PRE­LI­MI­NA­RES

UN OA­SIS EN EL JAR­DÍN BO­TÁ­NI­CO DE QUI­TO

Mundo Constructor - - Contenidos - Por: Ca­ro­li­na Ji­jón, Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va del Jar­dín Bo­tá­ni­co de Qui­to y Arq. So­fía Chi­ri­bo­ga Fo­tos: cortesía Jar­dín Bo­tá­ni­co de Qui­to

La ver­sa­ti­li­dad de la ar­qui­tec­tu­ra de con­te­ne­do­res: una nue­va for­ma de cons­truir en nues­tro país.

En el Jar­dín Bo­tá­ni­co de Qui­to se han rea­li­za­do 7 ex­hi­bi­cio­nes tem­po­ra­les de Bon­sái y cua­tro se­mi­na­rios in­ter­na­cio­na­les so­bre es­te ar­te bo­tá­ni­co. Es­tas ex­po­si­cio­nes se han ca­rac­te­ri­za­do por la be­lle­za de sus ár­bo­les, so­bre to­do por su di­se­ño, es­ti­lo y ca­li­dad de los ejem­pla­res.

El Mu­seo Per­ma­nen­te de Bon­sái, abrió sus puer­tas al pú­bli­co el 4 de ma­yo de 2017; y ha si­do con­si­de­ra­do por ex­per­tos maes­tros bon­sais­tas in­ter­na­cio­na­les co­mo el me­jor de La­ti­noa­mé­ri­ca, lo que im­pli­ca un com­pro­mi­so ma­yor pa­ra el Jar­dín Bo­tá­ni­co de Qui­to de man­te­ner es­ta mues­tra que ex­hi­be al­re­de­dor de 100 ár­bo­les, al­gu­nos de has­ta 50 años de edad, de va­ria­das es­pe­cies co­mo

ju­ní­pe­ros, pi­nos, bu­gan­vi­llas, ade­más de es­pe­cies na­ti­vas co­mo arra­yán, gua­ya­cán y fru­ta­les con man­za­nas en mi­nia­tu­ra.

Es­te mu­seo se cons­tru­yó gra­cias a la ge­ne­ro­sa do­na­ción de Rut­hie Hor­vath, bon­sais­ta de im­por­tan­te tra­yec­to­ria. Los ejem­pla­res ex­pues­tos per­te­ne­cen a co­lec­cio­nes pri­va­das de los miem­bros de la Aso­cia­ción Club Bon­sái de Qui­to, quie­nes ge­ne­ro­sa­men­te com­par­ten sus me­jo­res ár­bo­les en mi­nia­tu­ra y los ex­hi­ben pa­ra el dis­fru­te de los qui­te­ños y del pú­bli­co en ge­ne­ral.

Su in­fra­es­truc­tu­ra, ela­bo­ra­da com­ple­ta­men­te de bam­bú, es­tu­vo a car­go de Macarena y So­fía Chi­ri­bo­ga, in­no­va­do­ras ar­qui­tec­tas ecua­to­ria­nas que han ve­ni­do es­pe­cia­li­zán­do­se en pro­yec­tos de cons­truc­ción con es­te ma­te­rial. Asi­mis­mo, el Ecua­dor cuen­ta con es­pe­cies de bam­bú de muy al­ta ca­li­dad; sus pro­pie­da­des de fuer­za, fle­xi­bi­li­dad, re­sis­ten­cia y sos­te­ni­bi­li­dad lo con­vier­ten en un ele­men­to idó­neo pa­ra la cons­truc­ción, pues no so­lo ha­ce po­si­ble la crea­ción de es­pa­cios cá­li­dos y na­tu­ra­les sino que ade­más, cuen­ta con cua­li­da­des sis­mo­re­sis­ten­tes que re­pre­sen­tan un fac­tor fun­da­men­tal pa­ra lo­grar es­truc­tu­ras só­li­das en una ciu­dad co­mo la de Qui­to que su­fre de cons­tan­tes mo­vi­mien­tos sís­mi­cos. No en vano se lo co­no­ce co­mo el “ace­ro ve­ge­tal”.

Así, el bam­bú, ade­más de ser la plan­ta le­ño­sa que me­nos tiem­po to­ma en cre­cer en el pla­ne­ta, es un sus­ti­tu­to sus­ten­ta­ble de la ma­de­ra. En nues­tro país, su uso apor­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a la eco­no­mía ru­ral y ge­ne­ra di­vi­sas por los pro­ce­sos industriales y comerciales de una can­ti­dad im­por­tan­te de pro­duc­tos y sub pro­duc­tos que se ex­por­tan. Tam­bién re­pre­sen­ta la prin­ci­pal ma­te­ria pri­ma pa­ra más de 300.000 vi­vien­das de ti­po so­cial, es­pe­cial­men­te en la cos­ta ecua­to­ria­na y, am­bien­tal­men­te, apor­ta en la pro­tec­ción de cuen­cas hi­dro­grá­fi­cas, del sue­lo y de la bio­di­ver­si­dad, cap­tu­ra de C02, in­flu­ye en el mi­cro­cli­ma lo­cal y con­tri­bu­ye a em­be­lle­cer el pai­sa­je.

En nues­tro país, el bam­bú es la ma­te­ria pri­ma de más de 300.000 vi­vien­das de ti­po so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.