Ava­lar la ca­li­dad

DE LOS MA­TE­RIA­LES DE CONS­TRUC­CIÓN EN UN LA­BO­RA­TO­RIO DE EN­SA­YO

Mundo Constructor - - Hormigón Y Cemento - Co­la­bo­ra­ción: Ing. Ale­xan­der Ca­de­na, Coor­di­na­dor Téc­ni­co del Ins­ti­tu­to Ecua­to­riano del Ce­men­to y del Hor­mi­gón

El so­por­te de un la­bo­ra­to­rio de ma­te­ria­les de cons­truc­ción es fun­da­men­tal pa­ra mi­ni­mi­zar la vul­ne­ra­bi­li­dad de una in­fra­es­truc­tu­ra. El co­rrec­to aná­li­sis ga­ran­ti­za ca­li­dad y sos­te­ni­bi­li­dad de la obra, y la res­pon­sa­bi­li­dad del cons­truc­tor.

Un prin­ci­pio bá­si­co, que de­be co­no­cer to­do es­pe­cia­lis­ta en ma­te­ria­les, es en­ten­der que la re­sis­ten­cia del hor­mi­gón se de­ter­mi­na me­dian­te la com­pre­sión de ci­lin­dros es­tan­da­ri­za­dos; mien­tras que la re­sis­ten­cia del ce­men­to a tra­vés de la com­pre­sión de cu­bos de mortero.

En el hor­mi­gón no so­lo se rea­li­zan en­sa­yos al pro­duc­to fi­nal, sino tam­bién a sus ma­te­rias pri­mas: are­na, ri­pio, ce­men­to, agua de mez­cla­do e in­clu­so adi­ti­vos que nor­mal­men­te se aña­den.

Las prue­bas de la­bo­ra­to­rio de­mos­tra­rán el com­por­ta­mien­to y re­sis­ten­cia del hor­mi­gón en ca­so de un even­to, co­mo un sis­mo, y ga­ran­ti­za­rá seguridad".

El agre­ga­do grue­so (ri­pio), por ejem­plo, cum­ple fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas co­mo ocu­par ma­yor vo­lu­men en la mez­cla o pro­por­cio­nar su re­sis­ten­cia ca­rac­te­rís­ti­ca. Por es­ta ra­zón, es ne­ce­sa­rio co­no­cer su ap­ti­tud an­te su uso. La de­ter­mi­na­ción del por­cen­ta­je de des­gas­te me­dian­te prue­bas de abra­sión es un re­sul­ta­do que se­ña­la in­di­rec­ta­men­te la re­sis­ten­cia me­cá­ni­ca que pue­de so­por­tar, así co­mo el en­sa­yo de co­lo­ri­me­tría en el agre­ga­do fino (are­na) es­ta­ble­ce­rá si es­te con­tie­ne im­pu­re­zas or­gá­ni­cas que aten­ten en con­tra de la mez­cla.

El ce­men­tan­te es el ma­te­rial más im­por­tan­tes en una mez­cla de hor­mi­gón, sin qui­tar im­por­tan­cia a los de­más in­gre­dien­tes. Su fun­ción es dar­le vi­da a lo que co­no­ce­mos co­mo hor­mi­gón gra­cias a sus pro­pie­da­des. Pa­ra ve­ri­fi­car su ca­li­dad, se apli­can en­sa­yos es­ta­ble­ci­dos en las nor­mas INEN 152, 490 y 2380, que per­mi­ten de­fi­nir la fi­nu­ra del ce­men­to, re­sis­ten­cia, ex­pan­sión, ca­lor de hidratación, tiem­pos de fra­gua­do, con­sis­ten­cia, etc.

los re­qui­si­tos so­li­ci­ta­dos. El con­trol de ca­li­dad no so­lo se ve­ri­fi­ca­rá en la­bo­ra­to­rio y plan­ta, sino que tam­bién se­rá ne­ce­sa­rio rea­li­zar una ins­pec­ción ex­haus­ti­va en obra.

Exis­te otra gran can­ti­dad de prue­bas que se apli­can an­tes, du­ran­te y des­pués del pro­yec­to co­mo las de mam­pues­tos, mortero de en­lu­ci­do e in­yec­ción, hor­mi­gón pro­yec­ta­do, ex­trac­ción de nú­cleos y an­cla­jes, que re­quie­ren del es­tu­dio de nue­vas tec­no­lo­gías en ba­se a las nor­mas vi­gen­tes.

Es im­por­tan­te se­ña­lar que te­ner una con­duc­ta in si­tu ga­ran­ti­za la ca­li­dad de la obra y la apli­ca­ción del se­gui­mien­to téc­ni­co del ma­te­rial que se uti­li­za­rá pa­ra construir.

Si­los de aco­pio del ma­te­rial.

Pro­ce­so de en­sa­yos de agre­ga­dos.

Apro­xi­ma­ción de tem­pe­ra­tu­ra del ce­men­to.

En­sa­yo de con­sis­ten­cia nor­mal.

Me­sa de flu­jo.

Cono y pi­són nor­ma­dos.

De­ter­mi­na­ción del es­ta­do SSS.G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.