To­dos con un mis­mo ob­je­ti­vo: el desa­rro­llo sos­te­ni­ble

TEX­TO: Ma­ría Fer­nan­da Pa­che­co, Pre­si­den­ta de la Uni­dad Pa­tro­na­to Mu­ni­ci­pal San Jo­sé

Revista Abordo - - DESARROLLO SOSTENIBLE -

En un mun­do ideal nos gus­ta­ría que, pa­ra el año 2030, la po­bre­za no exis­ta, el ham­bre sea co­sa del pa­sa­do, la educación de ca­li­dad sea ac­ce­si­ble pa­ra to­dos, mu­chas di­fe­ren­cias ét­ni­cas, es­tig­mas de cla­se o to­do ti­po de dis­cri­mi­na­ción que ge­ne­ra vio­len­cia u odio des­apa­rez­can, y que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res ten­ga­mos un suel­do acor­de con nues­tras ca­pa­ci­da­des.

Aun­que sue­ne utó­pi­co e inal­can­za­ble, po­co a po­co son mu­chos paí­ses los que han em­pren­di­do, des­de el año 2000, una lu­cha in­sis­ten­te por lo­grar lo que en­ton­ces se lla­ma­ron Objetivos del Mi­le­nio, hoy con­ver­ti­dos en Objetivos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS). El re­to pa­ra las na­cio­nes es­tá en cum­plir ca­da uno de los 17 ODS. Son to­dos o nin­guno. Es la trans­for­ma­ción del mun­do que que­re­mos y, si lo tras­la­dá­ra­mos a un ni­vel mi­cro, ha­bla­mos de nues­tro mun­do, nues­tro pe­rí­me­tro cua­dra­do, de ca­da uno de no­so­tros.

Si bien los ODS son me­tas a ser cum­pli­das por los go­bier­nos de ca­da na­ción, du­ran­te la cum­bre de las Na­cio­nes Uni­das Há­bi­tat 3 - Qui­to, oc­tu­bre de 2016 - se for­mu­ló la Nue­va Agen­da Ur­ba­na de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, con­vir­tien­do esos Objetivos en com­pro­mi­sos pa­ra los go­bier­nos lo­ca­les. Por en­de, los Mu­ni­ci­pios de­be­mos cum­plir es­tos objetivos a fin de po­ten­ciar el desa­rro­llo de las ciu­da­des y, co­mo co­ro­la­rio, sus res­pec­ti­vos paí­ses. Sin em­bar­go, cual­quier cam­bio so­lo se­rá po­si­ble con el apor­te de ca­da uno de no­so­tros.

Pa­ra el año 2030, va­rios “avan­ces” ha­brán ger­mi­na­do; avan­ces que ten­drán un efec­to ca­si in­me­dia­to, prin­ci­pal­men­te en los ni­ños co­mo pri­me­ros des­ti­na­ta­rios de los re­sul­ta­dos de los ODS apli­ca­dos de ma­ne­ra co­rrec­ta a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de sus ciu­da­des. La aten­ción a la pri­me­ra in­fan­cia con un en­fo­que de igual­dad de opor­tu­ni­da­des a tra­vés de pro­yec­tos co­mo los “Gua­gua Cen­tros” –que desa­rro­lla­mos en Qui­to– ofre­ce a sus be­ne­fi­cia­rios y usua­rios un fu­tu­ro con me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas. Ata­car la des­nu­tri­ción in­fan­til en es­tos pro­yec­tos, eje­cu­ta­dos por en­ti­da­des co­mo el Pa­tro­na­to Mu­ni­ci­pal, re­fuer­za el desa­rro­llo per­so­nal del ni­ño, per­mi­tién­do­le un fu­tu­ro aca­dé­mi­co so­bre­sa­lien­te, si par­ti­mos de la pre­mi­sa de que “un ni­ño con ham­bre no apren­de”. Y, al mis­mo tiempo, fa­ci­li­ta la vuel­ta al tra­ba­jo de los pa­dres y ma­dres mien­tras sus hi­jos es­tán en lu­ga­res seguros y ayu­da a que las mu­je­res pue­dan re­to­mar su pro­duc­ti­vi­dad con dig­ni­dad y en

igual­dad de con­di­cio­nes; por en­de, ge­ne­ran­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Nue­va­men­te, quie­nes fa­ci­li­tan el cum­pli­mien­to de es­tos objetivos, so­mos to­dos.

La Al­cal­día de Qui­to, en el Sis­te­ma In­te­gra­do de Trans­por­te Me­tro­po­li­tano, im­pul­sa con firmeza el en­fo­que de género. La equi­dad, vis­ta des­de una de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de los se­res hu­ma­nos co­mo es el trans­por­te, de­be es­tar li­bre de vio­len­cia pa­ra las mu­je­res y las ni­ñas. En es­te proceso es­tá in­mer­sa la cons­truc­ción del pri­mer Me­tro de Qui­to con di­cho en­fo­que de género.

A es­ca­la lo­cal, las alian­zas pú­bli­co-pri­va­das se con­vier­ten en un fac­tor im­pres­cin­di­ble. Con­tar con el aval de en­ti­da­des co­mo ONU Mu­je­res y el apo­yo de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo o el Ban­co Mun­dial, pa­ra los pro­yec­tos so­cia­les más em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad, le dan tras­cen­den­cia es­pe­cial al tra­ba­jo en red y per­mi­ten lo­grar una ma­yor re­per­cu­sión en la ca­li­dad de vi­da de los ciu­da­da­nos. Co­mo di­ce nues­tro le­ma, bus­ca­mos apli­car las po­lí­ti­cas pú­bli­cas in­clu­si­vas “por un Qui­to don­de na­die se que­de atrás”. Em­po­de­rar en los ciu­da­da­nos so­bre qué es y có­mo ha­cer sos­te­ni­bles los cam­bios cul­tu­ra­les y de há­bi­tos, se con­vier­te en una obli­ga­ción. Sen­si­bi­li­zar so­bre las cau­sas que pro­du­cen la vio­len­cia de género, ca­pa­ci­tar en em­pren­di­mien­to a jó­ve­nes y adul­tos ma­yo­res; o a pa­dres y ma­dres en có­mo ma­ne­jar la ali­men­ta­ción de sus hi­jos, es una ca­de­na que da va­lor al cum­pli­mien­to de los ODS. Es­ta con­cien­ti­za­ción si­nér­gi­ca de­ri­va en con­se­cuen­cias po­si­ti­vas y abre el pa­so a po­de­ro­sos re­pli­ca­do­res del men­sa­je, a los agen­tes del cam­bio, los que quie­ren al­can­zar los ODS.

To­dos que­re­mos un mun­do ideal, y les in­vi­to a per­se­guir los Objetivos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, por la sen­ci­lla razón de que nos be­ne­fi­cia a to­dos por igual. Al re­du­cir las inequi­da­des en nues­tro en­torno, den­tro de nues­tro ho­gar, en la ofi­ci­na o en la es­cue­la, da­mos un pa­so más ha­cia la me­ta de un 2030 con nue­vas opor­tu­ni­da­des, en un mun­do ba­sa­do en el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos.

En 13 años el mun­do po­drá ver im­por­tan­tes cam­bios en ni­ños, jó­ve­nes, mu­je­res y adul­tos ma­yo­res. Se­rá una trans­for­ma­ción vi­sio­na­ria ci­men­ta­da en los pro­yec­tos de desa­rro­llo so­cial ac­tual, di­se­ña­da pa­ra las ciu­da­des que bus­can que na­die se que­da atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.