EL DES­TINO DE GON­ZÁ­LEZ

Memorias Porteñas - - Nuestra Historia -

Pe­se a que Caa­ma­ño de­bió ha­ber pen­sa­do lo con­tra­rio, la in­ten­ción del co­man­dan­te Gon­zá­lez no era la de ase­si­nar­lo, sino se­cues­trar­lo, co­mo lo ex­pre­sa­ra él mis­mo en al­gu­na reunión de ami­gos, re­me­mo­ran­do he­chos cum­pli­dos: “¿Qué hu­bié­ra­mos ade­lan­ta­do con la muer­te de Caa­ma­ño? Na­da; ha­bría si­do un cri­men inú­til. Por­que es cla­ro que, re­em­pla­za­do por el vi­ce­pre­si­den­te las co­sas con­ti­nua­rían en el mis­mo pun­to; y la si­tua­ción, la mis­ma. Pe­ro se­cues­tran­do a Caa­ma­ño y lle­va­do pri­sio­ne­ro al cam­po gue­rri­lle­ro, ha­bría­mos po­di­do al­can­zar mu­chas ven­ta­jas”.

A es­te in­ten­to fa­lli­do me res­ta agre­gar qué ocu­rrió con Alfredo Gon­zá­lez y con mu­chos de los que lo acom­pa­ña­ban aque­lla no­che del aten­ta­do: ba­ja­ron en canoas has­ta la desem­bo­ca­du­ra del Ya­gua­chi, to­ma­ron por asal­to y se apo­de­ra­ron del va­por Orien­te, con­ti­nua­ron li­bre­men­te su via­je has­ta Tin­tín, don­de en­gro­sa­ron las fi­las de los gue­rri­lle­ros li­be­ra­les. Gon­zá­lez fue uno de los je­fes li­be­ra­les más va­le­ro­sos y ex­per­tos en­tre los que fi­gu­ra­ron en aque­lla cam­pa­ña de 1886, año en que mu­rió ase­si­na­do en Pa­len­que. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.