Las cla­ves de un es­ti­lo hip­no­ti­zan­te

Metro Ecuador (Guayaquil) - - EDITORAINVITADA (I) -

Com­prar ro­pa pro­du­ce una sen­sa­ción si­mi­lar a la de dis­fru­tar de un buen bo­le­ro en la voz de Agus­tín La­ra o la mis­mí­si­ma Cha­ve­la Var­gas. Ha­ga el ejer­ci­cio, pón­ga­se los au­dí­fo­nos y ca­mi­ne en­tre los ana­que­les de la tien­da al rit­mo de

o de si pre­fie­re al­go más mo­derno, ani­ma­do e igual de sen­ti­men­tal, pe­ro in­fluen­cia­do por esos so­ni­dos, es­cu­che de Mon La­fer­te, quien le con­tó a PU­BLI­ME­TRO, co­mo edi­to­ra in­vi­ta­da, có­mo su ro­pa tam­bién ha­bla de su mú­si­ca.

La ro­pa trans­mi­te men­sa­jes, pro­du­ce emo­cio­nes y eso lo tie­ne cla­ro Mon: “Ha­blan­do de es­ti­lo y de ro­pa, prin­ci­pal­men­te, la ver­dad me di­vier­to mu­cho. Uso pu­ra ro­pa vie­ja; me voy a las fe­rias o a los tian­guis, in­clu­so, voy a los cló­sets de las ma­más de mis ami­gas y aga­rro lo que sea más vie­jo. Sien­to que son pie­zas úni­cas, que la te­la es más bo­ni­ta y me sien­to mu­cho más có­mo­da”, di­jo.

La es­té­ti­ca de la can­tau­to­ra ra­di­ca en gran par­te en su uni­ci­dad. Sus se des­ta­can por ser mul­ti­rre­fe­ren­cia­les, ecléc­ti­cos, ele­gan­tes, por ser po­co con­ven­cio­na­les. Y así lo mues­tra con los atuen­dos que sue­le lu­cir en sus pre­sen­ta­cio­nes y has­ta en lo que com­par­te por re­des so­cia­les, co­mo Ins­ta­gram, don­de tie­ne más de un mi­llón de se­gui­do­res. Mon La­fer­te re­in­ter­pre­ta los años cin­cuen­ta de una ma­ne­ra

y con­tem­po­rá­nea. De he­cho, se de­fi­ne a sí mis­ma co­mo una ar­tis­ta in­quie­ta, a la que le gus­ta ju­gar y ex­pe­ri­men­tar con las pren­das que sue­le usar. Mu­chos la com­pa­ran con Amy Wi­nehou­se, pe­ro la ver­dad es que Mon es un mez­cla de es­ti­lo pro­pio con gui­ños di­rec­tos a Bi­llie Ho­li­day, Fri­da Kah­lo y Edith Piaf, una de sus ar­tis­tas pre­fe­ri­das, con ves­ti­dos lle­nos de bri­llo y ele­gan­cia.

Otro se­llo ca­rac­te­rís­ti­co son las flo­res, que siem­pre tie­ne en su es­ti­lis­mo, ya sea en su ro­pa co­mo es­tam­pa­do o in­clu­so de to­ca­do en la ca­be­za (si ya vio fo­tos de Bi­llie Ho­li­day sa­be a lo que nos re­fe­ri­mos). Es­to es una cla­ra he­ren­cia de su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad, so­bre to­do vi­vien­do en un país co­mo Mé­xi­co, don­de las flo­res son un sím­bo­lo po­de­ro­so y sir­ven más que de to­ca­dos en la ca­be­za. Al­go que ella com­bi­na con el ma­qui­lla­je que re­cuer­da a Di­ta Von Tee­se. Pe­ro con la di­va so­lo com­par­te esa ele­gan­cia, por­que ella no ve en la mo­da os­ten­ta­ción, sino ori­gi­na­li­dad. Sí, Mon La­fer­te es una aman­te de la ro­pa de se­gun­da, lo de­jó muy cla­ro, pe­ro tam­bién es cohe­ren­te con su ve­ga­nis­mo, pues no usa una so­la pren­da que ten­ga piel de ani­mal, y le pa­re­ce ab­sur­do gas­tar tan­to di­ne­ro en al­go que al fi­nal de una tem­po­ra­da se des­he­cha. No cae en el ‘pe­ca­do’ del

“Pa­ra ser ho­nes­ta, no me pa­re­ce que se ten­ga que gas­tar tan­to di­ne­ro en ro­pa, de re­pen­te veo cuán­to cues­ta un ves­ti­do de mar­ca y me asom­bro, me da has­ta ver­güen­za in­ver­tir de­ma­sia­do en un pe­da­zo de te­la. Eso no sig­ni­fi­ca que no me gus­te la mo­da, de he­cho me en­can­ta, la dis­fru­to, la uso, pe­ro creo que no me gus­ta se­guir una mo­da, me gus­ta sen­tir­me bien”, ex­pli­có la can­tau­to­ra.

