PRO­TEC­CIÓN de la INFORMACIÓN LE­GAL­MEN­TE en el ECUA­DOR

PC Evolution - - Entrevista - Abogado Flavio Arosemena Burbano -

Pc-evo­lu­tion._ Abg. Fla­vio Aro­se­me­na, Gra­cias por per­mi­tir­nos la en­tre­vis­ta.

Abg. Fla­vio._ En­can­ta­do de dia­lo­gar con us­te­des.

Pc-evo­lu­tion._ En nues­tro País, Es po­si­ble pro­te­ger nues­tra información con­fi­den­cial le­gal­men­te? ¿Des­de qué año es­tá en vi­gen­cia es­ta ley?

Abg. Fla­vio._ La Ley de Pro­pie­dad In­te­lec­tual de 1998 re­gu­ló la pro­tec­ción de la información con­fi­den­cial en el Ecua­dor has­ta el 13 de Oc­tu­bre del 2011, fe­cha en la que en­tró en vi­gen­cia la Ley Or­gá­ni­ca de Re­gu­la­ción y Con­trol del Po­der de Mercado, la cual asu­mió la re­gu­la­ción de la información con­fi­den­cial y for­ta­le­ció su pro­tec­ción. Ade­más ri­ge en el país la Decisión 486 de la Co­mu­ni­dad An­di­na, la cual des­de el año 2000 tam­bién pro­te­ge la información con­fi­den­cial.

Pc-evo­lu­tion._ Cuá­les son los re­qui­si­tos que se ne­ce­si­tan pa­ra ac­ce­der a la pro­tec­ción de la información le­gal­men­te?

Abg. Fla­vio._ Pa­ra es­tar pro­te­gi­da la información de­be re­unir esen­cial­men­te 3 re­qui­si­tos: que sea se­cre­ta, que ten­ga va­lor eco­nó­mi­co por ser se­cre­ta, y que el due­ño de la información ha­ya to­ma­do me­di­das ra­zo­na­bles pa­ra pro­te­ger­la. En­tre es­tas me­di­das se en­cuen­tra la po­si­bi­li­dad de re­gis­trar di­cha información en el Ins­ti­tu­to Ecua­to­riano de Pro­pie­dad In­te­lec­tual (IEPI), pa­ra lo cual exis­te un trá­mi­te es­pe­cial, que per­mi­te en to­do mo­men­to con­ser­var la con­fi­den­cia­li­dad de la información. Otra me­di­da ra­zo­na­ble es ase­gu­rar que ca­da per­so­na que ten­ga ac­ce­so a la información fir­me un acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad.

Pc-evo­lu­tion._ Cuá­les son las san­cio­nes per­ti­nen­tes pa­ra quié­nes de una u otra ma­ne­ra vio­len la información con­fi­den­cial?

Abg. Fla­vio._ Quie­nes vio­len información con­fi­den­cial pue­den ser san­cio­na­dos con el pa­go de al­tas mul­tas, da­ños y per­jui­cios, e in­clu­so en cier­tos ca­sos con pri­sión.

Pc-evo­lu­tion._ La In­dus­tria del Soft­wa­re en nues­tro País ha cre­ci­do, pe­ro ¿Los desa­rro­lla­do­res es­tán apli­can­do o no, las pro­tec­cio­nes per­ti­nen­tes que los con­vier­ten en due­ño ab­so­lu­to de su pro­duc­to?

Abg. Fla­vio._ Ca­da vez veo más pro­gra­ma­do­res re­cla­man­do y exi­gien­do res­pe­to a sus de­re­chos de au­tor, lo cual es muy bueno. Pe­ro en el ca­so no soft­wa­re con có­di­go se­cre­to po­drían apro­ve­char más la pro­tec­ción le­gal exis­ten­te so­bre la información con­fi­den­cial.

Pc-evo­lu­tion._ Con él cre­ci­mien­to del in­ter­net y las tec­no­lo­gías, el Soft­wa­re Li­bre a ga­na­do te­rreno en nues­tro País, Es po­si­ble pa­ten­tar el có­di­go que se ob­tie­ne de aque­llas apli­ca­cio­nes li­bres y Cuá­les se­rían esos pa­sos a se­guir?

Abg. Fla­vio._ El soft­wa­re li­bre ge­ne­ral­men­te tie­ne có­di­go abier­to, por lo tan­to no es se­cre­to y no pue­de ser pro­te­gi­do co­mo información con­fi­den­cial. Sin em­bar­go, los au­to­res de soft­wa­re li­bre pue­den exi­gir que se los re­co­noz­ca co­mo los crea­do­res de su soft­wa­re, y tam­bién pue­den im­po­ner las con­di­cio­nes que con­si­de­ren jus­tas res­pec­to del uso de su soft­wa­re li­bre.

Pc-evo­lu­tion._ Una vez que pro­te­ge­mos la información, Tie­ne al­gún tiem­po de vi­gen­cia? ¿El mis­mo es apli­ca­ble pa­ra los di­ver­sos ti­pos de pro­tec­ción?

Abg. Fla­vio._ La información con­fi­den­cial con­ti­nua­rá pro­te­gi­da mien­tras se man­ten­ga su con­fi­den­cia­li­dad, es de­cir, su pro­tec­ción no es­tá su­je­ta a un pla­zo de­fi­ni­ti­vo, co­mo si ocu­rre por ejem­plo con los de­re­chos de au­tor, que se pro­te­gen ac­tual­men­te du­ran­te to­da la vi­da del au­tor más 70 años.

Pc-evo­lu­tion._ Al­gún men­sa­je pa­ra quie­nes deseen pro­te­ger su información con­fi­den­cial le­gal­men­te y pa­ra nues­tros lec­to­res?

Abg. Fla­vio._ Que apro­ve­chen to­dos los be­ne­fi­cios de las nor­mas vi­gen­tes en el Ecua­dor, y que se ase­so­ren con es­pe­cia­lis­tas, pa­ra que no des­apro­ve­chen nin­gu­na ven­ta­ja que ofrez­ca la ley en su fa­vor.

Fla­vio Aro­se­me­na Bur­bano Abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.