ES­TU­DIO TÉC­NI­CO

HU­ME­DAD CA­PI­LAR AS­CEN­DEN­TE EN EDI­FI­CA­CIO­NES

Mundo Constructor - - Editorial Contenidos - Co­la­bo­ra­ción: To­más Mo­ro­cho Lli­nín, in­ge­nie­ro ci­vil y más­ter en In­ge­nie­ría y Ad­mi­nis­tra­ción de la Construcción Fo­to­gra­fías: Shut­ters­tock

La de­gra­da­ción de la mam­pos­te­ría en edificios nue­vos o vie­jos es efec­to de sa­les y de hu­me­dad.

1. IN­TRO­DUC­CIÓN

La de­gra­da­ción de la mam­pos­te­ría (pa­re­des) de edificios nue­vos o de edad avan­za­da es el efec­to de sa­les y la pre­sen­cia de hu­me­dad. Impedir la ge­ne­ra­ción de es­ta pa­to­lo­gía es com­ple­jo, por lo que los procesos utilizados no siem­pre tie­nen la efi­ca­cia desea­da. La pre­sen­cia de hu­me­dad re­quie­re de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos hi­gro­tér­mi­cos pa­ra un tra­ta­mien­to ade­cua­do.

El si­guien­te tra­ba­jo in­ves­ti­ga­ti­vo des­cri­be las pa­to­lo­gías aso­cia­das con la hu­me­dad ca­pi­lar as­cen­den­te, y las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de las téc­ni­cas que se dis­po­nen pa­ra su in­ter­ven­ción.

1.1 Es­tu­dio pa­to­ló­gi­co

El cre­ci­mien­to de hu­me­dad en pa­re­des se ma­ni­fies­ta cuan­do es­tos ele­men­tos no es­truc­tu­ra­les es­tán en con­tac­to con el sue­lo sa­tu­ra­do (hú­me­do) o agua. El 100% de es­tas pa­to­lo­gías se da en el pri­mer ni­vel, es de­cir, en­tre el con­tra­pi­so y el ini­cio de la mam­pos­te­ría.

Ade­más, los ma­te­ria­les que com­po­nen la mam­pos­te­ría son sen­si­bles a es­te fe­nó­meno por su al­ta ca­pi­la­ri­dad. Por es­ta ra­zón, el agua su­be cuan­do no exis­te un cor­te que im­pi­da el as­cen­so pro­gre­si­vo por la pared.

La pre­sen­cia de sa­les es un fac­tor de de­gra­da­ción de los re­cu­bri­mien­tos (en­lu­ci­dos, ce­rá­mi­cas u otros ma­te­ria­les), que re­quie­ren de diag­nós­ti­cos y mé­to­dos de in­ter­ven­ción pa­ra ob­te­ner resultados efec­ti­vos.

1.2 Au­men­to de la hu­me­dad ca­pi­lar

Al­gu­nos de los fac­to­res pa­ra el au­men­to de la hu­me­dad son:

• Con­di­cio­nes cli­má­ti­cas

• Po­ro­si­dad de los ma­te­ria­les de mam­pos­te­ría

• Pre­sen­cia de sa­les

• Es­pe­sor de la mam­pos­te­ría

• Ma­te­rial uti­li­za­do en re­cu­bri­mien­tos

Las con­di­cio­nes medioambientales afec­tan el pro­ce­so de se­ca­do y tie­ne una gran in­fluen­cia en la hu­me­dad ca­pi­lar as­cen­den­te. En zo­nas de ma­yor hu­me­dad, el se­ca­do se desa­rro­lla con di­fi­cul­tad; por lo tan­to, la pro­gre­sión de ca­pi­la­ri­dad más rá­pi­da. Por el con­tra­rio, en zo­nas po­co hú­me­das, el se­ca­do es rápido y la pro­pa­ga­ción de hu­me­dad ca­pi­lar len­ta.

A ni­vel téc­ni­co, no hay di­fe­ren­cia en­tre la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re in­te­rior de las pa­re­des con el má­xi­mo ni­vel de hu­me­dad (100%). La di­fe­ren­cia de va­por de agua en la su­per­fi­cie me­nos la con­cen­tra­ción de va­por de agua en el ai­re es ce­ro.