Pe­ro com­prar ro­pa de se­gun­da o re­uti­li­zar pren­das va más allá de un ca­pri­cho. Se­gún un in­for­me de es­te año de las Na­cio­nes Uni­das, la in­dus­tria de la mo­da, que mue­ve unos 2500 mi­llo­nes de dó­la­res en el mun­do, es una de las más con­ta­mi­nan­tes y una de las prin­ci­pa­les cul­pa­bles del ca­len­ta­mien­to glo­bal des­pués de la pe­tro­le­ra.

Por ejem­plo, pa­ra pro­du­cir un ki­lo de al­go­dón se ne­ce­si­tan por lo me­nos unos 10.000 li­tros de agua. Una ci­fra muy gra­ve si se pien­sa que la pren­da se­rá usa­da por un tiem­po y lue­go irá a la ba­su­ra, o se que­da­rá me­ti­da por siem­pre en el ar­ma­rio. Sin em­bar­go, hay for­mas de po­ner un gra­ni­to de are­na muy a lo Mon La­fer­te y es per­der­le el mie­do a la ro­pa usa­da.

En Co­lom­bia exis­ten los mer­ca­dos de pul­gas en don­de se en­cuen­tran re­li­quias pa­ra to­dos los gus­tos. Ese es un plan de do­min­go en ca­pi­ta­les co­mo Bogotá, con la Pla­za de Usa­quén, la Pla­za Es­pa­ña y los ‘se­gun­da­zos’ de Cha­pi­ne­ro; o en Me­de­llín, con La Mi­no­ris­ta, un es­pa­cio úni­co en el país que sir­ve siem­pre de re­fe­ren­cia pa­ra los aman­tes de la ro­pa usa­da.

Pe­ro en el país adop­ti­vo de Mon, Mé­xi­co, los fa­mo­sos tian­guis se ro­ban las mi­ra­das. Es­tos es­pa­cios, con un ori­gen prehis­pá­ni­co, ha­cen que cien­tos de me­xi­ca­nos y tu­ris­tas en­cuen­tren allí un es­ti­lo de vi­da, ten­gan en­cuen­tro cul­tu­ral y di­ver­so, ade­más de las me­jo­res pren­das de se­gun­da muy car­ga­das de ori­gi­na­li­dad.

Aun­que, pa­ra no ir más le­jos, las ven­ta­jas del in­ter­net y las re­des so­cia­les son tan am­plias que en la ma­yo­ría de La­ti­noa­mé­ri­ca la ven­ta y com­pra de ro­pa usa­da por esos me­dios es ca­da vez más po­pu­lar. De he­cho, pá­gi­nas co­mo Etsy mues­tran a que crean pie­zas ar­tís­ti­cas a tra­vés de pren­das de se­gun­da mano y Pin­te­rest, a su vez, da bue­nas ideas de DIY. Asi­mis­mo, hay pá­gi­nas en to­dos los idio­mas don­de se pue­den com­prar pren­das pa­ra dar­les un se­gun­do uso que van des­de lo ma­si­vo has­ta el lu­jo.

Lo des­de ha­ce mu­cho tiem­po, es más que com­prar so­lo ro­pa de se­gun­da. Es una ac­ción de cul­tu­ra sos­te­ni­ble –que no im­pli­ca com­prar a pre­cios ab­sur­dos–, en don­de se pue­den ha­llar ver­da­de­ros te­so­ros, pie­zas re­in­ter­pre­ta­das

y re­sig­ni­fi­ca­das a tra­vés de si­lue­tas o com­ple­men­tos. Ese en­can­to por la ro­pa y es­té­ti­cas de otros tiem­pos es lo que tam­bién de­fi­ne a Mon La­fer­te, quien ex­hi­be ver­da­de­ros te­so­ros vi­sua­les en sus en­sam­bles.

“Uso pu­ra ro­pa vie­ja; me voy a las fe­rias o a los tian­guis, in­clu­so, voy a los cló­sets de las ma­más de mis ami­gas y aga­rro lo que sea más vie­jo” Mon La­fer­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.