INSIGHT

CEO de Lo­ca­tion World

Revista ComputerWorld Ecuador - - Contents -

“CON LAS SO­LU­CIO­NES DE LO­CA­LI­ZA­CIÓN, BA­JO LA MO­DA­LI­DAD DE SOFT­WA­RE AS A SER­VI­CE (SAAS), LO­CA­TION WORLD BUS­CÓ AGRE­GAR VA­LOR A LAS OPE­RA­CIO­NES Y COM­PE­TI­TI­VI­DAD DE LAS EM­PRE­SAS”

Dos he­chos -es­pe­cí­fi­cos- lo for­ja­ron. El pri­me­ro: te­ner fa­mi­lia con raí­ces qui­te­ñas y gua­ya­qui­le­ñas. El se­gun­do: pa­sar por múl­ti­ples co­le­gios a lo lar­go de 12 años. Cre­cer ba­jo in­fluen­cias in­ter­re­gio­na­les y edu­car­se con sis­te­mas edu­ca­ti­vos al­ter­na­ti­vos fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra que su per­so­na­li­dad se adap- te fá­cil­men­te a cual­quier si­tua­ción. Ahí re­si­de el éxi­to de Antonio Mo­ra­les, CEO de Lo­ca­tion World.

En un desa­yuno en­tre al­tos eje­cu­ti­vos, ini­cia­mos es­ta conversación con una pre­gun­ta na­da fue­ra de lo co­mún: “¿cuán­do na­cis­te?”. Aun­que se to­ma unos se­gun­dos pa­ra con­tes­tar, res­pon­de sin re­pa­ros: “soy ca­si un ‘mi­lle­nial’”. Pues sí, to­da su for­ma de ser lo mues­tran co­mo par­te de la ge­ne­ra­ción Y: crí­ti­co, exi­gen­te, tec­no­ló­gi­co....

En el plano in­te­lec­tual se de­cla­ra un fiel ami­go de los nú­me­ros. Es­tu­dió Fi­nan­zas en la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal, per­si­guien­do el sue­ño de in­vo­lu­crar­se en la Bol­sa de Va­lo­res. Sin em­bar­go, su pri­me­ra pa­san­tía en una agencia de pu­bli­ci­dad lo lle­vó a re­pen­sar otras ra­mas pro­fe­sio­na­les co­mo el Mar­ke­ting.

De for­ma pa­ra­le­la a su vida uni­ver­si­ta­ria, tra­ba­jó en el pri­mer lo­cal de McDonald’s (en el Cen­tro Co­mer­cial CCI), don­de -a pe­sar de su cor­ta edad- se desem­pe­ñó co­mo ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­vo. “Ha­cia fi­na­les de los años 90, las fran­qui­cias un ‘boom’. La ex­pe­rien­cia de vi­vir den­tro de una ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da me en­se­ñó a tra­ba­jar a un rit­mo que nun­ca pa­ra”, cuen­ta con una son­ri­sa en el ros­tro.

Su for­ma­ción en una mul­ti­na­cio­nal lo lle­nó de se­gu­ri­dad pa­ra se­guir des­cu­brien­do el mun­do corporativo. Ya con un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio y un re­co­rri­do lis­to pa­ra tra­ba­jar en cual­quier em­pre­sa, se vin­cu­ló a Be­llSouth, que lue­go pa­só a ser Te­le­fó­ni­ca.

Du­ran­te nue­ve años, Antonio ocu­pó 10 po­si­cio­nes en la fir­ma: ini­ció en 1999 co­mo su­per­vi­sor del Call Cen­ter, pa­só a desa­rro­llar pla­nes de fi­de­li­za­ción y leal­tad, ma­ne­jó es­tra­te­gias de ser­vi­cio al clien­te y ana­lí­ti­ca de in­for­ma­ción, y ge­ren­ció pro­duc­tos de in­no­va­ción. A su car­go su­ce­die­ron he­chos me­mo­ra­bles en el mun­do de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes co­mo el lan­za­mien­to de la pri­me­ra palm, Black­berry, mó­dem de da­tos, por­tal de con­te­ni­dos ‘ring­to­nes’ y la ne­go­cia­ción con AT&T (fir­ma es­ta­dou­ni­den­se de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes) pa­ra ha­bi­li­tar el ser­vi­cio de ‘roa­ming’ en es­te país.

“Me en­gan­ché rá­pi­do con la tec­no­lo­gía. Creo que tu­ve la ca­pa­ci­dad de en­ten­der las com­ple­ji­da­des del ne­go­cio y, a la vez, en­con­trar las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do“, ex­pli­ca a Com­pu­ter­world cuan­do le pre­gun­ta­mos a qué se de­bió su rá­pi­do cre­ci­mien­to en Te­le­fó­ni­ca. Du­ran­te es­te lar­go ca­mino des­do­bló su ‘ex­per­ti­se’ pa­ra crear eco­sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos: jun­tar, en una ca­de­na de va­lor, a ac­to­res claves pa­ra fa­ci­li­tar un ne­go­cio. Es­ta car­ta de pre­sen­ta­ción le acer­có a Har­vard, don­de ob­tu­vo una es­pe­cia­li­za­ción en Mar­ke­ting Di­gi­tal. Lue­go com­ple­tó un MBA, en el IDE Bu­si­ness School, lo cual le ha per­mi­ti­do desa­rro­llar­se en va­rias fa­ses del em­pren­di­mien­to.

