EX­PERT

Revista ComputerWorld Ecuador - - NEWS - Por: Ali­son Beard, editora se­nior de Har­vard Bu­si­ness Re­view

In­ven­tos que ha­cen his­to­ria ¿Qué fue más im­por­tan­te, Goo­gle o el mo­tor a va­por?

¿Por qué no co­reo­gra­fían bai­les las va­cas? ¿Por qué no in­ven­tan lan­chas mo­to­ras los co­co­dri­los?”. Es­tas son las pre­gun­tas que el com­po­si­tor Ant­hony Brandt y el neu­ro­cien­tí­fi­co Da­vid Ea­gle­man se pre­gun­tan (e in­me­dia­ta­men­te con­tes­tan) en el pri­mer ca­pí­tu­lo de su nue­vo li­bro The Ru­na­way Spe­cies. Los ani­ma­les, ex­pli­can, no pue­den igua­lar el in­ge­nio hu­mano de­bi­do a “un cam­bio evo­lu­ti­vo en los al­go­rit­mos que ha­cen fun­cio­nar nues­tros cerebros”. So­mos di­fe­ren­tes por­que ve­mos el mun­do no so­lo có­mo es, sino có­mo po­dría ser. Pen­sa­mos “¿y si...?”; po­de­mos crear nues­tro pro­pio fu­tu­ro. No he­mos he­cho po­co: el len­gua­je y la con­ta­bi­li­dad, la rue­da y el ara­do, las va­cu­nas y los me­di­ca­men­tos, el ci­ne y los ras­ca­cie­los, los sa­té

li­tes y los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes.

Por su­pues­to, in­clu­so las ideas con­ce­bi­das y desa­rro­lla­das por las me­jo­res men­tes del mun­do ra­ra vez con­du­cen a un pro­gre­so sig­ni­fi­ca­ti­vo a ese ni­vel. ¿Qué in­ven­tos han te­ni­do más im­pac­to y por qué? ¿Qué nos pue­den en­se­ñar es­tos in­ven­tos so­bre el jue­go cam­bian­te de la in­no­va­ción? ¿Qué nos pue­den en­se­ñar so­bre có­mo re­vo­lu­cio­na­rán la cien­cia y la tec­no­lo­gía nues­tras vi­das? El res­to de The Ru­na­way Spe­cies apor­ta al­go de luz so­bre es­tos te­mas del mis­mo mo­do que otros tres lan­za­mien­tos re­cien­tes: Simply Elec­trif­ying, una his­to­ria com­ple­ta de la elec­tri­ci­dad por el ve­te­rano del sec­tor Craig R. Roach; Fifty In­ven­tions That Sha­ped the Mo­dern Eco­nomy, una co­lec­ción de en­sa­yos cor­tos so­bre di­fe­ren­tes in­ven­cio­nes, des­de el plás­ti­co a los re­gis­tros de la pro­pie­dad, por el eco­no­mis­ta y co­lum­nis­ta del Fi­nan­cial Ti­mes Tim Har­ford; y Soo­nish, una mi­ra­da en pro­fun­di­dad y de vez en cuan­do hu­mo­rís­ti­ca a diez cam­pos de in­ves­ti­ga­ción emer­gen­tes (mi­ne­ría de as­te­roi­des, ma­te­ria pro­gra­ma­ble e in­ter­fa­ces ce­re­bro-or­de­na­dor en­tre otras), por la bio­cien­tí­fi­ca Kelly Wei­ners­mith y su ma­ri­do hu­mo­ris­ta grá­fi­co, Zach.

Con buen cri­te­rio, nin­guno de los au­to­res in­ten­ta res­pon­der real­men­te a la pri­me­ra pre­gun­ta: ¿qué in­ven­tos im­por­tan o im­por­ta­rán más? Si la bom­bi­lla y el mo­tor de va­por triun­fan so­bre el via­je es­pa­cial y el mo­tor de bús­que­das de Goo­gle es al­go que de­ba­ti­rán los fi­ló­so­fos. Es más útil re­fle­xio­nar so­bre por qué al­gu­nas ideas trans­for­ma­ron el ne­go­cio, la cul­tu­ra y la so­cie­dad, mien­tras que otras no. Si se echa un vis­ta­zo a los cua­tro li­bros, se pue­de lle­gar a creer que la in­ven­ción de pri­mer ni­vel co­mien­za y ter­mi­na con un ge­nio in­di­vi­dual: Brandt y Ea­gle­man a me­nu­do se re­fie­ren a Pi­cas­so; los tí­tu­los de los ca­pí-

