BIG DA­TA: DIS­RUP­CIÓN EN LA PRO­FE­SIÓN LE­GAL

Revista ComputerWorld Ecuador - - BIG DATA DISRUPTION - Por: Se­bas­tián Saá, so­cio fun­da­dor SST Law­yers y Off-Coun­cil Fe­rre­re

Eve­rett Ro­gers en su li­bro Di­fus­sion of In­no­va­tions con­du­jo un ca­so de es­tu­dio en Pe­rú en don­de por dos años tra­ta­ron de con­ven­cer a una po­bla­ción in­dí­ge­na que de­bían her­vir el agua. La po­bla­ción te­nía una cri­sis sa­ni­ta­ria que po­día ser re­suel­ta con la so­lu­ción sen­ci­lla de her­vir el agua. Sin em­bar­go, tras dos años de es­fuer­zos, so­lo 11 de las 200 fa­mi­lias acep­ta­ron in­cor­po­rar la prác­ti­ca sim­ple de her­vir el agua, que te­nía efec­tos po­si­ti­vos in­me­dia­tos en la sa­lud de los ha­bi­tan­tes.

Es­ta anéc­do­ta, la in­clu­ye Ro­gers en su li­bro pa­ra evi­den­ciar que la in­no­va­ción es, en gran me­di­da, un pro­ce­so so­cial. Al leer es­te epi­so­dio me re­cor­dó mu­cho a la mar­ca­da re­sis­ten­cia que ha te­ni­do la pro­fe­sión le­gal de in­no­var a la par del res­to de pro­fe­sio­nes y ofi­cios. Sin em­bar­go, es­to es­tá cam­bian­do a un paso ace­le­ra­do. Pla­ta­for­mas de Big Da­ta y ana­lí­ti­ca le­gal es­tán revolucionando la for­ma có­mo los abo­gados prestamos nues­tros ser­vi­cios. En es­te ar­tícu­lo me aven­tu­ro a ras­par la su­per­fi­cie de al­gu­nos fac­to­res dis­rup­ti­vos de­ri­va­dos de Big Da­ta que los abo­gados y to­dos quie­nes di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te so­mos par­te de la in­dus­tria de ser­vi­cios le­ga­les de­be­mos pres­tar aten­ción.

El uso de gran­des ba­ses de da­tos no es ajeno a la pro­fe­sión del de­re­cho, es más, se­gu­ra­men­te es la prin­ci­pal y más ele­men­tal he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca de los abo­gados (sin con­tar con los pro­ce­sa­do­res de pa­la­bras y el co­rreo elec­tró­ni­co). Las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas de Big Da­ta

pa­ra los abo­gados – y que han go­ber­na­do la in­dus­tria por más de tres dé­ca­das – son Le­xis Ne­xis y Westlaw. Es­tas em­pre­sas fue­ron las pri­me­ras en in­cur­sio­nar en el mun­do ana­lí­ti­co y cog­ni­ti­vo con apli­ca­ción a la pro­fe­sión le­gal cuan­do desa­rro­lla­ron ba­ses de da­tos de le­yes, re­gla­men­tos, sen­ten­cias, doc­tri­nas, pre­ce­den­tes, en­tre otras fuen­tes de de­re­cho que per­mi­ten ac­ce­der de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Es­to re­vo­lu­cio­nó el mo­do en el cual los abo­gados con­sul­ta­mos las fuen­tes de de­re­cho y, por lo tan­to, có­mo rea­li­za­mos in­ves­ti­ga­ción le­gal, re­em­pla­zan­do en mu­chos ca­sos a los an­ti­guos có­di­gos y le­yes que lle­na­ban los es­tan­tes de las bi­blio­te­cas ju­rí­di­cas. Sin per­jui­cio de lo re­vo­lu­cio­na­rio que es­te avan­ce fue, y si­gue sien­do pa­ra el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión, fi­nal­men­te no es más que una gran ba­se de da­tos que tie­ne co­mo he­rra-

El uso de gran­des ba­ses de da­tos no es ajeno a la pro­fe­sión del de­re­cho, es más, se­gu­ra­men­te es la prin­ci­pal y más ele­men­tal he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca de los abo­gados

mien­ta prin­ci­pal un bus­ca­dor o “search en­gi­ne”. La re­vo­lu­ción del Big Da­ta en la pro­fe­sión le­gal no sig­ni­fi­ca qué tan fá­cil se ac­ce­de a la in­for­ma­ción, sino en có­mo se pue­de ana­li­zar esa in­for­ma­ción pa­ra efec­tos de ob­te­ner re­sul­ta­dos que pue­dan, en al­gu­nos ca­sos, fa­ci­li­tar el tra­ba­jo de los abo­gados y en otros -in­clu­so re­em­pla­zar­los-. Es­ta es una nue­va vi­sión de aná­li­sis de la in­for­ma­ción apli­ca­da al de­re­cho, de­no­mi­na­da “Ana­lí­ti­ca Le­gal.”

