LA RU­TA QUE NOS INTRODUCE AL CA­MINO DEL IN­CA

Revista Abordo - - DESARROLLO SOSTENIBLE - TEX­TO Y FOTOGRAFÍAS: Da­lia Mon­tal­vo

Si bien el Chim­bo­ra­zo es uno de los ma­yo­res re­fe­ren­tes tu­rís­ti­cos del país, la pro­vin­cia del mis­mo nom­bre se aden­tra en el ADN in­cai­co y man­tie­ne, en su te­rri­to­rio, el tra­mo me­jor con­ser­va­do del Qha­pac Ñan o Ca­mino del In­ca. Al lu­gar se pue­de lle­gar, vía te­rres­tre, des­de Cuen­ca, Qui­to y Gua­ya­quil. La ofer­ta de TAME

EP es lle­var­lo a cual­quie­ra de los tres ae­ro­puer­tos pa­ra que em­pren­da una aven­tu­ra lle­na de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, ca­mi­na­tas, ca­bal­ga­tas, via­je en tren y la po­si­bi­li­dad de ad­mi­rar her­mo­sos pai­sa­jes.

Sa­lien­do de Cuen­ca se pue­de op­tar por la ru­ta de In­ga­pir­ca. El Tem­plo del Sol tie­ne una for­ma elíp­ti­ca y su nom­bre sig­ni­fi­ca ‘Pa­red de Pie­dra’, es­tá si­tua­do a 80 ki­ló­me­tros (un po­co más de una ho­ra en vehícu­lo) de la ca­pi­tal azua­ya y es el más gran­de que se ha con­ser­va­do en el Ecuador.

Los in­ves­ti­ga­do­res no se han pues­to de acuer­do si el lu­gar fue un im­por­tan­te com­ple­jo po­lí­ti­coad­mi­nis­tra­ti­vo-re­li­gio­so o una for­ta­le­za militar pe­ro, al pa­re­cer su fun­ción tu­vo que ver con to­das es­tas su­po­si­cio­nes. El res­to de las cons­truc­cio­nes, me­nos pre­ser­va­das, fue­ron pro­ba­ble­men­te gra­ne­ros o al­ma­ce­nes y una par­te fue un tam­bo o lu­gar de des­can­so pa­ra los chas­quis que lle­va­ban men­sa­jes

de un ex­tre­mo al otro del Im­pe­rio. En el si­tio em­pie­za la ex­pe­di­ción. Des­de In­ga­pir­ca el ca­mino co­mien­za con cul­ti­vos y pai­sa­jes an­di­nos pe­ro, pa­san­do el pue­blo de San Jo­sé ya se em­pie­zan a ob­ser­var enor­mes pe­drus­cos des­per­di­ga­dos por do­quier, co­mo si un gru­po de gi­gan­tes hu­bie­se es­ta­do ahí, ju­gan­do a las ca­ni­cas.

En tres o cua­tro ho­ras se pue­de lle­gar a Pa­re­do­nes, en don­de el Ca­mino del In­ca se mos­tra­rá cuan an­cho es (7 me­tros, apro­xi­ma­da­men­te). Es­te lu­gar re­sul­ta ex­ce­len­te pa­ra acam­par, re­la­jar­se y dis­fru­tar de la her­mo­sa cam­pi­ña. Al día si­guien­te la ru­ta si­gue has­ta la la­gu­na de Cu­le­bri­llas, lle­na de le­yen­das. Pre­ci­sa­men­te una de ellas cuen­ta que se tra­ta de una la­gu­na he­cha por los ar­qui­tec­tos del pue­blo Ca­ña­ri y que era sa­gra­da pa­ra ellos. La ca­mi­na­ta con­ti­núa has­ta el sec­tor de Tres Cru­ces, en don­de la ru­ta

cru­za la co­rrien­te es po­si­ble ver los res­tos de un vie­jo puen­te In­ca, en Cha­ca­pam­ba, en­tre 300 y 500 me­tros, que son el tra­mo me­jor con­ser­va­do del Qha­pac Ñan.

