9

Metro Ecuador (Guayaquil) - - METRO PHOTO CHALLENGE / ISLANDIA -

Co­men­zó co­mo una de esas bro­mas vie­jas: un ho­lan­dés, un me­xi­cano y un ita­liano en­tran a un bar. Pe­ro es­ta vez era un avión. Tres al­mas, tres paí­ses, un idio­ma uni­ver­sal y un des­tino: Is­lan­dia. Me­tro se ale­gra de com­par­tir las aven­tu­ras de Vi­vian e Io­nut, ga­na­do­res de nues­tro con­cur­so in­ter­na­cio­nal de 2017 en el país nór­di­co.

Acer­ca de Vi­vian

Si al­guien ama la vi­da, es Vi­vian. ¡Ella ama to­do! Y de­ci­mos to­do. Bai­le, pin­tu­ra, ni­ños, me­di­ci­na, via­jes, ba­cha­ta, y por su­pues­to fo­to­gra­fía. La jo­ven de 28 años vi­ve en La Ha­ya, don­de es­tá ter­mi­nan­do su doc­to­ra­do en car­dio­lo­gía pe­diá­tri­ca, pe­ro su co­ra­zón es de Cu­ra­zao, la is­la de las Pe­que­ñas An­ti­llas en el sur del Mar Ca­ri­be, don­de na­ció.

Su amor por la fo­to­gra­fía fue ins­pi­ra­do por su ma­dre, una fo­tó­gra­fa. Vi­vian re­cuer­da ha­ber es­pe­ra­do en el au­to cuan­do su ma­dre en­con­tró al­go her­mo­so pa­ra to­mar una fo­to y es­cu­char las pa­la­bras que ella mis­ma di­ce aho­ra: “So­lo una fo­to más”.

Acer­ca de Io­nut

El al­ma sal­va­je, el ob­ser­va­dor de aven­tu­ras y el con­ver­sa­dor na­tu­ral. Io­nut tie­ne tan­ta ener­gía que te con­ven­ce­rá fá­cil­men­te pa­ra que va­yas a una aven­tu­ra con él. El hom­bre de 40 años vi­ve en Ita­lia des­de ha­ce quin­ce años, aun­que na­ció en Bu­ca­rest, Ru­ma­nia. El úl­ti­mo día del via­je nos en­te­ra­mos de que fue ga­lar­do­na­do con el tí­tu­lo de ‘Fo­tó­gra­fo del Año’ en ese país. “Cuan­do te­nía sie­te años, so­lía cor­tar los mar­cos de las fo­tos en uno de los ba­ños de mi ca­sa. Eso era lo úni­co que se me per­mi­tía ha­cer. Ahí es tam­bién don­de des­cu­brí la am­plia­do­ra de fo­tos y las so­lu­cio­nes quí­mi­cas que hi­cie­ron que la ma­gia su­ce­die­ra”, le di­jo a Me­tro. Cu­rio­so de ha­cer al­go más que cor­tar los mar­cos de fo­tos, se enamo­ró de la fo­to­gra­fía.

Lle­ga­da

Me­tro es­pe­ra­ba an­sio­sa­men­te que los ga­na­do­res del MPC 2017 lle­ga­ran a Is­lan­dia. Pe­ro una his­to­ria es­can­da­lo­sa le su­ce­dió a Io­nut. La ae­ro­lí­nea per­dió su equi­pa­je y se que­dó sin ro­pa, trí­po­de o fil­tros. “Ade­más, no es­ta­ba bien ves­ti­do, ya que ha­cía mu­cho ca­lor en Ita­lia”, re­cuer­da. El equi­po tu­vo que lle­var­lo al cen­tro co­mer­cial más cer­cano pa­ra com­prar to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra so­bre­vi­vir al frío del país.

DÍA UNO

To­mar el au­to­bús tu­rís­ti­co y atra­ve­sar el Círcu­lo de Oro de Is­lan­dia has­ta la pri­me­ra pa­ra­da en el Par­que Na­cio­nal de Thing­ve­llir. A con­ti­nua­ción, di­ri­gir­se ha­cia el fa­mo­so géi­ser, Struk­kos, y fi­nal­men­te lle­gar a la cas­ca­da de Gull­foss. Re­gre­sar al ho­tel al­re­de­dor de las 8 p.m. pa­ra una ce­na ca­lien­te, un po­co de vino y una bue­na no­che de sue­ño.

