PRI­ME­ROS PA­SOS HA­CIA

UNA CONSTRUCCIÓN SOS­TE­NI­BLE

Mundo Constructor - - Construcción Comercial - Co­la­bo­ra­ción: So­fía Chá­vez/ Fo­to­gra­fías: Mu­tua­lis­ta Pi­chin­cha - Fran­cis­co Ja­rrín - Eduar­do Nar­na­jo

He­rra­mien­ta lo­cal pa­ra me­dir el im­pac­to de la construcción

Si bien es cier­to que la construcción ge­ne­ra un im­pac­to po­si­ti­vo en la eco­no­mía, no se pue­de de­cir lo mis­mo cuan­do se tra­ta del eco­sis­te­ma. El desecho de ma­te­ria­les, la ex­pul­sión de ga­ses con­ta­mi­nan­tes y el uso in­dis­cri­mi­na­do de re­cur­sos no re­no­va­bles son al­gu­nas de las prác­ti­cas fre­cuen­tes de es­ta ac­ti­vi­dad.

Es­ta si­tua­ción alar­mó ha­ce al­gu­nos años a Mu­tua­lis­ta Pi­chin­cha. “No­so­tros so­mos los res­pon­sa­bles de don­de los clien­tes in­vier­ten el di­ne­ro. Te­ne­mos que ser muy cau­tos en el ti­po de pro­yec­tos en los que par­ti­ci­pa­mos “, ex­pli­ca Pa­me­la Quin­te­ro, ge­ren­te de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial de es­ta ins­ti­tu­ción.

Bus­car las he­rra­mien­tas in­di­ca­das, pa­ra me­dir el im­pac­to am­bien­tal de sus obras, fue el re­to que se pro­pu­so es­ta en­ti­dad ban­ca­ria. Las guías de im­ple­men­ta­ción lo hi­cie­ron ba­jo la di­rec­triz de Ve­ró­ni­ca Reed, es­pe­cia­lis­ta en construcción sus­ten­ta­ble. La ex­per­ta pro­pu­so desa­rro­llar un sis­te­ma de me­di­ción na­cio­nal, ya que las cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les no es­ta­ban en­fo­ca­das en vi­vien­da y la reali­dad lo­cal era dis­tan­te.

En el 2013 el sis­te­ma en lí­nea Sis­te­ma de Eva­lua­ción Am­bien­tal (www.sea. ec) fue lan­zan­do pa­ra be­ne­fi­cio de los clien­tes de Mu­tua­lis­ta Pi­chin­cha, tras

ha­cer prue­bas en cin­co de sus pro­yec­tos. Es­te fue un impulso pa­ra dar in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos a los cons­truc­to­res y a los clien­tes fi­na­les.

El sis­te­ma eva­lúa nue­ve as­pec­tos, so­bre un pun­ta­je de 100 pun­tos, pa­ra la en­tre­ga de la cer­ti­fi­ca­ción. El pro­ce­so es au­di­ta­do por la fir­ma au­di­to­ra KPMG (es­pa­ño­la) y ana­li­za el uso del sue­lo, ac­ce­si­bi­li­dad a trans­por­te, ni­ve­les de bie­nes­tar, efi­cien­cia en el uso del agua, op­ti­mi­za­ción de ener­gía, uso res­pon­sa­ble de ma­te­ria­les y re­cur­sos, ma­ne­jo ade­cua­do de desechos, re­duc­ción de con­ta­mi­na­ción y efi­cien­cia en procesos.

“Exis­te una al­ta re­sis­ten­cia a la construcción sus­ten­ta­ble por des­co­no­ci­mien­to o por­que cier­tas tec­no­lo­gías son más cos­to­sas”, ex­pli­ca la ge­ren­te de Mu­tua­lis­ta Pi­chin­cha. Fren­te a es­ta reali­dad, Mu­tua­lis­ta Pi­chin­cha creó una política que be­ne­fi­cie a los cons­truc­to­res con una va­ria­ción de 1,5% en la ta­sa de in­te­rés y apo­yo pu­bli­ci­ta­rio pa­ra pro­mo­cio­nar la obra; mien­tras pa­ra los clien­tes fi­na­les se ofre­ció un pun­to me­nos en la ta­sa de arran­que, fi­nan­cia­mien­to has­ta el 80% del in­mue­ble y apo­yo en gas­tos le­ga­les.

Pri­mer es­pa­cio del país en ob­te­ner una cer­ti­fi­ca­ción LEED

An­to­nio Na­ran­jo, un ar­qui­tec­to que re­gre­só de Estados Uni­dos des­pués de ha­cer una maes­tría en Sus­ten­ta­bi­li­dad, em­pren­dió un pro­yec­to de gran re­le­van­cia pa­ra Quito.

