CÓ­MO ERA GUA­YA­QUIL a mi­tad del si­glo XIX

DES­CRIP­CIÓN DE FRIE­DRICH HASSAUREK (1861)

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MEL­VIN HO­YOS mel­vin­hoy­tos@gra­na­sa.com.ec

Lle­gué a di­cho lu­gar el 21 de ju­nio de 1861. La ciu­dad vis­ta des­de el río pre­sen­ta una apa­rien­cia ví­vi­da y co­mer­cial, es­pe­cial­men­te en la no­che, cuan­do de­ce­nas de lám­pa­ras de gas se re­fle­jan en las aguas…

El Ma­le­cón, la ca­lle prin­ci­pal, se ex­tien­de a lo lar­go del río en una mi­lla y me­dia; sus gran­des ca­sas de ma­te­rial con sus pór­ti­cos cu­bier­tos con cor­ti­nas, al­gu­nos de los cua­les es­tán cu­rio­sa­men­te res­que­bra­ja­dos por tem­blo­res y pa­re­cen que es­tán a pun­to de des­mo­ro­nar­se de re­pen­te, pre­sen­tan una apa­rien­cia muy ori­gi­nal y gro­tes­ca. Las tien­das son de tan­ta ele­gan­cia y buen gus­to co­mo cual­quie­ra de las que ha­lla­mos en una ciu­dad nues­tra de se­gun­da o ter­ce­ra cla­se; por la no­che nos sa­lu­da la luz de las lám­pa­ras, en tan­to que du­ran­te el día lo ha­ce una ví­vi­da mu­che­dum­bre; cien­tos de canoas, es­qui­fes, al­ma­días y pe­que­ños ve­le­ros van y vie­nen con la co­rrien­te, tra­yen­do al puer­to la va­rie­dad de fru­tas tro­pi­ca­les que son abun­dan­tes en las már­ge­nes del Gua­yas y sus afluen­tes.

EL MA­NE­JO DEL AGUA

El agua se lle­va a lo­mo de bu­rro, en dos ba­rri­les que pen­den de una al­bar­da, y se ve a los aza­ca­nes vi­nien­do y yen­do por las ca­lles. Por la no­che el am­bien­te se inun­da con las pers­pi­ca­ces ex­cla­ma­cio­nes de los mo­zos que ven­den ca­ra­me­los, ta­ma­les, ve­las de se­bo, he­la­dos (si se pue­de de­cir que exis­te hie­lo en es­te lu­gar), etc. En reali­dad no se pue­de di­vi­sar co­ches ni ca­rrua­jes (so­lo hay dos ca­rrua­jes pri­va­dos que cir­cu­lan úni­ca­men­te por el Ma­le­cón y unas po­cas ca­lles trans­ver­sa­les, ya que el irre­gu­lar pa­vi­men­to de las otras vías las ha­ce inac­ce­si­bles), pe­ro ca­rros ti­ra­dos por mu­las co­rren de ca­bo a ra­bo de la ciu­dad. Una ca­rre- te­ra con­du­ce del mue­lle a la tien­da de ro­pa. Bo­tes de va­por co­mo los nues­tros na­ve­gan arri­ba y aba­jo del río… in­clu­so una má­qui­na de va­por de Bal­ti­mo­re ru­ge por las ca­lles en ca­so de in­cen­dio, inun­dan­do la at­mós­fe­ra con so­ni­dos fa­mi­lia­res al oí­do de un nor­te­ame­ri­cano.