¿De qué se tra­ta es­te con­cep­to? Mu­chos de us­te­des, afi­cio­na­dos co­mo el sus­cri­to al ci­ne, ha­brán vis­to la pe­lí­cu­la Mo­ney­ball cu­ya tra­ma tra­ta so­bre un equi­po de béis­bol – Oa­kland Ath­le­tics– que de la mano de un má­na­ger re­vo­lu­cio­na­rio, ayu­da­do por un eco­no­mis­ta de Ya­le, uti­li­zan es­ta­dís­ti­cas pa­ra fi­char a los ju­ga­do­res que con­si­de­ra más opor­tu­nos den­tro del es­que­ma de un equi­po ga­na­dor. La Ana­lí­ti­ca Le­gal no es más que eso, el uso de in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca pa­ra ob­te­ner es­tra­te­gias que per­mi­tan al­can­zar los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

Es jus­ta­men­te en es­ta lí­nea don­de es­tán tra­ba­jan­do va­rias em­pre­sas. Un ca­so par­ti­cu­lar es el de Lex Ma­chi­na, he­rra­mien­ta desa­rro­lla­da por Le­xi­sNe­xis que per­mi­te im­ple­men­tar Ana­lí­ti­ca Le­gal de una ma­ne­ra que los abo­gados ha­ce po­co con­si­de­rá­ba­mos im­po­si­ble. Lex Ma­chi­na apli­ca len­gua­je na­tu­ral pa­ra pro­ce­sar mi­llo­nes de de­ci­sio­nes y sen­ten­cias de los juz­ga­dos y cor­tes pa­ra en­con­trar pa­tro­nes que pue­den ser usa­dos co­mo una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va por los pro­fe­sio­na­les del de­re­cho. Por ejem­plo, el pro­gra­ma pue­de de­ter­mi­nar qué jue­ces tien­den a fa­vo­re­cer a los de­man­dan­tes, de­ter­mi­nar cuál es la es­tra­te­gia le­gal del abo­ga­do de la contraparte ba­sa­do en los ca­sos que ha lle­va­do an­te las cor­tes, e in­clu­so de­ter­mi­nar qué ti­pos de ar­gu­men­tos sue­len ser del agra­do de un de­ter­mi­na­do juez. En una re­cien­te ex­po­si­ción en la que pu­de asis­tir en Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos, con oca­sión del Le­ga­lWeek, los re­pre­sen­tan­tes del Lex Ma­chi­na in­clu­so de­mos­tra­ron có­mo, me­dian­te el uso de soft­wa­re de Ana­lí­ti­ca Le­gal, en­cuen­tran pa­tro­nes que pue­den con­cluir con un al­to gra­do de exac­ti­tud, que a un

de­ter­mi­na­do juez no le gus­ta que los abo­gados uti­li­cen en sus de­man­das o con­tes­ta­cio­nes, ana­lo­gías de­por­ti­vas.

Asi­mis­mo, si una fir­ma de abo­gados pue­de de­ter­mi­nar las po­si­bi­li­da­des de éxi­to que tie­ne li­ti­gan­do an­te un de­ter­mi­na­do juez uti­li­zan­do es­tas he­rra­mien­tas, en­ton­ces tam­bién pue­de de­ci­dir si un ca­so es me­jor lle­var­lo a jui­cio o lle­gar a un acuer­do con un gra­do de exac­ti­tud ex­cep­cio­nal. In­clu­so de­fi­ne cuán­to de­be­ría pa­gar por ne­go­ciar una cau­sa de­ter­mi­na­da. Una em­pre­sa con ba­se en Mia­mi lla­ma­da Pre­mo­ni­tion ofre­ce an­ti­ci­par el re­sul­ta­do del jui­cio usan­do Ana­lí­ti­ca Le­gal an­tes de que la mis­ma lle­gue a la Cor­te. Si pue­des an­ti­ci­par el re­sul­ta­do, pue­des apos­tar al mis­mo. Es así que, in­clu­so una star­tup de Si­lli­con Va­lley lla­ma­do Le­ga­list, tie­ne co­mo gi­ro de ne­go­cio fi­nan­ciar li­ti­ga­ción co­mer­cial a cam­bio de una por­ción del po­ten­cial va­lor de­ter­mi­na­do por los jue­ces, cuan­do in­gre­san­do las dis­tin­tas va­ria­bles del ca­so, su al­go­rit­mo arro­ja que tie­ne bue­nas po­si­bi­li­da­des de ga­nar. In­clu­so los jue­ces uti­li­zan Ana­lí­ti­ca Le­gal pa­ra de­ter­mi­nar si otor­gan fian­za a un reo en fun­ción de la pro­ba­bi­li­dad que ten­ga de no com­pa­re­cer al jui­cio.

Los ejem­plos an­tes ex­pues­tos co­mo ele­men­tos dis­rup­ti­vos de la pro­fe­sión le­gal son so­lo la punta del ice­berg. Al ace­cho se en­cuen­tran tec­no­lo­gías con al­can­ces im­pen­sa­bles co­mo por ejem­plo los desa­rro­llos en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial al­go­rít­mi­ca (ver Wat­son Ross), chat­bots (ver ca­so Do­not­pay, en Reino Uni­do), au­to­ma­ti­za­ción avan­za­da (ver ca­so Con­trac­tPo­dAi), Block­chain, en­tre otras, que ya no so­lo son he­rra­mien­tas pa­ra los abo­gados, sino que en mu­chos ca­sos son una par­te im­por­tan­te de los ser­vi­cios tra­di­cio­nal­men­te pres­ta­dos.

En con­clu­sión, nin­gún abo­ga­do que bus­que ser re­le­van­te en los si­guien­tes diez años (en le­gis­la­cio­nes avan­za­das co­mo Es­ta­dos Uni­dos, me atre­vo a de­cir que se­rán cin­co), pue­de dar­se el lu­jo de dar la es­pal­da a la ava­lan­cha tec­no­ló­gi­ca que nos en­fren­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.