IG­NA­CIO CARVALLO

EDU­CA­DOR Y ES­CRI­TOR

Memorias Porteñas - - Personajes -

UN PER­SO­NA­JE QUE DEN­TRO DE SU CA­RÁC­TER SEN­CI­LLO, DE­JÓ UNA IM­POR­TAN­TE HUE­LLA CUL­TU­RAL. FA­CE­TAS IM­POR­TAN­TES DE SU VI­DA E ste 28 de agos­to se cum­plen tres años del fa­lle­ci­mien­to del es­cri­tor y maes­tro Ig­na­cio Carvallo Cas­ti­llo, quien tu­vo una tra­yec­to­ria im­por­tan­te en el pe­rio­dis­mo, aun­que por su ca­rác­ter sen­ci­llo y mo­des­tia in­na­ta, pro­cu­ró es­tar ale­ja­do de la fi­gu­ra­ción. No obs­tan­te aque­llo, de­jó una hue­lla tras­cen­den­te pues su ac­ti­vi­dad cul­tu­ral fue in­ten­sa.

RAS­GOS BIO­GRÁ­FI­COS

El doc­tor Ig­na­cio Carvallo Cas­ti­llo na­ció en Gua­ya­quil, el 6 de enero de 1935. Des­de jo­ven mos­tró in­cli­na­ción ha­cia las le­tras, ale­ja­do de la pro­fe­sión de su pa­dre, que era ar­qui­tec­to. Su edu­ca­ción pri­ma­ria la re­ci­bió en el To­más Mar­tí­nez, un plan­tel con gran pres­ti­gio en el si­glo an­te­rior. La se­cun­da­ria la es­tu­dió en el colegio na­cio­nal Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te y des­pués cur­só es­tu­dios en la fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil, don­de ob­tu­vo el tí­tu­lo de doc­tor en Cien­cias de la Edu­ca­ción. Hi­zo es­tu­dios de pos­gra­do en la Uni­ver­si­dad de Bonn, en la en­ton­ces Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia, don­de se gra­duó de doc­tor en His­to­ria, con es­pe­cia­li­za­ción en In­ter­pre­ta­ción So­cial de la Li­te­ra­tu­ra.

SU TRA­YEC­TO­RIA

Fue un hom­bre ver­sá­til pues des­ta­có co­mo poe­ta y co­mo gran en­sa­yis­ta y periodista. Ade­más, tu­vo una im­por­tan­te ca­rre­ra co­mo do­cen­te, tan­to en co­le­gios (en­tre ellos el Ale­mán Hum­boldt y el Agui­rre Abad), así co­mo en las fa­cul­ta­des de Fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil y de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca.

Sus pri­me­ros poe­mas se pu­bli­ca­ron en 1960. A su ge­ne­ra­ción per­te­ne­cen los her­ma­nos Ilea­na y Gon­za­lo Es­pi­nel, An­to­nio Pre­cia­do, Fran­cis­co Pérez Fe­bres-Cor­de­ro y Fernando Cazón Ve­ra, en­tre otros va­lo­res de nues­tra li­te­ra­tu­ra.

Por sus obras me­re­ció re­co­no­ci­mien­tos de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das del país y del ex­te­rior. Co­mo poe­ta y en­sa­yis­ta ga­nó al­gu­nos con­cur­sos li­te­ra­rios, va­rios de ellos en el ex­tran­je­ro.

CI­VIS­MO Y SEN­SI­BI­LI­DAD SO­CIAL

Te­nía en su ca­rác­ter la sen­si­bi­li­dad pro­pia de los poe­tas, y en su obra li­te­ra­ria mos­tró ten­den­cia a des­ta­car pro­ble­mas so­cia­les, de­nun­cian­do las in­jus­ti­cias con­tra el hom­bre tra­ba­ja­dor de es­ca­sos re­cur­sos y la des­pro­tec­ción a los me­no­res, es­to junto a un asem­bra­do amor a su ciu­dad na­tal. Pe­se a ocu­par im­por­tan­tes po­si­cio­nes en el ám­bi­to pe­rio­dís­ti­co y a ser uno de los edi­to­ria­lis­tas más in­flu­yen­tes del dia­rio El Uni­ver­so, por lo ge­ne­ral tra­tó de pa­sar inad­ver­ti­do y guar­dó equi­li­brio en sus es­cri­tos po­lí­ti­cos, sin evi­den­ciar po­si­cio­nes par­ti­dis­tas o sec­ta­rias.

SI­NER­GIA CON SUS ALUM­NOS

Así co­mo cul­ti­vó con es­me­ro la Li­te­ra­tu­ra, fue maes­tro por vo­ca­ción. Con cla­ri­dad sa­bía ex­po­ner con­cep­tos, a la vez que ser re­cep­ti­vo a las in­quie­tu­des de sus es­tu­dian­tes, es­ta­ble­cien­do una si­ner­gia que es re­cor­da­da con res­pe­to y agra­de­ci­mien­to por quie­nes fue­ron sus alum­nos. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.