POR: JOSÉ LUIS OR­TÍZ NACISMO Y ESTALINISMO.

IN­FLUEN­CIA EN EL ECUA­DOR

Memorias Porteñas - - Guayaquil Siglo Xx -

AM­BAS IDEO­LO­GÍAS

FUE­RON RES­PON­SA­BLES DE LA MUER­TE DE MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS EN EL

SI­GLO XX

L as dic­ta­du­ras to­ta­li­ta­rias de Hitler y Sta­lin pro­ta­go­ni­za­ron una fa­se de de­vas­ta­ción mun­dial. Se con­so­li­da­ron a par­tir de un cul­to en­fer­mi­zo de la po­bla­ción ha­cia el lí­der (cua­si­me­sías o di­vi­ni­dad).

HITLER

Na­ci­do en Aus­tria, Adol­fo Hitler fue can­ci­ller im­pe­rial des­de 1933 y el Füh­rer (lí­der) de Ale­ma­nia des­de 1934 a 1945, cuan­do mu­rió. Lle­vó al po­der al Par­ti­do Na­cio­nal­so­cia­lis­ta Obre­ro Ale­mán, fue ca­be­za del Ter­cer Reich y di­ri­gió a Ale­ma­nia en la II Gue­rra Mun­dial, des­en­ca­de­na­da por él pa­ra de­vol­ver pro­ta­go­nis­mo al país tras su de­rro­ta en la I Gue­rra, y con­ver­tir­lo en eje de un Nue­vo Or­den, me­dian­te ex­pan­sio­nis­mo te­rri­to­rial y per­se­cu­ción a los ju­díos, a mi­no­rías ra­cia­les que no se ajus­ta­ban a sus pa­rá­me­tros de “pu­re­za”, y a co­mu­nis­tas y alia­dos a po­ten­cias enemi­gas. Su fin era apo­de­rar­se del “es­pa­cio vi­tal” pa­ra los pue­blos ger­má­ni­cos e im­plan­tar un nue­vo or­de­na­mien­to mun­dial ba­jo la he­ge­mo­nía ale­ma­na.

EL HO­LO­CAUS­TO

En 1941 ocu­pó la ma­yor par­te de Eu­ro­pa y Áfri­ca del Nor­te, has­ta que en 1945 fue de­rro­ta­do por los Ejér­ci­tos Alia­dos. Hitler cau­só la muer­te de más de 6 mi­llo­nes de ju­díos, ins­ta­ló cam­pos de con­cen­tra­ción, des­apa­re­ció a más de un mi­llón y me­dio de gi­ta­nos y a cien­tos de mi­les de enemi­gos po­lí­ti­cos. Es­te fe­nó­meno de crí­me­nes ma­si­vos es co­no­ci­do co­mo el Ho­lo­caus­to.

STA­LIN

José Sta­lin fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca -PCUS- de 1922 has­ta su muer­te en 1953. Di­ri­gió el par­ti­do y el país tras la muer­te de Le­nin en 1924. Trots­ki, or­ga­ni­za­dor del Ejér­ci­to Ro­jo, he­re­de­ro po­lí­ti­co de Le­nin, fue per­se­gui­do y lue­go ase­si­na­do en Mé­xi­co por un co­mu­nis­ta es­pa­ñol al ser­vi­cio de Sta­lin. Es­te inau­gu­ró una po­lí­ti­ca de “gran po­ten­cia”, ma­ne­jan­do a to­dos los par­ti­dos co­mu­nis­tas del mun­do. Im­pu­so un cre­do cua­si­re­li­gio­so, el “mar­xis­mo-le­ni­nis­mo”, y otor­gó pro­ta­go­nis­mo ex­clu­yen­te al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, con­so­li­dan­do su po­der de do­mi­na­ción per­so­nal.

IN­FLUEN­CIA NA­ZI Y ES­TA­LI­NIS­TA

En Ecua­dor ha­bía una co­mu­ni­dad ale­ma­na pe­que­ña des­de el si­glo XIX, que se in­cre­men­tó en los 30 del si­glo XX. No to­dos se pro­nun­cia­ron a fa­vor del na­zis­mo, pe­ro sí de la re­cu­pe­ra­ción del Im­pe­rio (el Reich). Se crea­ron va­rias en­ti­da­des ba­jo el mo­de­lo del Par­ti­do Na­cio­nal­so­cia­lis­ta, co­mo la Ca­sa Ale­ma­na de Qui­to, y so­bre­sa­lie­ron al­gu­nos per­so­na­jes en la or­ga­ni­za­ción de una frac­ción pro­na­zi, co­mo Heinz Schul­te, que ins­ta­ló la pa­na­de­ría La Vie­ne­sa, en Qui­to, y que di­ri­gía la Or­ga­ni­za­ción pa­ra el Ex­tran­je­ro del Par­ti­do Na­zi; y Wal­ter Gie­se, ex­ma­rino y je­fe de In­te­li­gen­cia de la Ges­ta­po; ba­jo su con­trol ac­tua­ba el em­ba­ja­dor ale­mán Eu­gen Klee.

El estalinismo tu­vo co­mo prin­ci­pal re­pre­sen­tan­te en nues­tro país al Par­ti­do Co­mu­nis­ta. El nue­vo lí­der so­vié­ti­co, Ni­ki­ta Krus­hov, que im­pul­só la de­nun­cia en con­tra de Sta­lin por los crí­me­nes co­me­ti­dos, im­plan­tó la emu­la­ción pa­cí­fi­ca en la re­la­ción con EE. UU. Aque­llo fue res­pon­di­da por el co­mu­nis­mo chino, en­ca­be­za­do por Mao-Tse Tung, quien acu­só a la URSS de so­cia­lim­pe­ria­lis­ta y pro­pi­ció la rup­tu­ra del mo­vi­mien­to co­mu­nis­ta in­ter­na­cio­nal. Los par­ti­dos co­mu­nis­tas for­ma­dos ba­jo la égi­da chi­na se­rían se­gui­do­res de Sta­lin. Aquí sur­gió el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Mar­xis­ta-Le­ni­nis­ta, ba­se pa­ra el ad­ve­ni­mien­to del Mo­vi­mien­to Po­pu­lar De­mo­crá­ti­co -MPD. (F)

Adol­fo Hitler. Cam­pos de con­cen­tra­ción na­zi (aba­jo).

José Sta­lin y tra­ba­jos for­za­dosen la URSS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.