Cas= Con­cen­tra­ción de va­por en la su­per­fi­cie Caa= Con­cen­tra­ción de va­por de agua en el ai­re

¹Cas – Caa = 0

La orien­ta­ción del edi­fi­cio an­te los ra­yos so­la­res jue­ga tam­bién un pa­pel im­por­tan­te, ya que la tem­pe­ra­tu­ra ori­gi­na­da por el ca­lor cam­bia la su­per­fi­cie de la mam­pos­te­ría a di­fe­ren­tes al­tu­ras de pro­pa­ga­ción de la hu­me­dad ca­pi­lar.

En pa­re­des que no re­ci­ben ca­lor, la ex­pan­sión de la hu­me­dad es ele­va­da. Adi­cio­nal a es­to, la ma­yo­ría de es­truc­tu­ras tie­nen una po­ro­si­dad muy al­ta, fac­tor que se de­ter­mi­na en re­la­ción a los hue­cos (po­ros y ca­na­les) de un ele­men­to y su vo­lu­men to­tal.

Los ma­te­ria­les ins­ta­la­dos en fa­cha­das e in­te­rio­res tie­nen una po­ro­si­dad al­ta, por lo que el in­gre­so de agua, así co­mo la ab­sor­ción es ele­va­da. Co­mo re­sul­ta­do, la can­ti­dad de agua que in­gre­sa por ab­sor­ción ca­pi­lar se­rá igual a la can­ti­dad que sale por eva­po­ra­ción. El es­pe­sor de la mam­pos­te­ría es­ta­ble­ce la al­tu­ra al­can­za­da por la hu­me­dad as­cen­den­te.

Ca­da vez que una pared se im­per­mea­bi­li­za en zo­nas don­de la hu­me­dad ca­pi­lar es no­to­ria dis­mi­nu­ye la eva­po­ra­ción; por lo tan­to, se ele­va el ni­vel de la hu­me­dad as­cen­den­te. Es­to significa que cuan­to me­jor es el re­cu­bri­mien­to permea­ble, más al­ta es la hu­me­dad.

A con­ti­nua­ción se pre­sen­ta un es­tu­dio rea­li­za­do en pa­re­des con di­fe­ren­tes re­cu­bri­mien­tos, don­de se ob­ser­va ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­to­ló­gi­cas va­ria­das. Los resultados son cla­ros y per­mi­te de­cir que cuan­to más es el re­cu­bri­mien­to permea­ble, más al­to es el ni­vel al­can­za­do por el fren­te hú­me­do.

2. ME­TO­DO­LO­GÍA DE IN­TER­VEN­CIÓN

Es­tos son los mé­to­dos de in­ter­ven­ción:

• Cor­te hí­dri­co

• In­yec­cio­nes epo­xi­cas (quí­mi­cas) • Im­per­mea­bi­li­za­cio­nes

Pa­ra la efi­ca­cia de los mé­to­dos, se de­be ana­li­zar ca­da una de las téc­ni­cas uti­li­za­das, la di­fi­cul­tad de apli­ca­ción y el cos­to de in­ter­ven­ción en obra.

En la fi­gu­ra 1 se ob­ser­va el cor­te en la mam­pos­te­ría a un tra­mo de 50 cm. pa­ra co­lo­car ba­rre­ras quí­mi­cas, que im­pi­den el as­cen­so de la hu­me­dad ca­pi­lar. Es­ta ba­rre­ra es un adi­ti­vo im­per­mea­bi­li­zan­te. La in­ter­ven­ción se rea­li­za des­de la ba­se has­ta una al­tu­ra de 40 cm. y lue­go se pro­ce­de a ha­cer un arre­glo con las mis­mas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas de la mam­pos­te­ría exis­ten­te. Se re­pi­te el pro­ce­di­mien­to nue­va­men­te en tramos de 50 cm.

