Nue­vas mé­tri­cas de la OCDE

re­ve­lan el es­ta­do de mer­ca­dos la­bo­ra­les mun­dia­les

Revista Ekos - - BUSINESS CULTURE - I Tex­to: Sa­rah O'con­nor Fuen­te: Fi­nan­cial Ti­mes News­pa­per Spa­nish No es ne­ce­sa­rio sa­cri­fi­car la ca­li­dad de los pues­tos de tra­ba­jo por la can­ti­dad de em­pleos

To­do el mun­do sa­be que un al­to ni­vel de des­em­pleo in­di­ca un mer­ca­do la­bo­ral po­co saludable. ¿Pe­ro, quie­re de­cir que un al­to ni­vel de em­pleo in­di­ca un mer­ca­do saludable? Más per­so­nas es­tán em­plea­das en el mun­do desa­rro­lla­do es­te año que en 2007, an­tes de la cri­sis fi­nan­cie­ra. Las pre­vi­sio­nes pa­ra el pró­xi­mo año mues­tran un au­men­to del ni­vel de em­pleo en ca­si to­dos los paí­ses de la OCDE. Sin em­bar­go, hay una olea­da de des­con­ten­to po­pu­lar con res­pec­to a la eco­no­mía y có­mo fun­cio­na. Los eco­no­mis­tas es­tán preo­cu­pa­dos por la di­so­nan­cia en­tre sus es­ta­dís­ti­cas y el es­ta­do de áni­mo en las ca­lles. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la OCDE uti­li­zan las ta­sas de des­em­pleo y em­pleo pa­ra eva­luar el desem­pe­ño del mer­ca­do de tra­ba­jo; son fá­ci­les de me­dir y fá­ci­les de com­pa­rar en­tre paí­ses. Pe­ro con­tar el nú­me­ro de em­pleos no pro­por­cio­na in­for­ma­ción so­bre su ca­li­dad, su se­gu­ri­dad, sus pers­pec­ti­vas o su equi­dad. Es­te año, la OCDE ha ela­bo­ra­do un nue­vo ba­ró­me­tro pa­ra me­dir el éxi­to del mer­ca­do de tra­ba­jo. Tie­ne nue­ve in­di­ca­do­res: tres pa­ra la can­ti­dad de tra­ba­jos, tres pa­ra su ca­li­dad y tres pa­ra su in­clu­si­vi­dad. Uno pue­de es­tar en desacuer­do, pe­ro las mé­tri­cas son ri­gu­ro­sas y pre­ci­sas y los re­sul­ta­dos re­ve­la­do­res. Es co­mo ob­ser­var a los mer­ca­dos la­bo­ra­les del mun­do en tres di­men­sio­nes en lu­gar de dos. Al­gu­nos de los nue­vos in­di­ca­do­res son pers­pi­ca­ces. El pri­me­ro es la co­ne­xión en­tre las ta­sas de em­pleo y los ba­jos in­gre­sos, de­fi­ni­das por la OCDE co­mo la pro­por­ción de per­so­nas en edad de tra­ba­jar que per­ci­ben me­nos de la mi­tad del in­gre­so pro­me­dio. La or­ga­ni­za­ción la ha con­ver­ti­do en una de sus mé­tri­cas de "in­clu­si­vi­dad", ar­gu­men­tan­do que un país con un mer­ca­do la­bo­ral saludable no ten­dría un gran nú­me­ro de per­so­nas agru­pa­das en la par­te in­fe­rior. Co­mo es de es­pe­rar­se, la ta­sa de ba­jos in­gre­sos va­ría no­ta­ble­men­te en los 35 paí­ses de la OCDE. Is­lan­dia es­tá en un ex­tre­mo