Lue­go de nue­ve años, su ci­clo en Te­le­fó­ni­ca fi­na­li­zó, pues “ya no vi­sua­li­za­ba ha­cia dón­de cre­cer”. Co­ca-Co­la fue la si­guien­te mul­ti­na­cio­nal in­tere­sa­da en su per­fil. Si bien es­ta em­pre­sa le en­tre­tu­vo, no en­con­tró la adre­na­li­na que le ge­ne­ra­ba la tec­no­lo­gía, don­de to­do cam­bia en un abrir y ce­rrar de ojos. Da­niel Wain­mann, en ese en­ton­ces CEO de Road Track y an­ti­guo pro­vee­dor de Te­le­fó­ni­ca, le pro­pu­so jun­tar­se y em­pren­der en el 2010. Ne­ce­si­ta­ban una per­so­na con ini­cia­ti­vas y ‘net­wor­king’; Antonio era el ideal. “To­mé una de­ci­sión de vida; re­nun­cié a mi zo­na de con­fort pa­ra to­mar el ries­go”. Así vio na­cer a Lo­ca­tion World, em­pre­sa don­de asu­mió el car­go de CEO y lo con­vir­tió en un ‘to­do­lo­go’: ma­ne­jó des­de la par­te tec­no­ló­gi­ca, ta­len­to hu­mano, fi­nan­cie­ra, has­ta áreas Mar­ke­ting. Sin es­te paso -evi­den­te­men­te- ja­más hu­bie­ra des­cu­bier­to su ca­pa­ci­dad pa­ra em­pren­der, que “aho­ra me alu­ci­na”, ase­gu­ra. La pre­mi­sa fue com­pe­tir con pro­vee­do­res in­ter­na­cio­na­les, pe­ro con tec­no­lo­gía lo­cal. Arran­ca­ron co­mo pro­vee­do­res de geo­lo­ca­li­za­ción, pa­ra lo cual los dos pri­me­ros años se de­di­ca­ron a cons­truir la pla­ta­for­ma con desa­rro­lla­do­res ecua­to­ria­nos. Cuan­do lan­za­ron el pri­mer pro­duc­to -con el nom­bre de Geo Mar­ke­ting-, se con­vir­tió en la úni­ca he­rra­mien­ta ca­paz de ana­li­zar la si­tua­ción de un ne­go­cio me­dian­te la lo­ca­li­za­ción exac­ta de clien­tes, pun­tos de ven­tas, es­ta­ble­ci­mien­tos de la com­pe­ten­cia, en­tre otros, en un ma­pa di­gi­tal. Pe­ro la ofer­ta de Lo­ca­tion World no se li­mi­tó a un pro­duc­to. El si­guien­te paso fue la vir­tua­li­za­ción del ne­go­cio co­mo ‘soft­wa­re as a ser­vi­ce’. En me­dio de es­te ca­mino se pre­sen­tó Wa­ze. Antonio co­no­ció en Si­li­con Va­lley a los desa­rro­lla­do­res (de ori­gen is­rae­lí) , cuan­do la uti­li­za­ción de GPS me­dian­te un smarthp­ho­ne era al­go im­pen­sa­ble en Ecua­dor. Por me­dio de un Joint Ven­tu­re, desa­rro­lla­ron la car­to­gra­fía de Amé­ri­ca La­ti­na y un aná­li­sis del mer­ca­do re­gio­nal. La tro­pi­ca­li­za­ción de Wa­ze fue un éxi­to, al­can­zan­do 70 mi­llo­nes de usua­rios en un año. Pron­to apa­re­ció Goo­gle -lí­der mun­dial en el ma­ne­jo de ma­pas- pa­ra com­prar el app.

Lue­go de es­ta “ex­pe­rien­cia úni­ca”, co­mo la de­fi­ne Antonio,

Lo­ca­tion Lo World rein­vir­tió re­cur­sos pa­ra desa­rro­llar com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos (hard­wa­re) co­mo lo­ca­li­za­do­res per­so­na­les (GeoLo­ca­tor) y ‘ as­sets trac­king’ (GeoT­rack) o can­da­dos ras­trea­do­res en tiem­po real de con­te­ne­do­res o trans­por­te de car­ga. No obs­tan­te, GeoF­leet -la so­lu­ción que per­mi­te ha­cer la tra­za­bi­li­dad, con­trol lo­gí­si­ti­co y mo­ni­to­reo de flo­tas de vehìcu­los comerciales- fue el pro­duc­to que dio al ne­go­cio un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do y des­ta­ca a la em­pre­sa co­mo lí­der a ni­vel na­cio­nal y la­ti­noa­me­ri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.