CON­VEN­TO DE SAN NI­CO­LÁS

PRI­ME­RA SE­PUL­TU­RA DE ABDÓN CAL­DE­RÓN

Memorias Porteñas - - Religiosos - POR: MA­RIANO SÁNCHEZ BRA­VO

Ha­bién­do­se pro­du­ci­do la Ba­ta­lla del Pi­chin­cha el 24 de Ma­yo de 1822 con el triun­fo de las ar­mas pa­trió­ti­cas, se men­cio­nó la he­roi­ca ac­tua­ción del te­nien­te Abdón Cal­de­rón Ga­ray­coa, quien fue he­ri­do por al­gu­nos pro­yec­ti­les y lle­va­do a una ca­sa cer­ca­na -que re­sul­tó ser la del Dr. José Félix Val­di­vie­so-, en don­de a pe­sar de los es­fuer­zos por sal­var­lo fa­lle­ció el 7 de ju­nio de ese año.

SU PRI­ME­RA SE­PUL­TU­RA

Los res­tos del – des­pués- ca­pi­tán gra­dua­do Abdón Cal­de­rón fue­ron se­pul­ta­dos en la igle­sia del Con­ven­to Má­xi­mo de San Ni­co­lás, el 8 de ju­nio de 1822. Con­si­de­ran­do que es­te Con­ven­to co­rres­pon­día a la co­mu­ni­dad Mer­ce­da­ria y to­man­do en cuen­ta el aná­li­sis de­ta­lla­do de libros y do­cu­men­tos, po­de­mos con­cluir que se re­fie­re a la ac­tual igle­sia del Con­ven­to Má­xi­mo de La Mer­ced, pues al res­pec­to nos di­ce el pa­dre fray Joel L. Monroy en su li­bro El Con­ven­to de La Mer­ced de Qui­to (1700 a 1800), lo si­guien­te: “En cum­pli­mien­to de su de­ber, el nue­vo pro­vin­cial y fray Fran­cis­co de la Ca­rre­ra, abrió la vi­si­ta del Con­ven­to de San Ni­co­lás de Ba­ri de Qui­to, el 22 de no­viem­bre

No hay du­da de que se tra­ta de La Mer­ced, de cu­yo tem­plo se ha­bía ini­cia­do su re­cons­truc­ción el 1º de ju­nio de 1700 y con­clui­do tres años des­pués, lle­gan­do a ser la pri­me­ra ba­sí­li­ca me­nor del Ecua­dor. En di­cha igle­sia exis­te una crip­ta con bó­ve­das pa­ra los re­li­gio­sos de la or­den Mer­ce­da­ria, pe­ro que a lo lar­go de la his­to­ria ha brin­da­do ca­bi­da a otros de­vo­tos. Tal es así que en el mis­mo año de 1700, a fin de que no se de­tu­vie­se la cons­truc­ción de la igle­sia, se op­tó

HOY SUS RES­TOS por per­mi­tir que a mu­chos de­vo­tos se les ES­TÁN EN

GUA­YA­QUIL, BA­JO pro­me­tie­ran las exe­quias, se­pul­tu­ra y misas

CUS­TO­DIA DE en di­cho tem­plo,

FA­MI­LIA­RES. co­mo si fue­sen re­li­gio­sos pro­fe­sos, siem­pre AN­TES que es­tos en­tre­ga­sen

ES­TU­VIE­RON EN li­mos­na de 200 pe­sos

LA CA­TE­DRAL pa­ra la obra de la igle­sia. Al res­pec­to pun­tua­li­za­ba fray Fran­cis­co de la Ca­rre­ra: “De que­rer­se en­te­rrar en es­te Con­ven­to o en otro de la pro­vin­cia, mu­rien­do fue­ra de Qui­to, se le dé bó­ve­da de re­li­gio­so”.

LO RE­LA­TI­VO AL CON­VEN­TO DEL TE­JAR

Por otro la­do, de­trás de la Igle­sia de la Re­co­le­ta del Te­jar, tam­bién de la co­mu­ni­dad Mer­ce­da­ria, cons­trui­da dé­ca­das des­pués de la úl­ti­ma re­cons­truc­ción del con­ven­to e igle­sia de La Mer­ced, se con­ser­va un ce­men­te­rio uti­li­za­do des­de tiem­pos re­mo­tos pa­ra en­te­rrar a los di­fun­tos de ilus­tres fa­mi­lias de Qui­to. Pe­ro de acuer­do a los do­cu­men­tos de­ta­lla­dos, no de­be­mos es­pe­cu­lar que los res­tos de Abdón Cal­de­rón po­drían ha­ber pa­sa­do al Te­jar.

El do­cu­men­to de de­fun­ción de Abdón Cal­de­rón es­tá muy cla­ro. Es de­cir que es una bó­ve­da de la crip­ta de la igle­sia del Con­ven­to Má­xi­mo de San Ni­co­lás o, lo que es lo mis­mo, de la igle­sia de La Mer­ced, en don­de des­can­sa­ron, du­ran­te al­gún tiem­po los res­tos del hé­roe del Pi­chin­cha, has­ta que se pro­du­jo su tras­la­do a la ciu­dad de Gua­ya­quil. (F)

Con­ven­to de la Mer­ced de Qui­to, que des­de 1700 te­nía el nom­bre de Con­ven­to Má­xi­mo de SanNi­co­lás de Ba­ri. Abdón Cal­de­rón Ga­ray­coa, se­gún di­bu­jode Max Hen­rí­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.