LA HI­JA GUAYAQUILEÑA DEL MA­RIS­CAL DE AYA­CU­CHO

ANTONIO JO­SÉ DE SU­CRE

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: ROBERTO VER­GA­RA NOBOA

ste es un as­pec­to po­co re­cor­da­do del ge­ne­ral ve­ne­zo­lano Antonio Jo­sé de Su­cre, re­la­ti­vo a su tem­pe­ra­men­to ín­ti­mo, que per­mi­te com­pren­der su per­so­na­li­dad de acuer­do a los co­no­ci­mien­tos de su na­ci­mien­to, edu­ca­ción y víncu­los fa­mi­lia­res en los agi­ta­dos años de la guerra por la in­de­pen­den­cia, y su desem­pe­ño co­mo mi­li­tar y ma­gis­tra­do. Su­cre se ca­rac­te­ri­za por su ju­ven­tud, su ca­rre­ra en Orien­te al man­do del ge­ne­ral Mariño, has­ta que el vi­ce­pre­si­den­te le con­ce­de el ran­go de ge­ne­ral de Co­lom­bia. Par­ti­ci­pa­rá en mi­sio­nes lo­gís­ti­cas y di­plo­má­ti­cas, y se­rá nom­bra­do por Bo­lí­var je­fe del Ejér­ci­to del Sur en la tras­cen­den­te cam­pa­ña de con­se­guir la li­ber­tad de las mon­ta­ñas del Ecua­dor des­de Popayán, don­de el ejér­ci­to de Co­lom­bia se veía im­pe­di­do en avan­zar. Él se­rá el in­va­ria­ble lu­gar­te­nien­te del Li­ber­ta­dor en to­dos sus ac­tos.

Bo­lí­var de­ci­dió en­viar a Su­cre des­de Bue­na­ven­tu­ra con un ejér­ci­to au­xi­liar a Gua­ya­quil. Es­te acu­dió apre­su­ra­do a su des­tino en la pun­ta de San­ta Ele­na, en ma­yo de 1821. El pre­si­den­te de la Jun­ta de Go­bierno, Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do, sus­cri­bió con Su­cre un con­ve­nio en que en­car­ga en la guerra la pro­tec­ción a la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia. Las tro­pas au­xi­lia­res de Su­cre jun­to con el ejér­ci­to de Gua­ya­quil, la de­no­mi­na­da Di­vi­sión Pro­tec­to­ra de Qui­to, combatirán en Ya­gua­chi, lue­go en Hua­chi; pa­sa­rá des­pués a Cuen­ca y com­ba­ti­rá en Rio­bam­ba has­ta triun­far en la Ba­ta­lla del Pi­chin­cha. El Li­ber­ta­dor lo nom­bró In­ten­den­te de Qui­to has­ta ser de­le­ga­do co­mo en­la­ce de las fuer­zas au­xi­lia­res de Co­lom­bia en­via­das a la in­de­pen­den­cia del Pe­rú en 1823.

En Gua­ya­quil, Su­cre al­ter­nó con au­to­ri­da­des y pu­do ser acre­di­ta­do por su con­duc­ta, en lo mi­li­tar, don­de de­jó se­rios re­pa­ros, y en sus re­la­cio­nes con gen­te que se ha­ce ver y con el pue­blo. Su­cre no era apues­to, no te­nía un ca­rác­ter brio­so y de ac­ción, y ni se mos­tra­ba del to­do po­li­mor­fo en sus dis­cre­tas ex­pre­sio­nes sub­je­ti­vas. Su pa­sión en su dic­ta­do de con­cien­cia se ma­ni­fies­ta en una car­ta di­ri­gi­da a su con­fi­den­te, el co­ro­nel Vi­cen­te Agui­rre, des­de el Al­to Pe­rú.

EPI­SO­DIO EN GUA­YA­QUIL

El co­no­ci­mien­to de es­te epi­so­dio de la hi­ja de Su­cre en Gua­ya­quil lo de­be­mos al des­ta­ca­do ge­nea­lo­gis­ta Cris­tó­bal Gan­go­te­na y Ji­jón, con do­cu­men­tos des­co­no­ci­dos pu­bli­ca­dos allá por 1922. En­tre los va­rios ar­tícu­los, recomendamos Amo­res de Su­cre, que men­cio­na la car­ta an­tes se­ña­la­da. Su­cre di­ce: “En una car­ti­ca que le es­cri­bí en Oru­ro, di­je a V. que en Gua­ya­quil ten­go una ni­ñi­ta, que sea o no mía, su ma­dre lo de­cía así y he lle­ga­do a creer­lo. Su ma­dre, To­ma­sa Bra­vo, ha muer­to, se­gún me han es­cri­to de Gua­ya­quil, y la chi­qui­ta, que se lla­ma Si­mo­na, no sé quién la ten­ga y es mi de­ber y de­seo re­co­ger­la. Abu­so de la amis­tad de Ud. pa­ra ro­gar­le que me ha­ga lle­var es­ta ni­ñi­ta a Qui­to y la pon­ga en una ca­sa en que la críen y la edu­quen con mu­cha de­li­ca­de­za y de­cen­cia, le en­se­ñen cuan­to se pue­da a una ni­ña, y en fin, me la ha­ga tra­tar tan bien co­mo es­pe­ro de Ud. To­do gas­to lo pa­ga­rá Ud. de mi cuen­ta. La chi­qui­ta ten­drá cer­ca de cua­tro años y creo que po­dría dar­le ra­zón de ella An­ge­li­ta Eli­zal­de”. La com­pro­ba­ción de es­ta re­fe­ren­cia del pro­pio Su­cre se pu­bli­có en 1938 de la fe de bau­tis­mo de su hi­ja guayaquileña en la igle­sia ca­te­dral: En es­ta igle­sia ma­triz de la ciu­dad de Gua­ya­quil en vein­te días del mes de abril de mil ocho­cien­tos vein­te y dos años de mi li­cen­cia y fa­cul­tad, el pa­dre fray Ali­po La­ra, bau­ti­zó, pu­so óleo y cris­ma a Si­mo­na, de cua­tro días de na­ci­da, hi­ja na­tu­ral de D. Antonio Jo­sé de Su­cre y Da. To­ma­sa Bra­vo. Fue su pa­drino D. Juan Fran­cis­co de Eli­zal­de, a quien ad­vir­tió su obli­ga­ción y pa­ren­tes­co: sien­do tes­ti­gos Jo­sé Pa­che­co y Ma­teo Nei­ra; y pa­ra que cons­te lo fir­mo, doc­tor Pe­dro de Be­na­ven­te.

El pro­pio Cris­tó­bal Gan­go­te­na y Ji­jón, mos­tró pre­di­lec­ción en sus es­tu­dios so­bre Su­cre y co­la­bo­ró con el his­to­ria­dor ve­ne­zo­lano Án­gel Gri­san­ti, quien in­da­gó la des­cen­den­cia de Su­cre y muy es­pe­cial­men­te su fu­gaz ma­tri­mo­nio con la mar­que­sa de So­lan­da (F)

Su­cre. Au­tor A. Sa­las. 1824

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.