan­za hay dos co­le­gios: uno na­cio­nal, de San Vi­cen­te, y otro, se­mi­na­rio, de San Ig­na­cio. En ellos se en­se­ña las len­guas cas­te­lla­na, la­ti­na, in­gle­sa y fran­ce­sa, De­re­cho ci­vil, Fi­lo­so­fía y Teo­lo­gía. Hay una es­cue­la de náu­ti­ca, y fue­ra de es­tos co­le­gios se ha­llan es­cue­las de pri­me­ras le­tras.

MER­CA­DOS, GO­BIERNO E INS­TI­TU­CIO­NES PÚ­BLI­CAS

Hay dos pla­zas de mer­ca­do que son dos edi­fi­cios cru­za­dos de por­ta­les y con mu­chas ba­rra­cas pa­ra las vi­van­de­ras. En la pla­za de Ciu­dad Nue­va, al fren­te se ha­lla el edi­fi­co de la mu­ni­ci­pa­li­dad que tie­ne una to­rre con un her­mo­so re­loj. Con­ti­gua á es­ta pla­za y en el mis­mo ma­le­cón se ha­lla la man­za­na lla­ma­da de la adua­na, por cuan­to una par­te ba­ja es­tá ocu­pa­da por es­ta ofi­ci­na; la par­te al­ta ó ca­sa de go­bierno tie­ne los de­par­ta­men­tos de la Go­ber­na­ción, Te­so­re­ría, con­su­la­do, cor­to de ape­la­cio­nes, y co­man­dan­cia ge­ne­ral y de ar­mas; el co­rreo, co­lec­tu­ría do sa­les y es­cri­ba­nía de ha­cien­da ocu­pan la par­te ba­ja opues­ta á la adua­na.

IN­CEN­DIOS Y PES­TES

...Los fue­gos han pa­ra­li­za­do en par­te su pro­gre­so. Hoy cuen­ta con más au­xi­lios pa­ra pre­ca­ver­se de es­te ele­men­to des­truc­tor pues tie­ne sie­te bom­bas y com­pa­ñías de bom­be­ros bien or­ga­ni­za­das. Des­de 1624 has­ta 1812 que se re­du­je­ron á ce­ni­zas tres gran­des man­za­nas, se ha ex­pe­ri­men­ta­do más de 30 in­cen­dios en los que se ha­brán que­ma­do por lo me­nos 1.500 ca­sas. Des­pués los fue­gos más fuer­tes son los de 1830, de Ur­da­ne­ta; el de 1852 , de Ciu­dad Vie­ja, en el que se que­ma­ron las man­za­nas de ca­lle Real, y el de 1854 en el ba­rrio de la Mer­ced,... so­lo des­tru­yó me­dia man­za­na de ca­sas á be­ne­fi­cio de la ac­ti­vi­dad é in­te­li­gen­cia de los bom­be­ros y la exac­ti­tud y pa­trio­tis­mo de la maes­tran­za. La pes­te ó fie­bre ama­ri­lla que ha­bía cau­sa­do tan­tos ma­les en su pri­me­ra apa­ri­ción el 1740, se vol­vió á re­pe­tir un si­glo des­pués, el 1842, é hi­zo te­rri­bles es­tra­gos, des­po­blan­do Gua­ya­quil.

AGUA POR DO­QUIER

Tras la ciu­dad, á su par­te oc­ci­den­tal, hay una her­mo­sa pla­ni­cie lla­ma- da Sa­ba­na: allí se ha­lla el lar­go ca­nal del es­te­ro Sa­la­do ...un pe­que­ño bra­zo de mar que lle­ga has­ta Gua­ya­quil, muy fre­cuen­ta­do por los ha­bi­tan­tes que van á dar­se ba­ños de mar con mu­cha co­mo­di­dad. La ciu­dad po­día ser ca­na­li­za­da reunien­do los es­te­ros que la atra­vie­san y aun ex­ten­dien­do sus ca­na­les al es­te­ro Sa­la­do. En la pa­rro­quia de la Con­cep­ción, ca­si al pie de la colina de San­ta Ana, se ha­llan dos po­zos de agua dul­ce des­de el tiem­po an­ti­guo. Pa­re­ce que por es­te pun­to atra­vie­sa al­gu­na ve­na de agua pu­ra, pro­duc­to de la lar­ga ca­de­na de las co­li­nas del Chon­gón. Es en es­te pun­to don­de de­bía tra­ba­jar­se un po­zo ar­te­siano pa­ra apro­ve­char de es­ta agua pu­ra que hoy se pier­de, pues los pe­que­ños po­zos que exis­ten es­tán inu­ti­li­za­dos y ca­si ce­ga­dos por ne­gli­gen­cia y fal­ta de aseo, á pe­sar de ser­vir tan­to, sobre to­do en ve­rano que se po­ne el río sa­lo­bre.

EL NÚ­ME­RO DE HA­BI­TAN­TES QUE SE CAL­CU­LA EN GUA­YA­QUIL

ES DE 22.000 AL­MAS

EL FA­MO­SO AS­TI­LLE­RO

Al ex­tre­mo me­ri­dio­nal de Ciu­dad Nue­va es­tá el as­ti­lle­ro prin­ci­pal, lu­gar có­mo­do y tan es­pa­cio­so que aun­que se ca­re­nen mu­chos bu­ques no im­pi­de la cons­truc­ción de otros. ...Da ocu­pa­ción á un cre­ci­do nú­me­ro de ope­ra­rios y se lo con­si­de­ra el pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to de es­ta cla­se en las re­pú­bli­cas Sud­ame­ri­ca­nas del Pa­cí­fi­co. (F)

DES­CRIP­CIÓN DE MA­NUEL DE VI­LLA­VI­CEN­CIO (1858)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.