EL MA­NI­FIES­TO HAC­KER por THE MEN­TOR

PC Evolution - - El Manifiesto Hacker Escrito Por The Mentor -

“The Men­tor” es el apo­do de Loyd Blan­kens­hip. Un hac­ker de éli­te de las BBS nor­te­ame­ri­ca­nas, fue miem­bro de los gru­pos Le­gion of Doom, Pho­ne­li­ne Phan­toms, Rac­ke­teers y Ex­tasy y Eli­te. Se con­vir­tió en un mi­to al es­cri­bir el “Ma­ni­fies­to Hac­ker“, en 1986, des­pués de ha­ber si­do de­te­ni­do por crear el jue­go de rol “GURPS Cy­ber­punk“, que el FBI con­si­de­ra­ba un ma­nual de cri­men in­for­má­ti­co, y por per­te­ne­cer a Le­gion of Doom que, jun­to con sus ri­va­les Mas­ters of De­cep­tion, pro­ta­go­ni­za­ron la pri­me­ra re­da­da del FBI con­tra los hac­kers. Ac­tual­men­te es pro­gra­ma­dor “free­lan­ce” de vi­deo­jue­gos y mú­si­ca elec­tró­ni­ca.

Ma­ni­fies­to Hac­ker es­cri­to por The Men­tor el 08 de Enero de 1986 di­ce: La Con­cien­cia de un Hac­ker Uno más ha si­do cap­tu­ra­do hoy, Es­tá en to­dos los pe­rió­di­cos. “Jo­ven arres­ta­do en Es­cán­da­lo de Cri­men por Compu­tado­ra”, “Hac­ker arres­ta­do lue­go de tras­pa­sar las ba­rre­ras de se­gu­ri­dad de un ban­co …” Mal­di­tos mu­cha­chos. To­dos son igua­les.

Pe­ro tú, en tu si­co­lo­gía de tres par­tes y tu tec­no­ce­re­bro de 1950, has al­gu­na vez ob­ser­va­do de­trás de los ojos de un Hac­ker? Al­gu­na vez te has pre­gun­ta­do qué lo mue­ve, qué fuer­zas lo han for­ma­do, cuá­les lo pu­die­ron ha­ber mol­dea­do? Soy un Hac­ker, en­tra a mi mun­do …El mío es un mun­do que co­mien­za en la es­cue­la …Soy más in­te­li­gen­te que la ma­yo­ría de los otros mu­cha­chos, esa ba­su­ra que ellos nos en­se­ñan me abu­rre…

Mal­di­tos su­brea­li­za­dos. Son to­dos igua­les. Es­toy en la pre­pa­ra­to­ria. He es­cu­cha­do a los pro­fe­so­res ex­pli­car por de­ci­mo­quin­ta vez co­mo re­du­cir una frac­ción. Yo lo en­tien­do.

“No, Sr­ta. Smith, no le voy a mos­trar mi tra­ba­jo, lo hi­ce en mi men­te …” Mal­di­to mu­cha­cho. Pro­ba­ble­men­te se lo co­pió. To­dos son igua­les. Hoy hi­ce un des­cu­bri­mien­to. En­con­tré una compu­tado­ra. Espera un mo­men­to, es­to es lo má­xi­mo. Es­to ha­ce lo que yo le pi­da. Si co­me­te un error es por­que yo me equi­vo­qué. No por­que no le gus­to …O se sien­te ame­na­za­da por mi o pien­sa que soy un en­greí­do …O no le gus­ta en­se­ñar y no de­be­ría es­tar aquí. Mal­di­to mu­cha­cho. To­do lo que ha­ce es ju­gar. To­dos son igua­les. Y en­ton­ces ocu­rrió …una puer­ta abier­ta al mun­do. Co­rrien­do a tra­vés de las li­neas te­le­fó­ni­cas co­mo la he­roí­na a tra­vés de las ve­nas de un adic­to, se en­vía un pul­so elec­tró­ni­co,un re­fu­gio pa­ra las in­com­pe­ten­cias del día a día es bus­ca­do… una ta­bla de sal­va­ción es en­con­tra­da. “Es­te es … es­te es el lu­gar a don­de per­te­nez­co”

Los co­noz­co a to­dos aquí aun­que nun­ca los hu­bie­ra co­no­ci­do, o ha­bla­do con ellos, o nun­ca vuel­va a es­cu­char de ellos otra vez. Los co­noz­co a to­dos …Mal­di­tos mu­cha­chos. En­la­zan­do las li­neas te­le­fó­ni­cas otra vez, to­dos son igua­les. Apues­ta lo que sea a que to­dos so­mos igua­les…a no­so­tros nos han es­ta­do dan­do co­mi­da pa­ra be­bés con cu­cha­ra en la es­cue­la, cuan­do es­tá­ba­mos ham­brien­tos de car­ne. Las mi­ga­jas de car­ne que us­te­des de­ja­ron es­ca­par es­ta­ban mas­ti­ca­das y sin sa­bor. No­so­tros he­mos si­do do­mi­na­dos por sá­di­cos, o ig­no­ra­dos por los apá­ti­cos. Los po­cos que tie­nen al­go que en­se­ñar­nos en­con­tra­ron alum­nos com­pla­cien­tes, pe­ro esos po­cos son co­mo go­tas de agua en el de­sier­to. Aho­ra es­te es nues­tro mun­do. El mun­do del elec­trón y el con­mu­ta­dor, la be­lle­za del bau­dio.

No­so­tros ha­ce­mos uso de un ser­vi­cio que ya exis­te sin pa­gar por lo que po­dría ser ba­ra­to co­mo el pol­vo, si no es­tu­vie­ra en ma­nos de glo­to­nes ham­brien­tos de ga­nan­cias, y us­te­des nos lla­man cri­mi­na­les. No­so­tros ex­plo­ra­mos y us­te­des nos lla­man cri­mi­na­les. No­so­tros bus­ca­mos de­trás del co­no­ci­mien­to y us­te­des nos lla­man cri­mi­na­les.

No­so­tros exis­ti­mos sin co­lor, sin na­cio­na­li­dad, sin pre­jui­cios re­li­gio­sos y us­te­des nos lla­man cri­mi­na­les. Us­te­des cons­tru­ye­ron bom­bas ató­mi­cas, us­te­des hi­cie­ron la gue­rra, us­te­des ase­si­na­ron, en­ga­ña­ron y nos min­tie­ron y tra­ta­ron de ha­cer­nos creer que era por nues­tro bien, aho­ra no­so­tros so­mos los cri­mi­na­les. Si, soy un cri­mi­nal mi cri­men es la cu­rio­si­dad.

Mi cri­men es el juz­gar a las per­so­nas por lo que di­cen y pien­san,no por lo que apa­ren­tan. Mi cri­men es ser más in­te­li­gen­te, al­go por lo cual nun­ca me ol­vi­da­rás. Soy un Hac­ker, es­te es mi ma­ni­fies­to. Tu po­drás de­te­ner es­te es­fuer­zo in­di­vi­dual, pe­ro nun­ca po­drás de­te­ner­nos a to­dos des­pués de to­do, to­dos so­mos igua­les.

Loyd Blan­kens­hip “The Men­tor”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.