ZARUMA, UN CUENTO DE HA­DAS

Una de las ciu­da­des más an­ti­guas del Ecua­dor, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral del Estado.

Revista Abordo - - CONTENIDOS - CA­RI­ÑO ZARUMEÑO

Una ciu­dad con olor a ca­fé y sa­bor a ti­gri­llo.

Agos­to. El cli­ma es fres­co. En un bos­que se­co unos cuan­tos ár­bo­les, que vi­ven en la en­tra­da de la ciu­dad, se han pin­ta­do de ama­ri­llo. Sos­pe­cho que se tra­ta de un ti­po de gua­ya­cán, “el ár­bol má­gi­co”. Par­ti­mos de Ma­cha­la, ciu­dad cos­te­ra. He­mos pa­sa­do por di­ver­sos eco­sis­te­mas en cues­tión de mi­nu­tos: El Oro se jac­ta de ser la úni­ca pro­vin­cia del Ecua­dor que tie­ne pá­ra­mo, pla­ya y man­gla­res. Lle­ga­mos. Nos en­con­tra­mos a 1.200 m.s.n.m. Zaruma es una ciu­dad pa­tri­mo­nial en la mon­ta­ña, con cues­tas y ca­sas que apro­ve­chan esa irre­gu­la­ri­dad: “su tra­za­do es de ori­gen co­lo­nial, es la úni­ca ciu­dad en Ecua­dor que no se mi­de en cua­dras, las ca­lles se for­ma­ron de acuer­do a la for­ma de la cor­di­lle­ra, en subida”, nos co­men­ta Fer­nan­do Pineda, Di­rec­tor del Mu­seo Municipal. Sus co­lo­ri­das ca­sas del pe­rio­do re­pu­bli­cano he­chas de ma­de­ra -en especial, gua­ya­cán-, ha­ce pen­sar que nos en­con­tra­mos en una al­dea de un cuento de ha­das. Y co­mo en los cuen­tos de ha­das, ha­ce pen­sar que to­do es po­si­ble. Por ejem­plo el amor. Vi­cen­te Espinoza - o “Don Vi­che”, co­mo le co­no­cen en el pue­blo - un no­ta­rio ju­bi­la­do, na­ci­do en es­ta ciu­dad quien nos cuen­ta có­mo se re­en­con­tró con el amor de su ado­les­cen­cia, Hil­da Sán­chez Ja­ra. Am­bos se se­pa­ra­ron muy jó­ve­nes, se ca­sa­ron, to­ma­ron dis­tin­tos ca­mi­nos y aban­do­na­ron su ciu­dad. Des­pués de fe­li­ces años de ma­tri­mo­nio, con hi­jos y nie­tos, en­viu­da­ron. El des­tino los vol­vió a unir y ha­ce 15 años con­tra­je­ron nup­cias. Hoy vi­ven jun­tos y enamo­ra­dos en su ca­sa de Zaruma; una de las tan­tas pa­tri­mo­nia­les a las que tu­vi­mos ac­ce­so y que se ca­rac­te­ri­zan por sus te­chos al­tos y pa­re­des que no lle­gan has­ta el fi­nal de es­tos, de­jan­do un es­pa­cio en­tre pa­red y te­cho: qui­zá una téc­ni­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca pa­ra per­mi­tir la cir­cu­la­ción del ai­re en­tre ha­bi­ta­cio­nes. Des­pués de mos­trar­nos sus lo­gros y sus di­plo­mas que lo con­si­de­ran un ciu­da­dano ilus­tre, Don “Vi­che”, to­ma

el te­lé­fono, ha­ce una lla­ma­da y nos di­ce que nos es­pe­ra un de­li­cio­so ti­gri­llo a cuen­ta de él, pe­ro en la ca­fe­te­ría más po­pu­lar de la ciu­dad. Así son los za­ru­me­ños, ciu­dad de gen­te ama­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.