EN­TRE EL CIE­LO Y EL FIN DEL MUN­DO

Revista Abordo - - CONTENIDOS - Ba­ños tie­ne bue­na in­frac­tu­ra ho­te­le­ra. El Sa­ma­ri Spa Re­sort, por ejem­plo, es due­ño de una ar­qui­tec­tu­ra de

Mó­ni­ca Cres­po, de­por­tis­ta y en­tre­na­do­ra, via­jó a Ba­ños de Agua San­ta con Abor­do. BETWEEN HEAVEN AND THE END OF THE WORLD Mo­ni­ca Cres­po, an ac­com­plis­hed ath­le­te and fit­ness spe­cia­list, ac­com­pa­nied Abor­do to Ba­ños de Agua San­ta.

No to­dos los des­ti­nos te ha­cen ser ni­ño de nue­vo, vo­lar, sos­pe­char so­bre duen­des y en­ten­der que la na­tu­ra­le­za es tan gran­de co­mo mis­te­rio­sa. No to­dos los lu­ga­res te ha­cen creer que la ma­gia exis­te. Ese com­po­nen­te fan­tás­ti­co es jus­ta­men­te el en­can­to de Ba­ños de Agua San­ta, una ciu­dad abra­za­da en­tre mon­ta­ñas, vi­gi­la­da por la “Ma­ma” Tun­gu­rahua -el co­lo­so de fue­go de 5.023 m.s.n.m.-, un des­tino que la na­tu­ra­le­za ha ta­lla­do pa­ra los aven­tu­re­ros y ro­mán­ti­cos. Mó­ni­ca Cres­po es adic­ta a la adre­na­li­na. De­por­tis­ta des­de que tie­ne uso de ra­zón, hoy es En­tre­na­do­ra Per­so­nal Cer­ti­fi­ca­da de AFFA y atle­ta pro­fe­sio­nal de­di­ca­da al ci­clis­mo, el trail run­ning y la aven­tu­ra. Es­tá ca­sa­da con el tam­bién atle­ta, Gon­za­lo Ca­lis­to, y tie­nen tres hi­jos. Su al­ma de ni­ña se des­pier­ta. Lo no­ta­mos cuan­do sube al “Co­lum­pio del Fin del Mun­do”, ubi­ca­do en La Ca­sa del ár­bol, en la vía Run­tún. Ba­lan­cea y mue­ve sus pies so­bre un abis­mo que da al Tun­gu­rahua, en­tre nu­bes que se fun­den con un pai­sa­je ver­de os­cu­ro. ¡Es co­mo co­lum­piar­se en el cie­lo! Re­gre­sa a Ba­ños des­pués de 15 años y lo en­cuen­tra di­fe­ren­te. “Me que­dé im­pre­sio­na­da con sus ca­lles. Tu­rís­ti­ca­men­te, creo que es un lu­gar que ha cre­ci­do con mu­cha or­ga­ni­za­ción. La par­te ho­te­le­ra ha

En­tre el cie­lo y el fin del mun­do... Ba­ños es un des­tino que la na­tu­ra­le­za ha ta­lla­do pa­ra al­mas aven­tu­re­ras y ro­mán­ti­cas. Una ciu­dad con una geo­gra­fía en­can­ta­do­ra don­de los An­des aca­ban y em­pie­za la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na.

PA­RA AC­TI­VI­DA­DES DE AVEN­TU­RA, MÓ­NI­CA RE­CO­MIEN­DA USAR RO­PA CÓ­MO­DA, ZA­PA­TOS CON SUE­LAS QUE TEN­GAN AD­HE­REN­CIA AL PI­SO -YA QUE BA­ÑOS SE CA­RAC­TE­RI­ZA POR SER HÚ­ME­DO-, PUE­DEN SER DE TRAIL O MON­TA­ÑA Y UNA CHOMPA IM­PERMEA­BLE.

des­pun­ta­do de ma­ne­ra in­creí­ble”, di­ce más tar­de. Pe­ro cuan­do es­tá en el ba­lan­cín, de se­gu­ro re­cor­dó a esa ni­ña in­quie­ta, que tre­pa­ba en los ár­bo­les, lle­na de esa ener­gía que aho­ra la usa pa­ra cam­biar vi­das a tra­vés del de­por­te, y -en­tre otras co­sas- a em­po­de­rar a mu­je­res con es­ta ac­ti­vi­dad. Pa­ra al­guien con ca­rác­ter au­daz, las ac­ti­vi­da­des de aven­tu­ra son el pla­to fuer­te. En la mis­ma zo­na, en San Antonio, a 3km en Vía Run­tún, le es­pe­ra el Pun­tzán Ca­nopy, don­de se “pue­de vo­lar co­mo Su­per­man -en­tre mon­ta­ñas y ríos-”. Son seis lí­neas de ca­bles que per­mi­ten des­li­zar­se de di­fe­ren­tes pun­tos com­bi­nan­do es­ta ac­ti­vi­dad con sen­de­ris­mo. Tam­bién se pue­de ha­cer can­yo­ning, es de­cir es­ca­lar por cas­ca­das (en ese ca­so, seis). Co­mo és­te, hay una gran can­ti­dad de lu­ga­res en Ba­ños cu­ya geo­gra­fía in­vi­ta a rea­li­zar dis­ci­pli­nas siem­pre con vis­tas in­creí­bles de na­tu­ra­le­za, mon­ta­ñas y cas­ca­das. “Creo que en po­co tiem­po, Ba­ños va a ser un des­tino top pa­ra los de­por­tis­tas por­que en un mis­mo lu­gar -re­la­ti­va­men­te

