La he­ren­cia abo­mi­na­ble del “re­ser­va­do”

Metro Ecuador (Guayaquil) - - EDITORAINVITADA (I) -

Por esen­cia y ra­zón de ser las ac­ti­vi­da­des del es­ta­do son pú­bli­cas, ex­cep­to aque­llas que por su na­tu­ra­le­za de­ben que­dar en la re­ser­va. Ad­mi­ta­mos que al­gu­nos asun­tos con­cer­nien­tes a la de­fen­sa na­cio­nal, ope­ra­cio­nes de in­te­li­gen­cia de los cuer­pos de se­gu­ri­dad en fa­se in­ves­ti­ga­ti­va, de­ben ser si­len­cia­das has­ta que se den los re­sul­ta­dos.

Exis­te una ley or­gá­ni­ca de trans­pa­ren­cia y ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca que se irres­pe­ta im­pu­ne­men­te por­que no tie­ne ca­pa­ci­dad san­cio­na­to­ria. Dia­rio El Uni­ver­so edi­to­ria­li­zó so­bre el te­ma de­nun­cian­do que so­lo en el año dos mil die­ci­séis hu­bo mil qui­nien­tos die­ci­nue­ve so­li­ci­tu­des de ac­ce­so a la in­for­ma­ción que fue­ron re­cha­za­das ale­gan­do la de­cla­ra­to­ria de re­ser­va. So­mos un país de chis­te, de bro­ma cruel.

Fun­cio­na­mos al re­vés de la ma­yo­ría de los paí­ses Có­mo po­de­mos ad­mi­tir que se man­ten­ga la re­ser­va en la com­pa­ñía de avia­ción es­ta­tal Ta­me pa­ra en­tre­gar in­for­ma­ción so­bre los cen­te­na­res de vue­los que efec­tuó Co­rrea y sus se­cua­ces que die­ron dos ve­ces la vuel­ta al mun­do, se­gún el mi­lla­je re­co­rri­do de­mo­crá­ti­cos del mun­do. Pa­re­cie­ra que aquí lo que el es­ta­do ha­ce pú­bli­co es la ex­cep­ción y la re­gla es la sos­pe­cho­sa “re­ser­va”. Uno de los fac­to­res que sig­ni­fi­có la caí­da del go­bierno co­mu­nis­ta to­ta­li­ta­rio de la Unión So­vié­ti­ca fue na­da me­nos que el Glas­nost, im­pul­sa­do por Mi­jaíl Gor­ba­chov. Esa pa­la­bra sig­ni­fi­ca­ba trans­pa­ren­cia y se con­vir­tió en el ca­ba­llo de ba­ta­lla de los de­mó­cra­tas que fi­nal­men­te ven­cie­ron al co­mu­nis­mo.

Có­mo po­de­mos ad­mi­tir que se man­ten­ga la re­ser­va en la com­pa­ñía de avia­ción es­ta­tal TA­ME pa­ra en­tre­gar in­for­ma­ción so­bre los cen­te­na­res de vue­los que efec­tuó Co­rrea y sus se­cua­ces que die­ron dos ve­ces la vuel­ta al mun­do, se­gún el mi­lla­je re­co­rri­do, y se es­con­da la lis­ta de los cien­tos de pa­sa­je­ros que lo acom­pa­ña­ban co­mo guar­dia de cho­que, gri­ta­do­res pro­fe­sio­na­les en los mí­ti­nes, y es­bi­rros de to­da la­ya así co­mo los cos­tos de esos pe­ri­plos por el pla­ne­ta. Es la ne­fas­ta he­ren­cia de un ré­gi­men que in­ten­tó es­con­der a los ecua­to­ria­nos su des­pil­fa­rro e in­mo­ra­li­dad.

Uno de los vi­cios de los go­bier­nos to­ta­li­ta­rios es de­cla­rar “re­ser­va­do” cual­quier ac­to, de­cre­to o acuer­do ad­mi­nis­tra­ti­vo, se­gún la con­ve­nien­cia del ré­gi­men o del fun­cio­na­rio que bus­ca el ocul­ta­mien­to de la in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.