Eran las diez y me­dia, y el au­to­bús de la gi­ra no nos ha­bía re­co­gi­do en el ho­tel. Io­nut se es­ta­ba con­ge­lan­do y pre­fi­rió es­pe­rar den­tro don­de ha­cía más ca­lor. Des­pués de un tiem­po, Me­tro pu­do fi­nal­men­te con­ven­cer a la com­pa­ñía tu­rís­ti­ca de que re­co­gie­ra a to­dos pa­ra que se unie­ran al res­to de los miem­bros de la gi­ra. Vi­si­ta­mos to­dos los lu­ga­res pla­nea­dos, aun­que Vi­vian e Io­nut se sin­tie­ron frus­tra­dos, ya que no hu­bo tiem­po pa­ra to­mar fo­tos. Así que de­ci­di­mos al­qui­lar un co­che al día si­guien­te.

DÍA DOS

A las 8:20 a.m. ya es­tá­ba­mos en la re­cep­ción. Un buen ti­po nos lle­vó a las ofi­ci­nas de al­qui­ler de co­ches, y en unos mo­men­tos nos di­ri­gía­mos ha­cia la Laguna Azul. En el ca­mino nos sor­pren­die­ron los be­llos pai­sa­jes y... el es­ti­lo de con­duc­ción ita­liano de Io­nut. Des­pués de lle­gar, nos cam­bia­mos de ro­pa y nos sen­ti­mos afor­tu­na­dos de es­tar den­tro del agua ca­lien­te, dis­fru­tan­do de la com­pa­ñía del otro, la llu­via, la nie­ve, el sol e in­clu­so un ar­co iris. No que­ría­mos ir­nos, pe­ro aún ha­bía mu­cho que ex­plo­rar. ¡Así que sa­li­mos a la ca­rre­te­ra otra vez! Cua­tro ho­ras de her­mo­sos pai­sa­jes nos lle­va­ron a la cas­ca­da Sel­ja­lands­foss. Es­ta­ba llo­vien­do, pe­ro no im­pi­dió que los va­lien­tes ga­na­do­res del MPC hi­cie­ran una se­sión de fo­tos. Em­pa­pa­dos y con­ge­la­dos, nos di­ri­gi­mos ha­cia la se­gun­da cas­ca­da lla­ma­da Skó­ga­foss. Sin em­bar­go, es­ta­ba os­cu­re­cien­do mu­cho y tu­vi­mos que dar la vuel­ta y di­ri­gir­nos al ho­tel .... o al me­nos, eso es lo que pen­sá­ba­mos.

Fue al­re­de­dor de las 8 p.m. cuan­do Io­nut vio al­go en el cie­lo. Rá­pi­da­men­te se ba­jó del au­to sin apa­gar el mo­tor y sal­tó de la emo­ción. ¡Sí, la au­ro­ra bo­real! No po­día­mos creer­lo. Rá­pi­da­men­te, Io­nut y Vi­vian sa­ca­ron sus te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y em­pe­za­ron a to­mar fo­tos.

“¿Las per­se­gui­mos?” Pre­gun­tó Io­nut.

Y en po­co tiem­po es­tá­ba­mos con­du­cien­do a to­da ve­lo­ci­dad ha­cia ellas. La au­ro­ra bo­real nos guió has­ta Vik, ho­gar de la are­na ne­gra. Vi­vian e Io­nut sa­ca­ron su equi­po y co­lo­ca­ron sus trí­po­des. Po­día­mos oír el océano, res­pi­rar el ai­re frío, pe­ro só­lo po­día­mos ver os­cu­ri­dad a nues­tro al­re­de­dor. De­ci­di­mos se­guir per­si­guien­do las au­ro­ras bo­rea­les has­ta que las vi­mos jus­to en­ci­ma de no­so­tros. Una vez más, Vi­vian e Io­nut sa­ca­ron sus cá­ma­ras y se pre­pa­ra­ron pa­ra una se­sión de fo­tos de una ho­ra del es­pec­tácu­lo más bo­ni­to que ha­bía­mos vis­to. No tu­vi­mos una bue­na ce­na o vino esa no­che. Es­tá­ba­mos he­la­dos y can­sa­dos, pe­ro to­do va­lió la pe­na por­que tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de pre­sen­ciar al­go má­gi­co.