Lue­go es­tá la que­bra­da de Es­pín­do­la que tam­bién tie­ne su pro­pia his­to­ria. Se pue­de in­gre­sar a ella y re­ci­bir to­da la ener­gía del agua de ver­tien­te na­tu­ral. Se­guir ca­mi­nan­do en­tre las mon­ta­ñas y as­cen­der a sus ci­mas per­mi­te ad­mi­rar un gran pai­sa­je. En uno de ellos, una pie­dra co­no­ci­da co­mo Pa­dre Ur­co ya que tie­ne for­ma de sa­cer­do­te y que de acuer­do a la le­yen­da se pe­tri­fi­có mien­tras re­za­ba en es­te lu­gar, da pie a la ob­ser­va­ción de her­mo­sos pai­sa­jes, en los que se in­clu­yen los ne­va­dos de la Sie­rra Cen­tro.

Du­ran­te la tra­ve­sía se pa­sa por la la­gu­na de Yahuar­co­cha, el há­bi­tat de la ga­vio­ta an­di­na y en don­de, cuen­ta la le­yen­da, pe­lea­ron Huás­car y Atahual­pa; co­mo los muer­tos fue­ron arro­ja­dos al in­te­rior de la la­gu­na sus aguas se tor­na­ron ro­jas. Des­pués de tres ho­ras se lle­ga a Lau­nag.

La op­ción es ter­mi­nar el re­co­rri­do y ba­jar al can­tón Chun­chi, fa­mo­so por los gran­dio­sos atar­de­ce­res que se apre­cian des­de sus mi­ra­do­res. La ciu­dad se asien­ta so­bre el úl­ti­mo ce­rro del sis­te­ma mon­ta­ño­so, a 2.220 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Allí se pue­de dor­mir pa­ra, al día si­guien­te, ir a Alau­sí en don­de se pue­de via­jar en tren, ha­cien­do la ru­ta de la Na­riz del Dia­blo.

Si la sa­li­da es des­de Qui­to o de Gua­ya­quil, el punto de en­cuen­tro es Rio­bam­ba y ha­cer el mis­mo re­co­rri­do pe­ro des­de Chun­chi. La re­co­men­da­ción es con­tac­tar­se con un guía que ade­más de su ser­vi­cio ofrez­ca el al­qui­ler de car­pas, slee­pings, ali­men­ta­ción y ten­ga gran co­no­ci­mien­to de la ru­ta en la que se pue­de al­ter­nar la ca­bal­ga­ta con el trek­king.

La ro­pa tér­mi­ca, guan­tes, go­rro de la­na, una chom­pa abri­ga­da, pe­ro li­ge­ra pa­ra ca­mi­nar, un pon­cho im­permea­ble y bo­tas de cau­cho son tam­bién ne­ce­sa­rios. El re­co­rri­do pue­de du­rar en­tre 1 y 2 días, de­pen­dien­do del rit­mo que lle­ven los via­je­ros. Aven­tú­re­se en la his­to­ria, via­je con TAME EP y disfrute de unas va­ca­cio­nes inol­vi­da­bles.

TEM­PLO DEL SOL, EN IN­GA­PIR­CA. PAR­TE DEL SI­TIO ARQUEOLÓGICO QUE SE CON­SER­VA EN ECUADOR.

ATAR­DE­CER EN EL CAN­TÓN CHUN­CHI. VIS­TA DEL CE­RRO PUÑAY, MON­TA­ÑA SA­GRA­DA DE LOS CAÑARIS.

RU­TA DEL QHA­PAC ÑAN O CA­MINO DEL IN­CA. PA­SO POR EL SEC­TOR DE TRES CRU­CES. VI­SI­TAN­TES EN EL TEM­PLO DEL SOL, EN IN­GA­PIR­CA

CA­MINO DEL IN­CA O QHA­PAC ÑAN, IN­GRE­SO A LA LA­GU­NA DE CU­LE­BRI­LLAS QUE ES­TÁ LLE­NA DE MI­TOS Y LE­YEN­DAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.