DE­SA­YU­NOS UR­BA­NOS MUL­TI ‘STAKEHOLDERS’

NUE­VA AGEN­DA UR­BA­NA Y GÉ­NE­RO

Mundo Constructor - - Construcción Comercial - Co­la­bo­ra­ción: Dra. Mo­ni Pi­za­ni, Na­cio­nes Uni­das

Las con­fe­ren­cias mun­dia­les son es­pa­cios tras­cen­den­ta­les pa­ra las co­mu­ni­da­des. Son mo­men­tos en los que se tra­zan los ho­ri­zon­tes de desa­rro­llo y se plan­tean, en un es­ce­na­rio glo­bal, las ne­ce­si­da­des y las as­pi­ra­cio­nes que te­ne­mos co­mo co­lec­ti­vos. Des­de el sis­te­ma de las Na­cio­nes Uni­das las en­ten­de­mos co­mo diá­lo­gos, don­de el ma­yor nú­me­ro de vo­ces son es­cu­cha­das por el bien co­mún.

El pro­ce­so pa­ra lle­gar a HA­BI­TAT III ha si­do par­ti­cu­lar­men­te abier­to, y a su al­re­de­dor se ha lo­gra­do ge­ne­rar es­pa­cios pa­ra que di­fe­ren­tes ac­to­res plan­teen, des­de sus di­ver­sos pun­tos de vis­ta, los te­mas que no pue­den fal­tar en la Nue­va Agen­da Ur­ba­na. La construcción de ciu­da­des in­clu­si­vas y sos­te­ni­bles re­quie­re de la par­ti­ci­pa­ción de to­das las per­so­nas, pues se tra­ta del ejer­ci­cio de un de­re­cho hu­mano fun­da­men­tal. Des­de ONU Mu­je­res im­pul­sa­mos la in­cor­po­ra­ción de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en to­dos los es­pa­cios de la vi­da, tan­to en la es­fe­ra de lo pú­bli­co co­mo en la vi­da pri­va­da; des­de la construcción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas has­ta la vi­ven­cia y la apli­ca­ción dia­ria de es­tas.

Un po­co más de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial so­mos mu­je­res; sin em­bar­go, mu­chas de­ci­sio­nes se to­man sin pen­sar en las im­pli­ca­cio­nes que es­tas tie­nen pa­ra no­so­tras. To­da­vía no for­ma­mos par­te de las con­ver­sa­cio­nes de for­ma de­mo­crá­ti­ca e igua­li­ta­ria. Por eso, en la Nue­va Agen­da Ur­ba­na in­cor­po­ra nues­tras vi­sio­nes, ex­pe­rien­cias y de­man­das.

His­tó­ri­ca­men­te he­mos si­do ex­clui­das de los procesos de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, lo que con­tri­bu­ye a exis­ten­cia de bre­chas de gé­ne­ro que se pue­den evi­den­ciar en: vio­len­cia con­tra mu­je­res en es­pa­cios pú­bli­cos y pri­va­dos, man­te­ni­mien­to de la fe­mi­ni­za­ción de la po­bre­za, tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do sin va­lo­ra­ción so­cial ni política, con­trol li­mi­ta­do so­bre ac­ti­vos, par­ti­ci­pa­ción de­sigual en la to­ma de de­ci­sio­nes, ma­yor car­ga de tra­ba­jo, ba­rre­ras pa­ra ac­ce­der a la educación, em­pleo y a la pro­pie­dad, en­tre otras.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­ta bre­cha, las mu­je­res en su di­ver­si­dad se be­ne­fi­cian me­nos que los hom­bres del pro­ce­so de ur­ba­ni­za­ción. Es­ta ex­clu­sión im­pi­de que los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos go­cen del ta­len­to, co­no­ci­mien­to, vi­sión y ex­pe­rien­cia de la mi­tad de la po­bla­ción.

Una Nue­va Agen­da Ur­ba­na de­be construirse so­bre la ba­se de la igual­dad y la im­pe­ran­te ne­ce­si­dad de que to­das las per­so­nas po­da­mos ejer­cer nues­tros de­re­chos hu­ma­nos sin di­fe­ren­cia, que ten­ga­mos las mis­mas opor­tu­ni­da­des de ser par­tí­ci­pes de una nue­va vi­sión del desa­rro­llo urbano, pa­ra ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad de las ciu­da­des, la de­mo­cra­cia y jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.