DÍA TRES

To­mar el au­to­bús tu­rís­ti­co pa­ra vi­si­tar la cos­ta sur de Is­lan­dia. Vi­si­tar los fa­mo­sos gla­cia­res Dyr­hó­laey y Vik, re­gre­sar al ho­tel a las 9 p.m. pa­ra una agra­da­ble y cá­li­da ce­na y 8 ho­ras de sue­ño.

A las 10:45 a.m. ya es­tá­ba­mos fue­ra del ho­tel. La pri­me­ra pa­ra­da fue un Kro­nan’s, un su­per­mer­ca­do... por­que los me­jo­res via­jes por ca­rre­te­ra in­clu­yen bo­ca­di­llos y ba­cha­ta! Lue­go nos di­ri­gi­mos ha­cia los gla­cia­res Mýr­dals­jö­kull y Ey­jaf­ja­lla­jö­kull. Eso fue co­mo un via­je de cua­tro ho­ras por ca­rre­te­ra, pe­ro cuan­do se via­ja con fo­tó­gra­fos, un via­je de cua­tro ho­ras se con­vier­te en uno de seis ho­ras, lleno de be­llos pai­sa­jes y aven­tu­ras. Ese día tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ver ar­co iris, cas­ca­das, ca­ba­llos is­lan­de­ses, mu­chas ove­jas, nie­ve, re­ba­ños y los gla­cia­res.

Ju­gar nun­ca es abu­rri­do

Vi­vian e Io­nut ven la vi­da en la luz, las for­mas, las pro­fun­di­da­des y los co­lo­res: de­ta­lles de la vi­da que nor­mal­men­te te ma­ra­vi­llan cuan­do eres un ni­ño. Y cuan­do te ha­ces ma­yor Si es­tás in­tere­sa­do en vi­si­tar un lu­gar con her­mo­sos pai­sa­jes na­tu­ra­les, via­ja a Is­lan­dia. Me­tro com­par­te al­gu­nos con­se­jos so­bre có­mo pa­sar un buen ra­to allí:

1. Des­haz­te del au­to­bús de la gi­ra, con­si­gue un co­che y ve­te de via­je.

2. Si ha­ces una pa­ra­da y ves tu­ris­tas, ve­te.

3. Prepare y des­car­gue una lis­ta de re­pro­duc­ción.

4. Si quie­res cap­tu­rar gran­des mo­men­tos, com­pra un gran smartp­ho­ne o una cá­ma­ra. Es­pe­cial­men­te si va a ca­zar au­ro­ras bo­rea­les.

5. Des­car­ga los ma­pas an­tes de par­tir.

6. Com­pra al­go de co­mi­da, cho­co­la­te y agua ¡Mu­cha! Con­fía en no­so­tros, la co­mi­da aca­ba­rá con cual­quier sen­sa­ción des­agra­da­ble y evi­ta­rá cual­quier ru­go­si­dad in­ne­ce­sa­ria.

7. Sa­be­lo: no se­rás ca­paz de pro­nun­ciar o en­ten­der la mi­tad de las pa­la­bras que te di­ce un is­lan­dés.

8. Cam­bia un po­co de di­ne­ro en el ae­ro­puer­to por pro­pi­nas, pe­ro po­drás pa­gar ca­si to­do con tu tar­je­ta de cré­di­to.

9. Nun­ca con­fíes en el cli­ma de Is­lan­dia.

te ol­vi­das de lo mágicos que son. Cuan­do te apa­sio­na al­go, se con­vier­te en un jue­go que siem­pre te gus­ta ju­gar. Nun­ca abu­rri­do, siem­pre di­ver­ti­do, nun­ca su­fi­cien­te. La pa­sión sa­ca a re­lu­cir al ni­ño que hay en ti. Al igual que un ni­ño de cin­co años, tú te ol­vi­da­rás de co­mer, dor­mir, man­te­ner­te ca­lien­te o in­clu­so de ir al ba­ño. So­lo cin­co mi­nu­tos más; so­lo una fo­to más; so­lo una pa­ra­da más; cual­quier ex­cu­sa es bue­na pa­ra se­guir ju­gan­do.

Nos ve­mos el año que vie­ne en Tai­lan­dia, Me­tro Pho­to Cha­llen­ge 2018 ga­na­do­res del Gran Pre­mio Mun­dial. No ol­vi­des par­ti­ci­par en

|VI­VIAN PAO­LA KAMPHUIS, GA­NA­DO­RA DE LA CA­TE­GO­RÍA LU­GA­RES DEL MPC2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.