MA­QUI­NA­RIAS Y VEHÍCU­LOS S.A.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A.

Em­pre­sa que tie­ne más de 80 años de vi­da, es­tá en­tre las po­cas lon­ge­vas. Co­men­zó muy pe­que­ña, en­fren­tó la ad­ver­si­dad y lo­gró sa­lir ade­lan­te. En su lar­ga his­to­ria ha cam­bia­do de pro­pie­ta­rios va­rias oca­sio­nes. Tu­vo su ori­gen en A. Dillon, fun­da­da por Au­gus­to Dillon Val­dez, 1936, con 40.000 su­cres de ca­pi­tal; era agen­cia de com­pa­ñías ex­tran­je­ras de se­gu­ro, im­por­ta­ba productos quí­mi­cos, ma­te­ria­les de limpieza, acei­tes y lu­bri­can­tes pa­ra vehícu­los. Tam­bién yu­te pa­ra fa­bri­ca­ción de sa­cos. Al ini­cio la em­pre­sa con­tó con 3 em­plea­dos. Dillon fue ban­que­ro, di­plo­má­ti­co y re­pre­sen­tan­te de Ecua­dor en las reunio­nes pre­pa­ra­to­rias pa­ra crear las Na­cio­nes Uni­das. Al­re­de­dor de 1940 Ser­gio Pé­rez Val­dez in­gre­só co­mo ac­cio­nis­ta; a 1940 la em­pre­sa con­si­guió la dis­tri­bu­ción del whisky Cal­vert, en 1941 la de acei­te lu­bri­can­te Sin­clair y la re­pre­sen­ta­ción de In­ter­na­tio­nal Har­ves­ter, pa­ra Gua­ya­quil y to­das las pro­vin­cias de la cos­ta, con sus tres lí­neas: ca­mio­nes, trac­to­res de oru­ga y de rue­da, y equi­po ca­mi­ne­ro. Es­ta re­pre­sen­ta­ción se con­vir­tió en la prin­ci­pal fuen­te de ven­tas de la em­pre­sa; asi­mis­mo, ob­tu­vo la agen­cia de las mo­to­ni­ve­la­do­ras Adam. Du­ran­te los pri­me­ros años se ven­die­ron tres trac­to­res de oru­ga y cua­tro ca­mio­nes de 4/5 to­ne­la­das de ca­pa­ci­dad por año; los pri­me­ros a 35.000 su­cres ca­da uno. Es­tas ci­fras dan una idea de lo pe­que­ño que era el mer­ca­do. Dillon y Pé­rez fue­ron muy há­bi­les en iden­ti­fi­car las ne­ce­si­da­des no sa­tis­fe­chas del mer­ca­do.

SIR­VIEN­DO AL LI­TO­RAL ECUA­TO­RIANO

A 1942 se trans­for­mó en una so­cie­dad con ra­zón so­cial de A. Dillon & Cía. (ADC). A cau­sa de la Se­gun­da Guerra Mun­dial, la res­tric­ción del co­mer­cio mer­can­te li­mi­tó la im­por­ta­ción en ge­ne­ral, in­clu­yen­do la de

los trac­to­res. Al ini­cio ADC tu­vo un com­pe­ti­dor, Com­pa­ñía Im­por­ta­do­ra In­dus­trial Agrí­co­la S. A., dis­tri­bui­do­ra de los trac­to­res Ca­ter­pi­llar. Lue­go, des­de los se­ten­ta in­gre­sa­ron com­pe­ti­do­res dis­tri­bui­do­res de trac­to­res ja­po­ne­ses. ADC ofre­ció el me­jor ser­vi­cio po­si­ble a sus clien­tes, man­te­nien­do un ade­cua­do in­ven­ta­rio de re­pues­tos y me­cá­ni­cos de pri­mer or­den. Dillon y Pé­rez usa­ron la lí­nea aé­rea Pa­na­gra pa­ra aten­der a la clien­te­la y en los pe­que­ños hi­dro­avio­nes im­por­ta­ron de emer­gen­cia los re­pues­tos que se ne­ce­si­ta­ban. Años des­pués sir­vie­ron a su clien­te­la con ta­lle­res ro­dan­tes, en los cua­les ADC se co­mu­ni­ca­ba por me­dio de equi- EL PRO­ME­DIO

DE VI­DA DE LAS EM­PRE­SAS ECUATORIANAS ES DE 35 AÑOS pos de ra­dio de al­ta fre­cuen­cia pa­ra po­der aten­der el da­ño de los trac­to­res en di­ver­sas ciu­da­des y pue­blos del li­to­ral ecua­to­riano.