Es­ta­dís­ti­cas de di­ciem­bre de 2017, mues­tran que Goo­gle tie­ne el 87,1% de la cuo­ta de mer­ca­do mun­dial de los mo­to­res de bús­que­da

Fuen­te: Sta­tis­ta

tu­los de Roach in­clu­yen “La co­me­ta de Ben­ja­min Fran­klin”, “El te­lé­gra­fo de Sa­muel Mor­se” y “La luz de Tho­mas Edi­son”; Har­ford tien­de a cen­trar­se en las per­so­nas de­trás de sus mis­mas ideas so­bre la con­fi­gu­ra­ción de la eco­no­mía; los Wei­ners­miths en­tre­vis­ta­ron a una se­rie de “bi­chos ra­ros cien­tí­fi­cos”.

Pe­ro una lec­tu­ra más aten­ta re­ve­la un én­fa­sis en la co­la­bo­ra­ción y la po­li­ni­za­ción cru­za­da: en­tre ex­per­tos de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas, in­ves­ti­ga­do­res y tec­nó­lo­gos, em­pre­sa­rios y fi­nan­cie­ros, el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do. “La crea­ti­vi­dad es un ac­to in­he­ren­te­men­te so­cial”, afir­man Brandt y Ea­gle­man. Así co­mo el gran ar­te vie­ne de “do­blar, rom­per y mez­clar” el tra­ba­jo an­te­rior, “las tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras [...] son el re­sul­ta­do de in­ven­to­res que im­pro­vi­san y re­pi­ten so­bre las me­jo­res ideas de sus hé­roes”. (Es­te ar­gu­men­to que­da re­for­za­do por imá­ge­nes en­can­ta­do­ras).

Los Wei­ners­miths se mues­tran de acuer­do con to­do el co­ra­zón. El ma­tri­mo­nio se­ña­la que “gran­des sal­tos dis­con­ti­nuos, co­mo el lá­ser y el or­de­na­dor, a me­nu­do de­pen­den de desa­rro­llos no re­la­cio­na­dos en di­fe­ren­tes cam­pos”. Uno de los ca­pí­tu­los más con­vin­cen­tes de Roach ex­pli­ca có­mo Geor­ge Wes­ting­hou­se su­mó su co­no­ci­mien­to em­pre­sa­rial a la cien­cia del “bri­llan­te y pe­cu­liar” Ni­ko­la Tes­la pa­ra cons­truir un sis­te­ma de ener­gía de co­rrien­te al­ter­na a es­ca­la co­mer­cial. Y Har­ford se­ña­la que la tec­no­lo­gía del iPho­ne no ha­bría si­do po­si­ble sin la ex­pe­ri­men­ta­ción fi­nan­cia­da por el go­bierno.

El nom­bre Goo­gle es un jue­go de pa­la­bras con el tér­mino ma­te­má­ti­co “goo­gol”, que ha­ce re­fe­ren­cia a un 1 se­gui­do de 100 ce­ros (re­pre­sen­ta­dos co­mo 1 x 10100)

Fuen­te: CNN

su­mó su co­no­ci­mien­to em­pre­sa­rial a la cien­cia del “bri­llan­te y pe­cu­liar” Ni­ko­la Tes­la pa­ra cons­truir un sis­te­ma de ener­gía de co­rrien­te al­ter­na a es­ca­la co­mer­cial. Y Har­ford se­ña­la que la tec­no­lo­gía del iPho­ne no ha­bría si­do po­si­ble sin la ex­pe­ri­men­ta­ción fi­nan­cia­da por el go­bierno.

El va­lor pa­ra to­mar ries­gos y fra­ca­sar es otro te­ma cla­ve en los li­bros co­men­ta­dos. Har­ford su­gie­re que la me­jor for­ma de fo­men­tar la in­no­va­ción fu­tu­ra pue­de ser sim­ple­men­te per­mi­tir que “per­so­nas in­te­li­gen­tes sa­tis­fa­gan su cu­rio­si­dad in­te­lec­tual sin una idea cla­ra de ha­cia dón­de po­dría lle­var­les”. Roach elo­gia a los dos hom­bres que apro­ve­cha­ron y ex­pli­ca­ron el elec­tro­mag­ne­tis­mo -el “ex­pe­ri­men­ta­dor de la me­sa de la­bo­ra­to­rio” Mi­chael Fa­ra­day y el “prodigio ma­te­má­ti­co” Ja­mes Clerk Max­well- por su “dis­po­si­ción a ir en una di­rec­ción con­tra­ria a las teo­rías acep­ta­das del mo­men­to”.

