BRINDEMOS, POR EL AGUA

EL HOM­BRE SE HA ACOSTUMBRADO EN EX­CE­SO A UN RE­CUR­SO DE PRI­ME­RA NE­CE­SI­DAD CO­MO ES EL AGUA.

Revista Ekos - - CONTENIDO INTERCULTURAL - POR ORIOL RO­DRÍ­GUEZ FO­TO PA­BLO TRIBELLO

Ag­bar ce­le­bra 150 años prio­ri­zan­do un ma­yor desaro­llo sons­te­ni­ble. An­gel Si­món, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de es­te gi­gan­te del sec­tor de ser­vi­cios del ci­clo in­te­gral hi­dráu­li­co, in­ci­de en la au­to­su­fi­cien­cia y re­uti­li­za­ción del agua pa­ra con­se­guir­lo.

¿Es com­pli­ca­do ges­tio­nar el agua?

Com­pli­ca­da es nues­tra pro­fe­sión. Por lo tan­to, los que nos de­di­ca­mos a ello, nos lo to­ma­mos co­mo al­go dia­rio, ru­ti­na­rio. Co­mo ru­ti­na­rio es el ges­to de abrir un grifo y que sal­ga agua. Aun así, de­trás de al­go tan ha­bi­tual hay mu­cho tra­ba­jo, mu­cha ex­pe­rien­cia, mu­cho co­no­ci­mien­to, tec­no­lo­gía, for­ma­ción e in­no­va­ción.

Co­mo so­cie­dad, ¿so­mos cons­cien­tes del bien que es el agua?

Las so­cie­da­des desarrolladas no so­mos su­fi­cien­te­men­te cons­cien­tes de lo que sig­ni- fi­ca que du­ran­te 365 días al año, 24 ho­ras al día po­da­mos abrir el grifo y que sal­ga agua. Afor­tu­na­da­men­te, he te­ni­do la ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal, pe­ro tam­bién per­so­nal, de ver lle­gar agua a po­bla­cio­nes que te­nían res­tric­cio­nes la mi­tad del día y las otras do­ce ho­ras no te­nían agua en una ca­li­dad y can­ti­dad

dig­na y su­fi­cien­te. La ale­gría y el cam­bio so­cial ra­di­cal que ello su­pu­so fue in­creí­ble. Nos he­mos acostumbrado ex­ce­si­va­men­te a la co­mo­di­dad, pe­ro pa­sa con el agua y con otros ám­bi­tos y as­pec­tos de la vi­da.

¿Qué es lo pri­me­ro que pien­sa ca­da vez que abre el grifo?

No tie­ne nin­gún mé­ri­to lo que yo pien­se ca­da vez que lle­go a ca­sa y com­prue­bo que me pue­do du­char. Ten­go la suer­te d que mi pro­fe­sión es mi pa­sión. Ca­da vez que, por ejem­plo, pa­seo por una ciu­dad, es inevitable que me fi­je en las ta­pas de las ace­ras. Afor­tu­na­da­men­te, en mu­chas de ellas po­ne Ai­gües de Bar­ce­lo­na, en otras AG­BAR y si es­toy en San­tia­go de Chi­le, Aguas An­di­nas. El grifo, eso sí, por con­cien­cia­ción, in­ten­to abrir­lo lo me­nos po­si­ble, te­nien­do pre­sen­te, ade­más, que de­trás de ese ges­to hay una ges­tión rea­li­za­da por nues­tros tra­ba­ja­do­res.

Re­cien­te­men­te reali­zó una con­fe­ren­cia en la que re­su­mía los éxi­tos de Ag­bar en 10 pun­tos. El pri­me­ro era jus­ta­men­te la re­gu­la­ri­dad de su ser­vi­cio, que es del 99.8%.