RE­VO­LU­CIO­NAN­DO EL MER­CA­DO

En 1948, agre­ga­ron a la lí­nea agrí­co­la las bom­bas Ja­cuz­zi y las de rie­go Wa­de-Rain. Fue­ron pio­ne­ros en traer al país el rie­go por as­per­sión, re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma pa­ra irri­gar las plan­ta­cio­nes; por es­te mo­ti­vo en­via­ron per­so­nal a Es­ta­dos Uni­dos con el fin de apren­der el ma­ne­jo de los sis­te­mas. Ade­más fue­ron los pri­me­ros en im­por­tar co­se­cha­do­ras de arroz de au­to­pro­pul­sión, que cor­ta­ban el arroz, lo tri­lla­ban y en­sa­ca­ban au­to­má­ti­ca­men­te. En ese año im­por­ta­ron la lí­nea Bar­be­rG­reen y las tri­tu­ra­do­ras de pie­dra Tels­mith pa­ra aten­der el área de ma­qui­na­ria y equi­pos en la cons­truc­ción de ca­mi­nos. No to­das las lí­neas ter­mi­na­ban sien­do exi­to­sas o com­pa­ti­bles con el res­to; con los años ADC de­ci­dió de­jar al­gu­nas y con­cen­trar­se en otras.

UNA NUE­VA ETA­PA

En 1958 Pé­rez Val­dez ad­qui­rió to­das las ac­cio­nes de su pri­mo Dillon Val­dez por cuan­to es­te úl­ti­mo ha­bía es­co­gi­do la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca y se ha­bía man­te­ni­do au­sen­te del país por mu­chos años co­mo em­ba­ja­dor de Ecua­dor en Was­hing­ton D.C. y lue­go en Lon­dres. A su re­gre­so al país Dillon Val­dez pa­só a ge­ren­ciar el Ban­co de Gua­ya­quil, pro­pie­dad de la fa­mi­lia Val­dez. La ra­zón so­cial de la em­pre­sa men­cio­na­da fue mo­di­fi­ca­da a Ser­gio E. Pé­rez Su­ce­sor de A. Dillon & Cía.

En 1968 Pé­rez Val­dez de­ci­dió cam­biar una vez más el nom­bre de la em­pre­sa a Ma­qui­na­rias y Vehícu­los S.A. (Ma­ve­sa), ra­zón so­cial vi­gen­te has­ta la ac­tua­li­dad. Tam­bién for­mó una nue­va em­pre­sa, Ser­gio E. Pé­rez C. Lt­da. La pri­me­ra asu­mió la ven­ta de los equi­pos que te­nían en exis­ten­cia y la se­gun­da el ma­ne­jo de las im­por­ta­cio­nes so­bre pe­di­dos. En los años se­ten­ta Ma­ve­sa lo­gró la re­pre­sen­ta­ción de los ca­mio­nes a dié­sel ja­po­nés mar­ca Hino y co­men­zó a im­por­tar los equi­pos ca­mi­ne­ros Koeh­ring, Clark y Hol­man. El enor­me cre­ci­mien­to de la em­pre­sa lle­vó a que las ven­tas se in­cre­men­ta­ran seis ve­ces en­tre 1971 y 1976. En 1980 de­bi­do a que las áreas de ex­hi­bi­ción y ad­mi­nis­tra­ción eran pe­que­ñas -es­ta­ban en el cen­tro de la ciu­dad- se tras­la­da­ron a la ave­ni­da Juan Tan­ca Ma­ren­go, don­de cons­tru­ye­ron am­plias y fun­cio­na­les ins­ta­la­cio­nes. Por el cre­ci­mien­to de las ven­tas, el nú­me­ro de em­plea­dos au­men­tó a 242.

FU­SIÓN Y CON­SO­LI­DA­CIÓN

Los años de pros­pe­ri­dad se ob­tu- vie­ron con ele­va­do en­deu­da­mien­to en dó­la­res. Cuan­do se ini­ció la cri­sis del dó­lar, a par­tir de 1982, Ma­ve­sa tu­vo fuer­te pér­di­da cam­bia­ria, que pu­so en pe­li­gro la exis­ten­cia de la em­pre­sa; cen­te­na­res de pues­tos de tra­ba­jo es­tu­vie­ron pró­xi­mos a per­der­se.

Los acree­do­res asu­mie­ron el con­trol y en 2001 ven­die­ron el 94 % del ca­pi­tal a Klé­ber Va­ca Gar­zón. La em­pre­sa se fu­sio­nó con Ecua­to­ria­na de Mo­to­res. Hoy el gru­po es só­li­do, con su­cur­sa­les en al­gu­nas ciu­da­des del país. (F)

Au­gus­to Dillon Val­dez.

Ser­gio Pé­rezVal­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.