pe­que­ño- tie­nes mu­chas ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y de adre­na­li­na. La ven­ta­ja es que no to­ma mu­cho tiem­po de tras­la­do. Pue­des re­co­rrer tan­to en trail co­mo en

trek­king, ha­cer ci­clis­mo de mon­ta­ña, ex­plo­ra­ción ha­cia las cas­ca­das. Es un tu­ris­mo que no lo con­si­de­ro cos­to­so, y que ade­más po­ten­cia la ac­ti­vi­dad fí­si­ca”. En la ciu­dad, Mó­ni­ca no se re­sis­te a una de­li­cio­sa mel­co­cha, de esas que sue­len ser ama­sa­das a mano con fuer­za y ha­bi­li­dad a vis­ta de los tran­seún­tes has­ta con­se­guir un es­ta­do ca­ra­me­li­za­do de tono do­ra­do. Mu­chas fa­mi­lias han he­re­da­do el co­no­ci­mien­to de su ela­bo­ra­ción y -por tan­to- el ne­go­cio de sus pa­dres y abue­los. Es el ca­so de Los Dul­ces de la Abue­la. Su pro­pie­ta­rio, El­der Cai­ce­do, con­ti­núa con el le­ga­do de su fa­mi­lia. Mien­tras cor­ta unos ti­bios tro­zos de mel­co­cha, su es­po­sa e hi­jos par­ti­ci­pan en el ne­go­cio.

BA­ÑOS DE­BE SU NOM­BRE A SUS ABUN­DAN­TES FUEN­TES DE AGUAS TER­MA­LES QUE BRO­TAN DE LAS EN­TRA­ÑAS DE LA TIE­RRA.

ti­po cam­pes­tre que se fun­de es­pec­ta­cu­lar­men­te con el pai­sa­je. Ubi­ca­do en la Av. de las Ama­zo­nas Km. 1, vía al Pu­yo, tie­ne uno de los me­jo­res spas y pis­ci­nas de es­ta zo­na. No se pue­de pen­sar en Ba­ños sin su gran can­ti­dad de fuen­tes de agua vol­cá­ni­ca que son las res­pon­sa­bles de su nom­bre. Va­rios bal­nea­rios de aguas ter­ma­les con pro­pie­da­des te­ra­peú­ti­cas se en­cuen­tran ahí. Los ba­ñis­tas acu­den in­clu­so en las no­ches ya que las aguas ca­lien­tes con­tras­tan con el frío noc­turno, dan­do una sen­sa­ción agra­da­ble. A es­ta ex­pe­rien­cia, sú­me­le una pa­no­rá­mi­ca in­creí­ble de la ciu­dad co­mo la que re­ga­la el Hotel Lu­na Run­tun cu­yas pis­ci­nas son re­co­no­ci­das por su vis­ta má­gi­ca. La ciu­dad es­tá lle­na de mis­te­rios. Mu­chos Le­pre­chaun -duen­des de ori­gen ir­lan­dés- re­po­san en las tien­das de ar­te­sa­nías y -por su­pues­to- en el res­tau­ran­te y bar del mis­mo nom­bre. Es­tos son dos lu­ga­res in­dis­pen­sa­bles si bus­ca una bue­na ce­na y una no­che de fa­rra. Mó­ni­ca des­cu­brió lo que ofre­ce Ba­ños: mis­te­rio, de­por­te, aven­tu­ra, re­la­ja­ción y di­ver­sión: “Tie­ne esa com­bi­na­ción que te per­mi­te pa­sar una ma­ña­na de ri­sas con ami­gos y fa­mi­lia. Cuen­ta con lu­ga­res en­can­ta­dos, man­te­nien­do esa in­te­gra­ción de ciu­dad chi­qui­ta”. Son más de 15.000 ha­bi­tan­tes, se­gún el cen­so del 2010, en su ma­yo­ría con vo­ca­ción tu­rís­ti­ca. Es­te­ban Agui­lar, en­car­ga­do de la pro­mo­ción tu­rís­ti­ca del Go­bierno Au­tó­no­mo De­cen­tra­li­za­do Mu­ni­ci­pal de Ba­ños, quien nos acom­pa­ña en el re­co­rri­do, lo ex­pli­ca: “la ma­yo­ría vi­ve del tu­ris­mo. Por eso so­mos una ciu­dad segura”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.