Brandt y Ea­gle­man ha­blan so­bre las prue­bas que rea­li­za­ron los her­ma­nos Wright con 38 su­per­fi­cies di­fe­ren­tes de ala de avión y los 5.112 pro­to­ti­pos de la as­pi­ra­do­ra de Ja­mes Dyson. Tam­bién recuperan una ci­ta en­can­ta­do­ra de Edi­son: “Cuan­do ha­yas ago­ta­do to­das las po­si­bi­li­da­des, re­cuer­da es­to: no lo has he­cho”. Pa­ra los au­to­res, la idea no es so­lo to­le­rar el fra­ca­so, sino es­pe­rar­lo; des­pués de ge­ne­rar tan­tas op­cio­nes po­si­bles al­gu­nas ten­drán que caer­se por el ca­mino pa­ra que las me­jo­res pue­dan su­bir a la ci­ma. Soo­nish cap­tu­ra esos va­lo­res a la per­fec­ción. Ca­da ca­pí­tu­lo ex­pli­ca un ob­je­ti­vo com­ple­jo y las di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías que se es­tán desa­rro­llan­do pa­ra lo­grar­lo. Por ejem­plo, los cien­tí­fi­cos es­tán tra­ba­jan­do en seis po­si­bles ma­ne­ras de lle­gar de ma­ne­ra eco­nó­mi­ca al es­pa­cio: cohe­tes re­uti­li­za­bles, mo­to­res de plas­ma, “mega-sú­per pis­to­las” que lan­za­rían cohe­tes, en­cen­di­do lá­ser, co­men­zar el via­je ya a una gran al­ti­tud (con un puer­to es­pa­cial, glo­bo o avión) y as­cen­so­res es­pa­cia­les. El tiem­po di­rá cuál (si al­gu­na lle­ga a ha­cer­lo) de las ideas fun­cio­na.

Otras re­co­men­da­cio­nes que apa­re­cen en es­tos li­bros in­clu­yen en­ten­der lo que Roach lla­ma “las ne­ce­si­da­des y preo­cu­pa­cio­nes” del tiem­po de uno mis­mo, pro­por­cio­nar una edu­ca­ción en igual­dad de opor­tu­ni­da­des y que ha­ga hin­ca­pié en la re­so­lu­ción de pro­ble­mas, lan­zar com­pe­ti­cio­nes de in­no­va­ción, in­ver­tir más en cien­cia

bá­si­ca y una “re­es­truc­tu­ra­ción” de la re­gu­la­ción (al­go más fá­cil de de­cir que de ha­cer). Por úl­ti­mo, to­dos es­tos au­to­res ha­cen hin­ca­pié en que la in­no­va­ción se ve me­jor a tra­vés de lo que Roach lla­ma una “len­te de gran an­gu­lar” (la gé­ne­sis, el desa­rro­llo y las con­se­cuen­cias). Co­mo ex­pli­ca Har­ford, “la in­no­va­ción da for­ma a nues­tras vi­das de ma­ne­ra im­pre­de­ci­ble y mien­tras re­suel­ven pa­ra al­guien un pro­ble­ma, a me­nu­do tam­bién crean uno dis­tin­to pa­ra otra per­so­na”. Por eso, “[con cual­quier idea nue­va] tie­ne sen­ti­do al me­nos pre­gun­tar­nos có­mo po­de­mos ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios y mi­ti­gar los ries­gos”. Los Wei­ners­miths lo ha­cen. Pa­ra ca­da tec­no­lo­gía que ana­li­zan, tam­bién des­cri­ben “las for­mas en que to­do po­dría sa­lir mal y las for­mas en las que to­do se­ría ma­ra­vi­llo­so”.

Los se­res hu­ma­nos bus­can to­do ti­po de no­ve­dad de for­ma in­na­ta. Pe­ro se­gu­ro que po­de­mos con­cen­trar­nos en ideas que ayu­den, y no da­ñen, al mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.