En la Gre­go­rio de Bobadilla y Gran­da Cen­teno se en­cuen­tra un edi­fi­cio de cua­tro pi­sos: ENNE Ar­qui­tec­tos Di­se­ño & Construcción, que com­par­te tres plan­tas con un ho­tel ‘bou­ti­que'. A sim­ple vis­ta no pa­re­ce di­fe­ren­ciar­se de otras edi­fi­ca­cio­nes, pe­ro bas­ta re­co­rrer­lo pa­ra en­ten­der su im­por­tan­cia den­tro del con­tex­to urbano. Fue el pri­mer es­pa­cio ar­qui­tec­tó­ni­co en Ecua­dor en ob­te­ner una cer­ti­fi­ca­ción LEED (pla­ta).

El #593 fue an­ti­gua­men­te una fá­bri­ca de cho­co­la­tes. Aun­que las má­qui­nas desaparecieron y el aro­ma a ca­cao es im­per­cep­ti­ble, to­da­vía se man­tie­ne su es­truc­tu­ra prin­ci­pal. La in­ter­ven­ción del lu­gar se ma­ne­jó ba­jo el con­cep­to de “con­ser­var el ma­yor nú­me­ro de ele­men­tos”. Pa­ra eso se to­ma­ron en cuen­ta as­pec­tos co­mo el im­pac­to del si­tio, la uti­li­za­ción del agua, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, la se­lec­ción de ma­te­ria­les, el pro­ce­so cons­truc­ti­vo y la ca­li­dad del am­bien­te in­te­rior.

La ubi­ca­ción del te­rreno fue de­ter­mi­nan­te. Su lo­ca­li­za­ción está den­tro del pe­rí­me­tro urbano, don­de es sen­ci­llo ac­ce­der a trans­por­te pú­bli­co y mo­vi­li­zar­se. Una de las de­ci­sio­nes fue eli­mi­nar los par­quea­de­ros y re­em­pla­zar­los por bi­ci­cle­tas.

Des­de la entrada se evi­den­cia que na­da es al azar; to­do tie­ne una ra­zón de ser. Inodo­ros do­ble ‘flush' con un aho­rro del 60% de agua, gri­fe­rías que fun­cio­nan ba­jo pre­sión de ai­re, un sis­te­ma que re­co­lec­ta el agua llu­via y es­pe­jos de agua son al­gu­nos de los es­fuer­zos que se han he­cho en es­ta ma­te­ria. “El aho­rro glo­bal de lí­qui­do vi­tal es del 40%”, di­ce An­to­nio.

Par­te im­por­tan­te de la construcción sos­te­ni­ble es la con­cien­ti­za­ción. Los co­rre­do­res son los úni­cos lu­ga­res don­de se en­cuen­tran sen­so­res en los co­rre­do­res, en el res­to de áreas las per­so­nas tie­nen con­trol de los dis­po­si­ti­vos de ilu­mi­na­ción, con cer­ti­fi­ca­ción Energy Star.

En lo que res­pec­ta a ma­te­ria­les de construcción se uti­li­zó desechos de la fun­di­ción de la lo­sa co­mo pie­dra, se ins­ta­ló pi­so flo­tan­te, se apli­ca­ron la­cas es­pe­cia­les pa­ra no con­ta­mi­nar el ai­re y se man­tu­vo el pi­so de hor­mi­gón de la fá­bri­ca.

El pro­ce­so de edi­fi­ca­ción tam­bién tu­vo su lu­gar. En es­ta eta­pa se to­mó en cuen­ta la ca­li­dad de vi­da de los tra­ba­ja­do­res de la obra, cui­dan­do su sa­lud a tra­vés de nor­mas in­ter­na­cio­na­les de edi­fi­ca­ción.

El am­bien­te, al in­te­rior, es agra­da­ble. Gra­cias a un vi­drio ti­po sán­du­che, du­ran­te las no­ches el ca­lor se con­cen­tra y en el día hay más cir­cu­la­ción de ai­re. Es­to su­ma­do a sen­so­res de CO2, aumenta los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad. “Aquí es cuan­do la Ar­qui­tec­tu­ra se con­vier­te en una In­ge­nie­ría, cuan­do el con­cep­to se plasma de for­ma pre­ci­sa pa­ra me­dir el aho­rro”, fi­na­li­za.