Otro sis­te­ma de in­ter­ven­ción pa­ra blo­quear la pre­sen­cia de hu­me­dad es in­yec­tar epo­xi­cos quí­mi­cos co­mo ba­rre­ra im­permea­ble, co­mo se ob­ser­va en la fi­gu­ra 2. Es­ta in­ter­ven­ción con­sis­te en per­fo­rar la mam­pos­te­ría, en la ba­se, pa­ra in­yec­tar el pro­duc­to quí­mi­co.

El ter­cer sis­te­ma se tra­ta en in­ser­tar pla­cas de ace­ro inoxi­da­ble en la mam­pos­te­ría, co­mo se ob­ser­va en la fi­gu­ra 3. Es­te mé­to­do con­sis­te en per­fo­rar la pared e in­ser­tar la pla­ca on­du­la­da a pre­sión, con­vir­tién­do­se en una ba­rre­ra que im­pi­da la as­cen­den­cia de la hu­me­dad ca­pi­lar.

La in­yec­ción se rea­li­za de dos ma­ne­ras:

• 2/3 del es­pe­sor de la mam­pos­te­ría • 1/3 del es­pe­sor de la mam­pos­te­ría

Las in­yec­cio­nes se rea­li­zan a ca­da 10 y 20 cm y a una al­tu­ra de 30 a 40 cm.

2.1 Ocul­ta­ción de ano­ma­lías

Cuan­do no hay po­si­bi­li­da­des de ac­tuar so­bre las cau­sas que sub­ya­cen a la hu­me­dad as­cen­den­te, se pue­de elegir un pro­ce­so al­ter­na­ti­vo. Es­te con­sis­te en la co­lo­ca­ción de una mam­pos­te­ría ex­te­rior de ma­te­rial po­ro­so, a fin de fa­ci­li­tar las con­di­cio­nes de la su­per­fi­cie de eva­po­ra­ción. Sin em­bar­go, pue­de apa­re­cer eflo­res­cen­cias en la mam­pos­te­ría.

Otro mé­to­do uti­li­za­do son los duc­tos de ven­ti­la­ción pe­ri­me­tra­les, los cua­les son de 20 X 20 cm. Es­te per­mi­ti­rá la eva­po­ra­ción de hu­me­dad e im­pe­di­rá la as­cen­den­cia de la hu­me­dad ca­pi­lar.

3. CON­CLU­SIO­NES

La prin­ci­pal con­clu­sión de es­te es­tu­dio, rea­li­za­do en ba­se a ex­pe­rien­cias y arre­glos pa­to­ló­gi­cos en obra, es que el au­men­to de hu­me­dad se con­vier­te en uno de los ma­yo­res fac­to­res de de­gra­da­ción de re­cu­bri­mien­tos de mam­pos­te­ría.

Las téc­ni­cas de in­ter­ven­ción han de­mos­tra­do que la co­lo­ca­ción de un

sis­te­ma de ven­ti­la­ción en am­bos la­dos de la mam­pos­te­ría con­du­ce a una dis­mi­nu­ción de hu­me­dad. No obs­tan­te, la téc­ni­ca es útil de­pen­dien­do de ca­da ca­so o di­se­ño de la es­truc­tu­ra de­ter­mi­na­da. An­tes de dar un diag­nós­ti­co y la po­si­ble so­lu­ción es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un es­tu­dio de la edi­fi­ca­ción, tan­to de los ele­men­tos es­truc­tu­rar­les co­mo los no es­truc­tu­ra­les. Pue­de ser que al­gu­na mam­pos­te­ría com­pro­me­ta la es­ta­bi­li­dad de la edi­fi­ca­ción. Tam­bién se de­be usar mo­de­los de cálcu­lo pa­ra sa­ber: lon­gi­tud y al­tu­ra del ca­nal, ve­lo­ci­dad de cir­cu­la­ción de ai­re, es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas de los epo­xi­cos a uti­li­zar y mé­to­do de in­yec­ción.

Un es­tu­dio pa­to­ló­gi­co in­vo­lu­cra mu­chas pro­fe­sio­na­les pa­ra dar un diag­nós­ti­co op­ti­mis­ta o pe­si­mis­ta de una es­truc­tu­ra o par­te de ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.