Ca­da mi­nu­to es in­dis­pen­sa­ble

El cán­cer avan­za­do o me­tas­tá­si­co, no es cu­ra­ble pe­ro con tra­ta­mien­to se lo pue­de con­tro­lar

Metro Ecuador (Guayaquil) - - PINK (I) - SAN­DRA ZAM­BRANO san­dra.zam­brano@ me­troe­cua­dor.com.ec

“Pa­ra mí el cán­cer de ma­ma es ro­sa por­que vi cre­cer a mis hi­jos, tu­ve to­do a tiem­po co­mo el ac­ce­so al tra­ta­mien­to, pe­ro eso no pa­sa en to­dos los ca­sos, en­ton­ces YA NO ES RO­SA”, Ale­jan­dra To­ro, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción RASA Co­lom­bia, quien ade­más es una so­bre­vi­vien­te del cán­cer de ma­ma.

¿Qué es el cán­cer de ma­ma ma­tas­tá­si­co?

Es el cán­cer en su eta­pa avan­za­da. La doc­to­ra Ale­xan­dra Gua­rin, di­rec­to­ra mé­di­ca de Pfi­zer On­co­lo­gía pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, ex­pli­ca que el cán­cer de ma­ma me­tas­tá­si­co su­ce­de “cuan­do te­ne­mos las cé­lu­las tu­mo­ra­les fue­ra o dis­tan­tes de la ma­ma, es­tas se fue­ron por vía san­guí­nea o lin­fá­ti­ca a otras par­tes del cuer­po co­mo pul­mo­nes, ce­re­bro hí­ga­do o hue­sos”.

En el mun­do se re­por­tan cer­ca de 2 mi­llo­nes nue­vos ca­sos de cán­cer de ma­ma por año.

En La­ti­noa­mé­ri­ca son diag­nos­ti­ca­das apro­xi­ma­da­men­te 150 mil mu­je­res y más de 2.600 pier­den la vi­da en nues­tro país.

Se­gún da­tos de Pzi­fer, 6% de las mu­je­res pre­sen­tan en­fer­me­dad me­tas­tá­si­ca en su diag­nís­ti­co in­cial. Aun­que la ma­yo­ría es diag­nos­ti­ca­das tem­pra­na­men­te, el ries­go de me­tás­ta­sis con­ti­núa.

Ca­si el 30% de mu­je­res diag­nos­ti­ca­das con cán­cer de ma­ma en es­ta­do tem­prano pro­gre­san a en­fer­me­dad me­tas­tá­si­ca.

Los ob­je­ti­vos de los tra­ta­mien­tos pa­ra las pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma avan­za­do son: pro­lon­gar la so­bre­vi­da, evi­tar la pro­gre­sión y dar­les una ca­li­dad en su ma­ne­ra de vi­vir.

“Es­te diag­nós­ti­co no sig­ni­fi­ca que no hay más que ha­cer. Mu­chas mu­je­res tie­nen op­cio­nes de so­bre­vi­da a lar­go pla­zo”

“Es­tás ha­blan­do de gen­te que 4 años sí pue­den ha­cer la di­fe­ren­cia, tie­nen ni­ños chi­qui­tos, quie­ren ver a sus pe­que­ños en el kín­der o a sus hi­jas gra­dua­das”, di­ce Bert­ha Agui­lar, in­te­gran­te de Sal­va­ti, una ONG que bus­ca re­cu­pe­rar la ca­li­dad de vi­da de pa­cien­tes con cán­cer y sus fa­mi­lias, quien ade­más fue diag­nós­ti­ca­da de cán­cer de ma­ma ha­ce ca­si 20 años.

Im­pac­tos so­bre la pa­cien­te.

Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes, las mu­je­res con cán­cer de ma­ma avan­za­do se sien­ten afec­ta­das en su vi­da la­bo­ral, en­fren­tan desafíos y la bús­que­da de aten­ción mé­di­ca de ca­li­dad, ade­más se sien­ten ais­la­das y po­co re­pre­sen­ta­das por­que la aten­ción se en­fo­ca en el cán­cer en su eta­pa ini­cial.

El doc­tor Luis Co­rra­les, Mé­di­co On­có­lo­go de Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Ma­ne­jo Dr. Luis Co­rra­les

On­có­lo­go de Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción del Cán­cer Cos­ta Ri­ca. del Cán­cer (CIMCA) de Cos­ta Ri­ca, ex­pli­ca que los tra­ta­mien­tos bus­can re­du­cir el ries­go pa­ra que el tu­mor vuel­va y en las pa­cien­tes con me­tás­ta­sis pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da y que la en­fer­me­dad no pro­gre­se.

¿Qué po­de­mos ha­cer?

El doc­tor afir­ma que “la de­tec­ción tem­pra­na es im­por­tan­tí­si­ma por­que nos va a dar me­jo­res op­cio­nes de ma­ne­jo y de so­bre­vi­da de los pa­cien­tes”.

El es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da que no so­lo hay que edu­car a la pro­bla­ción, sino a to­dos los ni­ve­les de sa­lud.

La ver­dad an­te to­do.

Ale­jan­dra To­ro fue diag­nos­ti­ca­da con cán­cer a los 37 años, sus hi­jos te­nían 13, 9 y 4. Ella de­ci­dió de­cir­les que so­lo le iban a ope­rar, pe­ro no fue to­da la ver­dad.

Su hi­ja se en­te­ró en el co­le­gio y cuan­do lle­gó a ca­sa gri­tó “¡tie­nes cán­cer y te es­tás mu­rien­do!”, in­me­dian­te­men­te lla­mó a su mé­di­co y fue­ron con él pa­ra que le ex­pli­ca­ra qué pa­sa­ba con su ma­má, así la pu­do cal­mar un po­co.

Ale­jan­dra cuen­ta que “No es­ta­ba mu­rien­do; de he­cho, el tu­mor no ha vuel­to. Pe­ro apren­dí lo im­por­tan­te de ha­blar con la ver­dad, co­mo ca­da uno pue­de en­ten­der­la. Y lo vi­vo en mi tra­ba­jo con ma­dres que sí tie­nen me­tás­ta­sis y sa­ben que no que­da mu­cho tiem­po. A to­dos en la fa­mi­lia les ha­ce fal­ta pre­pa­rar­se pa­ra lo que vie­ne, y dis­fru­tar al má­xi­mo la vi­da”.

de las mu­je­res que tie­nen cán­cer de ma­ma pre­sen­tan en­fer­me­dad me­tas­tá­si­ca en el diag­nós­ti­co inical.

ME­TRO ECUA­DOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.