PRE­SI­DEN­TES GUAYAQUILEÑOS: BAQUERIZO MO­RENO Y MAR­TÍ­NEZ ME­RA

EL PRI­ME­RO FUE DI­PLO­MÁ­TI­CO, COM­PO­SI­TOR, PRO­FE­SOR UNI­VER­SI­TA­RIO Y LE­GIS­LA­DOR.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tros go­ber­nan­tes es que el elec­to se ex­pre­sa en los peo­res tér­mi­nos del sa­lien­te. En la ce­re­mo­nia de to­ma de man­do es inusual que el pri­me­ro re­ci­ba la ban­da pre­si­den­cial del se­gun­do.

En la cul­tu­ra la­ti­na ac­túan co­mo ad­ver­sa­rios, la re­con­ci­lia­ción es re­mo­ta. Es muy ra­ro ver dos ex­pre­si­den­tes en una fo­to; cuan­do po­san 4 es ex­cep­cio­nal, so­lo co­noz­co una, la que se pu­bli­ca en es­te ar­tícu­lo: Alfredo Baquerizo Mo­reno, Juan de Dios Mar­tí­nez Me­ra, Car­los Al­ber­to Arro­yo del Río y Car­los Ju­lio Arosemena To­la. Los tres pri­me­ros per­te­ne­cie­ron al par­ti­do li­be­ral.

El úni­co que ter­mi­nó su pe­río­do fue Baquerizo Mo­reno; a Mar­tí­nez Me­ra y Arro­yo del Río los des­ti­tu­ye­ron, y Arosemena To­la fue in­te­ri­no. Es­to evi­den­cia la ines­ta­bi­li­dad política de Ecua­dor du­ran­te los si­glos XIX y XX. La pre­sen­te edi­ción tra­ta so­bre

Baquerizo Mo­reno y Mar­tí­nez Me­ra. ALFREDO BAQUERIZO MO­RENO (1916-1920)

Go­ber­nó en mo­men­tos di­fí­ci­les: con­clu­sión de la Re­vo­lu­ción de Es­me­ral­das (1913-1916), con mi­les de muer­tos, y la I Gue­rra Mun­dial, que fue du­ro gol­pe pa­ra la eco­no­mía ecua­to­ria­na, por la caí­da de las ex­por­ta­cio­nes.

Baquerizo Mo­reno na­ció en 1859 y fa­lle­ció en 1951, li­be­ral, lo­gró vo­ta­ción ma­yo­ri­ta­ria; otro can­di­da­to im­por­tan­te era el con­ser­va­dor Ra­fael Ma­ría Arí­za­ga. Baquerizo Mo­reno fue di­plo­má­ti­co, miem­bro del Con­se­jo Mu­ni­ci­pal, en­car­ga­do del poder, mi­nis­tro de Es­ta­do y le­gis­la­dor; mul­ti­fa­cé­ti­co, hom­bre de letras, mú­si­co, poe­ta, es­cri­tor y ju­ris­con­sul­to.

El his­to­ria­dor Al­fon­so Ru­ma­zo con­si­de­ra que su go­bierno fue de paz y re­pu­bli­ca­nis­mo; hi­zo obra pú­bli­ca, in­vir­tió en edu­ca­ción y hu­bo li- ber­tad de ex­pre­sión. En sa­lud apo­yó el tra­ba­jo de la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller en Gua­ya­quil pa­ra ter­mi­nar con la fie­bre ama­ri­lla. Fue el pri­mer pre­si­den­te en vi­si­tar las is­las Ga­lá­pa­gos; en opi­nión de Ru­ma­zo es­ta­ble­ció: “… así de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va nues­tra so­be­ra­nía so­bre esos te­rri­to­rios…”.

Otra gran obra he­cha por él: con­se­guir que el Con­gre­so apro­ba­ra la Ley de Fo­men­to Agrí­co­la e In­dus­trial; en la prác­ti­ca es­tu­vo di­ri­gi­da a la agri­cul­tu­ra y ganadería.

En ca­da cantón de las pro­vin­cias se­rra­nas es­ta­ble­ció co­mi­tés pa­ra ad­mi­nis­trar la política agrí­co­la. Baquerizo Mo­reno ter­mi­nó con la ley que en­via­ba a la cár­cel a deu­do­res de con­tra­tos ci­vi­les y mer­can­ti­les. El Directorio de la Jun­ta Li­be­ral de Pi­chin­cha lo fe­li­ci­tó por ha­ber­se opues­to al pro­yec­to de De­cre­to Le­gis­la­ti­vo pa­ra con­ce­der in­dul­to li­mi­ta­do a la mu­che­dum­bre que par­ti­ci­pó en el arras­tre del cuer­po de Al­fa­ro en las ca­lles de Qui­to. En su ad­mi­nis­tra­ción se arre­gla­ron los lí­mi­tes con Co­lom­bia.