POR­TA­LES, PAL­ME­RAS, BURROS Y CHI­VOS

La par­te nor­te… se­lla la Ciu­dad Vie­ja, y se asien­ta en las la­de­ras de una co­li­na so­bre la cual es­tá el hos­pi­tal mi­li­tar, y el fres­co ver­dor del pai­sa­je es pla­cen­te­ro a la vis­ta, es­pe­cial­men­te du­ran­te la es­ta­ción de llu­vias. El pue­blo nue­vo, con­te­nien­do to­do lo que es co­mer­cial y es­tá a la mo­da, ocu­pa una par­te de la sa­ba­na en­tre el río y el es­tua­rio de agua sa­la­da lla­ma­do es­te­ro Sa­la­do. Es­ta par­te se se­pa­ra de la otra por al­gu­nos es­te­ros me­no­res so­bre los cua­les se ha­llan puen­tes de ma­de­ra, siem­pre en ma­las con­di­cio­nes, que man­tie­nen la co­mu­ni­ca­ción a am­bos la­dos. La au­sen­cia total de cons­truc­cio­nes de la­dri­llo y pie­dra es in­creí­ble. Las ca­sas son de dos o tres pi­sos de al­to; construidas al es­ti­lo su­re­ño, tie­nen bal­co­nes que so­bre­sa­len so­bre las ace­ras y que des­can­san en pi­la­res de ma­de­ra, for­man­do por­ta­les que brin­dan pro­tec­ción con­tra el sol y la llu­via. So­lo po­cas ca­lles se pue­den tran­si­tar ade­cua­da­men­te. Al­gu­nas de ellas no tie­nen más que un puen­te de pie­dras es­ca­lo­na­das que sir­ven de pa­sa­je de un la­do a otro du­ran­te la es­ta­ción de llu­vias. El Ma­le­cón y unas po­cas ca­lles prin­ci­pa­les se ha­llan en un es­ta­do de lim­pie­za to­le­ra­ble, pe­ro los ca­lle­jo­nes y la par­te pe­ri­fé­ri­ca de la ciu­dad son in­creí­ble­men­te su­cios, des­fi­gu­ra­dos por co­va­chas mi­se­ra­bles y som­brías. Burros y chi­vos deam­bu­lan por las ca­lles y se ali­men­tan del pas­to que du­ran­te la es­ta­ción llu­vio­sa cu­bre las ca­lles más fre­cuen­ta­das, dan­do un as­pec­to me­lan­có­li­co al lu­gar. La pal­me­ra, la rei­na de la ve­ge­ta­ción, se le­van­ta ma­jes­tuo­sa por so­bre los te­chos y los sur­cos de los jar­di­nes, en las cua­les se po­sa el ga­lli­na­zo...

UNA CIU­DAD PIN­TO­RES­CA

En los su­bur­bios de la ciu­dad las ca­sas de los po­bres son tan mi­se­ra­bles co­mo las vi­vien­das pri­mi­ti­vas que en­con­tra­mos en la sel­va tro­pi­cal, tie­rra aden­tro. …So­lo tie­nen un pi­so su­pe- rior que des­can­sa so­bre pi­la­res; el cuar­to de aba­jo se lo usa a me­nu­do pa­ra las ga­lli­nas o pa­ra otros ani­ma­les do­més­ti­cos. El pi­so y las pa­re­des es­tán he­chos de ca­ña cor­ta­da y cu­bier­tos con ho­jas de bi­jao u otras yer­bas se­cas. La ha­ma­ca es el mue­ble prin­ci­pal; so­lo unas po­cas millas se­pa­ran es­tas co­va­chas de las es­plén­di­das re­si­den­cias de la aris­to­cra­cia, amo­bla­das con lu­jo­sos ar­tícu­los traí­dos des­de Pa­rís.

Los sol­da­dos, es­pe­cial­men­te los ve­ni­dos de tie­rra aden­tro, vie­nen por lo ge­ne­ral acom­pa­ña­dos de sus es­po­sas, a quie­nes se les per­mi­te vi­vir jun­to con ellos. …cons­ti­tu­yen una mul­ti­tud va­ria­da, con o sin za­pa­tos y de to­das las ra­zas. Los al­tos ofi­cia­les son ge­ne­ral­men­te los hom­bres blan­cos; pe­ro en la tro­pa no se alis­ta nin­gún sol­da­do blan­co y los in­dios es­tán exen­tos del ser­vi­cio mi­li­tar de­bi­do a su co­bar­día y do­ci­li­dad.

El mer­ca­do pre­sen­ta una apa­rien­cia ví­vi­da y gro­tes­ca; el prin­ci­pal ali­men­to de las cla­ses po­bres es el plá­tano, el cual se trans­por­ta en canoas o es­qui­fes. Es pin­to­res­co ver­los ve­nir con la co­rrien­te, con dos mu­la­tos, zam­bos o cho­los que re­man me­dio des­nu­dos, y lle­nos de tal for­ma que los tron­cos del plá­tano sa­len de los la­dos de la ca­noa y son arras­tra­dos a lo lar­go del agua. La prin­ci­pal des­ven­ta­ja de Gua­ya­quil es la ca­ren­cia de agua dul­ce du­ran­te la es­ta­ción se­ca… por es­to el agua de­be ser traí­da a la ciu­dad en ba­rri­les y cas­cos por me­dio de las bal­sas… (F)

Gra­ba­do que re­pre­sen­ta la igle­sia de San­to Do­min­go y un gru­po de ba­ñis­tas, en el pri­mer es­te­ro, sien­do ata­ca­dos por un gru­po de la­gar­tos.

Gra­ba­do en el que se apre­cia el bus­to del sa­bio MAR­CO JIMÉNEZ DE LA ES­PA­DA, quien lle­ga­ra a Gua­ya­quil en 1864 li­de­ran­do la Co­mi­sión Cien­tí­fi­ca Es­pa­ño­la del Pa­cí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.