Con­vic­ción ver­de,así es Car­lo­ta

En­cla­va­do en el Cen­tro His­tó­ri­co de

Quito exis­te un pa­raí­so ver­de, des­ti­na­do a sa­tis­fa­cer a la cre­cien­te ola de tu­ris­tas, principalmente eu­ro­peos, que exi­ge ex­pe­rien­cias 100% sos­te­ni­bles. Car­lo­ta, edi­fi­ca­ción con 111 años de vi­da, con­ver­ti­da hoy en un ex­qui­si­to ho­tel de autor, ex­po­ne en 650 m2 lo me­jor de las es­tra­te­gias am­bien­ta­les.

El eclec­ti­cis­mo de su di­se­ño pue­de ser opa­ca­do por to­do el con­cep­to am­bien­tal con que na­ció. Sus 12 ha­bi­ta­cio­nes y áreas co­mu­nes se ali­men­tan de ener­gía so­lar lim­pia. La pa­ne­le­ría tras­lú­ci­da fue im­por­ta­da des­de Ca­li­for­nia, EE.UU. y ali­men­ta al ho­tel con el 30% de ener­gía (en ca­so de un apa­gón se man­ten­dría ser­vi­cios y ope­ra­ción), mien­tras que el agua de du­chas y la­va­ma­nos pa­sa por un pro­ce­so de eli­mi­na­ción de im­pu­re­zas. En efec­to, es­te sis­te­ma avan­za­do de fil­tra­ción y re­ci­cla­je de agua per­mi­te la re­co­lec­ción de aguas gri­ses pa­ra su uso en inodo­ros. El ob­je­ti­vo: re­du­cir el con­su­mo de lí­qui­do en un 50%.

La con­vic­ción ver­de de Car­lo­ta es glo­bal. Las pie­zas sa­ni­ta­rias y gri­fe­ría, por ejem­plo, son de al­ta efi­cien­cia y cer­ti­fi­ca­das por Wa­ter Sen­se. Re­na­to So­li­nes y su es­po­sa Ve­ró­ni­ca Reed, ca­be­zas del pro­yec­to, de­pu­ran la idea de sos­te­ni­bi­li­dad, que se es­con­den en ca­da es­pa­cio del ho­tel.

“Se re­cu­pe­ró to­do el ma­te­rial po­si­ble de la obra, que se vi­sua­li­za por ejem­plo en los pi­sos ori­gi­na­les con­ver­ti­dos en pie­zas de di­se­ño”. Tam­bién hay otros ma­te­ria­les re­cu­pe­ra­dos: es­truc­tu­ras de hie­rro y al­gu­nas vi­gas son tu­bos de perforación en la ex­trac­ción de pe­tró­leo. O, co­mo ocu­rre en el ca­so de los mue­bles y aca­ba-

dos, hay di­se­ños rea­li­za­dos ex­clu­si­va­men­te pa­ra ca­da ha­bi­ta­ción u otros re­cu­pe­ra­dos, que per­te­ne­cie­ron a la ca­so­na y que da­tan de los años 50 y 60. De igual ma­ne­ra, to­da la es­truc­tu­ra fue re­cu­pe­ra­da y man­te­ni­da pa­ra pre­ser­var la at­mós­fe­ra ori­gi­nal de la edi­fi­ca­ción, mien­tras re­du­ce el im­pac­to am­bien­tal.

A ello se su­ma la ven­ti­la­ción e ilu­mi­na­ción na­tu­ral que po­seen las ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das y es­pa­cios co­mu­nes; la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial es LED y los equi­pos co­mo te­le­vi­so­res, se­ca­do­res de pe­lo o ca­len­ta­do­re­son de ba­jo con­su­mo con cer­ti­fi­ca­ción Energy Star. Fi­nal­men­te, los es­pa­cios co­mu­nes in­clu­yen un huer­to pa­ra pro­duc­ción de co­mes­ti­bles lo­ca­les y or­gá­ni­ca, que son par­te in­te­gral del me­nú y pro­duc­tos del Bis­tro, Tien­da y Loun­ge.

Sí, Car­lo­ta tie­ne to­do pa­ra ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción Lea­ders­hip in Energy & En­vi­ron­men­tal De­sign (LEED), que mi­de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, el uso de sis­te­mas gías al­ter­na­ti­vos, la me­jo­ra de la ca­li­dad am­bien­tal in­te­rior, la efi­cien­cia del con­su­mo de agua, el desa­rro­llo sos­te­ni­ble de los es­pa­cios li­bres de la par­ce­la y la se­lec­ción de ma­te­ria­les. Ya está muy cer­ca a lo­grar­lo.

El Ama­zo­nas Park, uno de los pro­yec­tos de Mu­tua­lis­ta Pi­chin­cha que fue eva­lua­do ba­jo la cer­ti­fi­ca­ción SEA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.