JUAN DE DIOS MAR­TÍ­NEZ ME­RA (1932-1933)

Es uno de los pre­si­den­tes que es­tu­vie­ron so­lo me­ses en el poder, más de un je­fe de Es­ta­do por año; ter­ce­ra víc­ti­ma de la cri­sis de ma­yor ines­ta­bi­li­dad política en la his­to­ria ecua­to­ria­na, de­bi­do a las epi­de­mias en las plan­ta­cio­nes de ca­cao.

Su ser­vi­cio pú­bli­co co­men­zó cuan­do se en­ro­ló en el ejér­ci­to de Eloy Al­fa­ro en la Re­vo­lu­ción Li­be­ral. A 1911 tra­ba­jó en la ofi­ci­na del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da en Gua­ya­quil y fue ele­gi­do dipu­tado del Par­ti­do Li­be­ral en 1920; pa­só a ser pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados en 1922.

Lue­go ocu­pó la ge­ren­cia de la Com­pa­ñía de Es­tan­cos de Gua­ya­quil, vin­cu­la­da al ne­go­cio de be­bi­das al­cohó­li­cas de la cos­ta y ta­ba­co en to­do el país. En 1929 fue ele­gi­do mi­nis­tro de Ha­cien­da y en 1932, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca; tu­vo re­sis­ten­cia des­de el pri­mer día, cuan­do el pue­blo no lo dejó ha­blar des­de el bal­cón del Palacio Pre­si­den­cial. Re­ci­bió un in­fla­do pre­su­pues­to de in­gre­sos; sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos fue po­co lo que pu­do ha­cer. Las ex­por­ta­cio­nes lle­ga­ron a ni­ve­les del si­glo XIX.

Pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía re­du­jo la ta­sa de in­te­rés, pe­ro fue in­su­fi­cien­te. Se ins­ta­ló el Con­gre­so en 1933, con José Vi­cen­te Tru­ji­llo pre­si­den­te de la Cá­ma­ra del Se­na­do y José Ma­ría Ve­las­co Iba­rra, de la de dipu­tados; co­men­za­ron a aco­sar a Mar­tí­nez Me­ra, le­van­tan­do to­da cla­se de acu­sa­cio­nes y de­nun­cias. Mi­nis­tro que se unía al ga­bi­ne­te era des­ti­tui­do.

No con­ten­tos con el acoso, el Con­gre­so co­men­zó a discutir la des­ti­tu­ción de Mar­tí­nez Me­ra. Se creó una co­mi­sión pa­ra so­li­ci­tar su re­nun­cia. Co­men­zó un jui­cio po­lí­ti­co en su con­tra cu­yo pro­ta­go­nis­ta era Ve­las­co Iba­rra, pre­sen­tan­do nu­me­ro­sos car­gos, en­tre ellos el de no ha­ber ma­ne­ja­do co­rrec­ta­men­te la cri­sis in­ter­na­cio­nal en el con­flic­to en­tre Co­lom­bia y Pe­rú, cuan­do es­te úl­ti­mo to­mó posesión del pue­blo Le­ti­cia.

Ve­las­co Iba­rra lo acu­só tam­bién de ha­ber si­do ele­gi­do con frau­de. A pe­sar de ha­ber pro­ba­do su inocen­cia de to­das las acu­sa­cio­nes, en oc­tu­bre de 1933 fue des­ti­tui­do cuan­do el Con­gre­so de­cla­ró va­can­te el car­go. El pro­pio Par­ti­do Li­be­ral lo abandonó. A 1948, en un ac­to sin pre­ce­den­tes, el Con­gre­so re­co­no­ció la in­jus­ti­cia de su des­ti­tu­ción y por una­ni­mi­dad ad­mi­tió que Mar­tí­nez Me­ra “ha­bía desem­pe­ña­do el car­go de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca con dig­ni­dad, hon­ra­dez y pa­trio­tis­mo…”. (F)

De iz­quier­da a de­re­cha: Car­los Ju­lio Arosemena To­la, Juan de Dios Mar­tí­nez Me­ra, Alfredo Baquerizo Mo­reno y Car­los Al­ber­to Arro­yo del Río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.