del ran­go (4.6 por cien­to) y Es­pa­ña en el otro (16.5 por cien­to). Y exis­te una fuer­te co­rre­la­ción ne­ga­ti­va en­tre las ta­sas de ba­jos in­gre­sos y las ta­sas de em­pleo. En ge­ne­ral, los paí­ses con mu­chas per­so­nas em­plea­das tie­nen me­nos per­so­nas de in­gre­sos ba­jos. Un em­pleo pue­de ser una bue­na cura pa­ra la po­bre­za. Pe­ro no en to­das par­tes. EEUU tie­ne ni­ve­les de em­pleo equi­pa­ra­bles a los de Fin­lan­dia, pe­ro ni­ve­les de ba­jos in­gre­sos equi­pa­ra­bles a los grie­gos. Ésa es una es­ta­dís­ti­ca ate­mo­ri­zan­te pa­ra los po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses. Es­pa­ña y Gre­cia su­frie­ron un al­to ni­vel de des­em­pleo des­pués de la cri­sis de la eu­ro­zo­na, que es­tá em­pe­zan­do a di­si­par­se: tie­nen que po­ner­se al co­rrien­te. Por el con­tra­rio, el mo­tor de los em­pleos de EEUU es­tá cre­cien­do a un ni­vel de­cen­te, pe­ro no ha lo­gra­do sa­car a una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de tra­ba­ja­do­res de la po­bre­za re­la­ti­va; no es de ex­tra­ñar que el im­pul­so por sa­la­rios mí­ni­mos más al­tos en EEUU ha au­men­ta­do. La ta­sa pro­me­dio de ho­ga­res de in­gre­sos ba­jos en­tre los paí­ses de la OCDE es de al­re­de­dor del 7 por cien­to. En EEUU es ca­si 12 por cien­to. Los tra­ba­jos pue­den ser ne­ce­sa­rios pa­ra sa­car a la gen­te de la po­bre­za re­la­ti­va, pe­ro no son ne­ce­sa­ria­men­te su­fi­cien­tes. El pa­trón es vá­li­do tam­bién pa­ra la ca­li­dad del em­pleo. Exis­te una co­rre­la­ción apro­xi­ma­da en­tre los paí­ses con al­tos ni­ve­les de em­pleo y los em­pleos de­cen­tes. Pe­ro tam­bién hay mu­chas ex­cep­cio­nes. De he­cho, los tra­ba­jos que son de al­ta ca­li­dad en un as­pec­to pue­den ser te­rri­bles en otros. El Reino Uni­do y Ja­pón cla­si­fi­can bas­tan­te bien en las ta­sas de em­pleo, pe­ro di­fie­ren en la ca­li­dad del em­pleo. Los tra­ba­ja­do­res ja­po­ne­ses tie­nen ma­yor se­gu­ri­dad que los bri­tá­ni­cos: se en­fren­tan a un gol­pe de in­gre­sos mu­cho me­nor si que­dan des­em­plea­dos. Pe­ro tra­ba­jan en peo­res en­tor­nos la­bo­ra­les. Al­re­de­dor de la mi­tad de ellos es­tán "ba­jo ten­sión", en­fren­tan­do al­tas de­man­das de tra­ba­jo con po­cos re­cur­sos pa­ra sa­tis­fa­cer­los. Es­to ocu­rre só­lo en un ter­cio de los tra­ba­ja­do­res del Reino Uni­do. El ter­cer men­sa­je es que no hay que sa­cri­fi­car la ca­li­dad por la can­ti­dad de em­pleos. Es cier­to que un al­to ni­vel de em­pleo no siem­pre sig­ni­fi­ca que to­do va bien. Só­lo hay que re­cor­dar a los tra­ba­ja­do­res es­tre­sa­dos de Ja­pón, o a aque­llos em­po­bre­ci­dos en EEUU. Pe­ro el al­to ni­vel de em­pleo a me­nu­do co­exis­te con em­pleos de­cen­tes e in­clu­si­vos. Los mer­ca­dos la­bo­ra­les de Is­lan­dia, Sue­cia, No­rue­ga y Di­na­mar­ca tie­nen al­gu­nas de las ta­sas de em­pleo más ele­va­das, y su desem­pe­ño es igual­men­te al­to con res­pec­to a las otras mé­tri­cas. Pa­ra­fra­sean­do a Tols­toy: to­dos los mer­ca­dos la­bo­ra­les sa­lu­da­bles son igua­les; ca­da mer­ca­do la­bo­ral po­co saludable es po­co saludable a su ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.