FREDDIE MERCURY

El ge­nio del piano y de la voz pro­di­gio­sa mu­rió ha­ce 26 años pe­ro su mú­si­ca aún nos en­se­ña có­mo sue­na el me­jor rock and roll del mun­do.

Revista Abordo - - FREDDIE MERCURY, EL DIOS - TEX­TO: Isa­bel Rio­frío _DISEÑO: Mar­co Chi­ri­bo­ga

pe­sar de ha­ber pa­sa­do más de dos dé­ca­das, la her­ma­na de Freddie Mercury siem­pre sin­tió que el tiempo sin él fue di­fí­cil de acep­tar ya que ca­da vez que lo es­cu­cha­ba can­tar, él vol­vía a la vi­da. Al cum­plir­se ca­si 30 años de su muer­te, la ma­dre y her­ma­na de Mercury re­ci­bie­ron en su nom­bre el pre­mio Foun­ders Award, un ho­me­na­je pós­tu­mo que re­cor­dó la gran­de­za y ge­nia­li­dad de uno de los as­tros más gran­des del rock, du­ran­te los Asians Awards en Lon­dres. Y es que su fa­mo­sa ban­da Queen em­pe­zó y ter­mi­nó con él. Pe­ro al co­mien­zo de es­ta his­to­ria, Freddie no exis­tía.

An­tes de él es­tu­vo Fa­rrokh Bul­sa­ra, na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia hin­dú que vi­vía en Zan­zí­bar, un ar­chi­pié­la­go ubi­ca­do al es­te de Áfri­ca, y de quien he­re­dó sus raí­ces per­sas. Su pa­dre, Bo­mi, tra­ba­ja­ba co­mo re­cau­da­dor pa­ra el go­bierno bri­tá­ni­co lo que sig­ni­fi­có que Fa­rrokh, su ma­dre Jer y su her­ma­na Kash­mi­ra tu­vie­ron una pri­vi­le­gia­da vi­da con res­pec­to al res­to de los po­bla­do­res de la is­la. Con tan so­lo ocho años de edad, Fa­rrokh fue en­via­do a la es­cue­la St. Pe­ter’s Church of En­gland, un ex­clu­si­vo in­ter­na­do ubi­ca­do en Bom­bay (hoy Mum­bai) y en don­de Freddie dio vi­da tras ser bau­ti­za­do con es­te nom­bre por sus pro­fe­so­res y com­pa­ñe­ros.

En su vie­jo to­ca­dis­cos siem­pre so­na­ron hits mu­si­ca­les, so­bre to­do hin­dúes, aun­que en oca­sio­nes Freddie lo­gra­ba con­se­guir aque­llos dis­cos de can­cio­nes po­pu­la­res en oc­ci­den­te que co­rea­ba sin pa­rar. Pron­to el di­rec­tor de su es­cue­la ca­yó en cuen­ta del ta­len­to del fu­tu­ro as­tro, y re­co­men­dó a sus pa­dres ins­cri­bir­lo en cla­ses de piano pa­ra in­cen­ti­var su in­na­ta ap­ti­tud mu­si­cal. Su pre­sen­cia en el es­ce­na­rio no pa­só des­aper­ci­bi­da du­ran­te sus pre­sen­ta­cio­nes con la ban­da es­co­lar The Hec­tics, agru­pa­ción que for­mó en 1958.

En una en­tre­vis­ta con The Te­le­graph, su ma­dre Jer re­cor­dó la vez en que en­con­tró una can­ti­dad de pa­pe­les de­ba­jo de la al­moha­da del mú­si­co, que es­ta­ban lis­tos pa­ra ir a la ba­su­ra, pe­ro que re­sul­ta­ron ser cor­tas le­tras de es­tro­fas que Freddie guar­da­ba en su ca­ma an­tes de dor­mir. “Era más mú­si­ca que tra­ba­jo lo que ha­cía y mi es­po­so no en­ten­día qué pa­sa­ba”, con­tó Jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.