LA TRA­GE­DIA INES­PE­RA­DA

Revista Abordo - - FREDDIE MERCURY, EL DIOS -

En la ci­ma de su ca­rre­ra y tan so­lo un día an­tes de mo­rir, Freddie Mercury anun­ció a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do de pren­sa que pa­de­cía de si­da. El 24 de no­viem­bre de 1991 el as­tro per­dió la vi­da en su ca­sa en Ken­sing­ton, y al ha­cer­se pú­bli­ca la no­ti­cia sus fa­ná­ti­cos lle­na­ron las ca­lles ale­da­ñas a su re­si­den­cia pa­ra llo­rar la pér­di­da del mú­si­co más re­co­no­ci­do que Gran Bre­ta­ña ha te­ni­do. Es­ta fue la pri­me­ra vez que un ar­tis­ta de tan­to nom­bre con­fe­sa­ba te­ner es­ta en­fer­me­dad, so­bre to­do a un pú­bli­co que des­co­no­cía su es­ta­do tan crí­ti­co, fren­te a una so­cie­dad que se­guía evi­tan­do la ver­da­de­ra gra­ve­dad de es­ta en­fer­me­dad. Al ini­cio Freddie guar­dó el se­cre­to jun­to a tres per­so­nas de su con­fian­za: su pa­re­ja Jim Hut­ton, que es­tu­vo a su la­do has­ta su úl­ti­mo día, Mary Aus­tin, su ami­ga más cer­ca­na y no­via de ju­ven­tud y al má­na­ger de la ban­da, Jim Beach. Pe­ro pron­to lo com­par­tió tam­bién con los miem­bros de su ban­da quien lo apo­ya­ron in­con­di­cio­nal­men­te.

Aun­que era di­fí­cil de acep­tar, Freddie sa­bía que el show de­bía con­ti­nuar. El vi­deo de ‘The­se are the days of our li­ves’ fue el úl­ti­mo que gra­bó y mu­chos cer­ca­nos a él ase­gu­ra­ban que la can­ción ‘Show must go on’ re­fle­ja­ba su es­ta­do de áni­mo y era una pre­mo­ni­ción de lo que es­ta­ba por pa­sar. Lue­go de des­apa­re­cer de la es­ce­na pú­bli­ca, alis­tó su tes­ta­men­to en el cual de­jó la ma­yo­ría de su for­tu­na y de­re­chos de au­tor a su que­ri­da ami­ga Mary, y des­ti­nó 30 mi­llo­nes de eu­ros a su cau­sa en la lu­cha con­tra el si­da. Tam­bién afi­nó los de­ta­lles de su fu­ne­ral don­de pi­dió que se to­que la can­ción ‘Bar­ce­lo­na’, que in­ter­pre­tó con su ami­ga Mon­tse­rrat Ca­ba­llé o Mon­tsy co­mo la lla­ma­ba Freddie, y a quien con­si­de­ró la me­jor can­tan­te del mun­do. Ella lo acer­có a la ópe­ra que tan­to es­cu­chó de pe­que­ño en ca­sa y que que­ría in­ter­pre­tar co­mo mú­si­co. La can­ción fue re­lan­za­da co­mo el himno de las Olim­pia­das de Bar­ce­lo­na 92, otro de sus sue­ños.

Su par­ti­da rom­pió los co­ra­zo­nes de una ge­ne­ra­ción de fa­ná­ti­cos y de­jó un va­cío en la es­ce­na mu­si­cal que que­ría más de Queen. Freddie Mercury lo con­si­guió to­do. Dios sal­ve a la rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.