Pre­ci­sa­men­te, por esa fal­ta de con­cien­cia, qui­se des­ta­car esa ga­ran­tía ca­si ple­na en nues­tro ser­vi­cio. Di­cho de otra ma­ne­ra, a ca­da ciu­da­dano del área me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na se le in­te­rrum­pe el ser­vi­cio de su­mi­nis­tro de agua al año un pe­rio­do no su­pe­rior a los cin­co se­gun­dos. Es un éxi­to que con­si­de­ro muy im­por­tan­te por­que es un re­fle­jo de to­do lo que hay de­trás. Lue­go exis­ten otras me­di­das que tam­bién con­si­de­ro im­por­tan­tes, co­mo la ca­li­dad que exis­te en la fa­bri­ca­ción del pro­duc­to agua pa­ra su con­su­mo.y aquí no so­lo nos re­fe­ri­mos a agua po­ta­ble, sino a la fa­bri­ca­ción de un ali­men­to, el agua, co­mo po­dría ser la le­che o cual­quier otro pro­duc­to ali­men­ti­cio. De los diez que ci­té, es­tos son dos de nues­tros éxi­tos re­mar­ca­bles y de los que me sien­to más sa­tis­fe­cho jun­ta­men­te con el fon­do de so­li­da­ri­dad.

¿En qué con­sis­te es­te fon­do?

Es­te fon­do es lo que ha per­mi­ti­do que ja­más ha­ya­mos cor­ta­do el agua a na­die que no la ha­ya po­di­do pa­gar. Un fon­do que sis­te­ma­ti­za­mos a par­tir del año 2012. Una po­lí­ti­ca que he­mos te­ni­do muy pre­sen­te des­de los ini­cios de la em­pre­sa y que se­gui­re­mos apo­yan­do de­ci­di­da­men­te en el fu­tu­ro, más des­pués de to­do lo que he­mos apren­di­do en el con­ti­nen­te Su­ra­me­ri­cano. Son aque­llas unas so­cie­da­des muy es­tra­ti­fi­ca­das, don­de las ta­ri­fas se apli­can de­pen­dien­do del es­tra­to so­cial del con­tra­tan­te y, en al­gu­nos país co­mo Chi­le, el es­ta­do sub­ven­cio­na a aque­llas fa­mi­lias que no pue­den ha­cer fren­te al ser­vi­cio. Aquí de­ci­di­mos rea­li­zar no­so­tros es­tas sub­ven­cio­nes.

En lo re­fe­ren­te a la ca­li­dad del agua co­mo ali­men­to de con­su­mo, se lo to­man tan en se­rio que in­clu­so tie­nen un de­par­ta­men­to de ca­ta­do­res.

El pa­nel de ca­ta­do­res de AG­BAR ha­ce mu­chos años que es­tá en ac­ti­vo. Se creó pa­ra co­rre­la­cio­nar la dis­tin­ta con­ta­mi­na­ción que exis­tía en el cau­ce de las aguas con los di­fe­ren­tes olo­res y sa­bo­res. La me­jo­ra de es­ta co­rre­la­ción ha de­ri­va­do, ló­gi­ca­men­te, en una gran me­jo­ra de la ca­li­dad del agua.

Ahí don­de va, ¿igual que se fi­ja en las ta­pas prue­ba el agua del grifo?

No la prue­bo, la be­bo. En las ciu­da­des en las que sé que se pue­de to­mar el agua, sí. En otras, des­afor­tu­na­da­men­te, el agua del grifo no reúne unos mí­ni­mos de ca­li­dad. En esas, evi­den­te­men­te, no. Ahí, los ho­te­les te po­nen bo­te­lli­nes de agua en­va­sa­da in­clu­so pa­ra la­var­te los dien­tes.

¿El fu­tu­ro pa­sa por el aho­rro ener­gé­ti­co?

To­tal­men­te. Te­ne­mos un fu­tu­ro con una gran pre­sión de so­bre­po­bla­ción, con una gran pre­sión de so­bre­ur­ba­ni­za­ción en las gran­des ciu­da­des, pre­sión en la fal­ta de ma­te­rias pri­mas, en el cam­bio climático... En una ges­tión fu­tu­ra (que en reali­dad ya es pre­sen­te) se­rá bá­si­co el tri­no­mio for­ma­do por ali­men­tos, agua y ener­gía. El fu­tu­ro se mo­ve­rá den­tro de una eco­no­mía cir­cu­lar. Por lo tan­to, va­mos a te­ner que aho­rrar el má­xi­mo de ener­gía y re­cur­sos del pla­ne­ta. En cues­tio­nes hi­dráu­li­cas va­mos a te­ner que ser au­to­su­fi­cien­tes.

¿Có­mo se con­se­gui­rá?

Es lo que nos es­ta­mos plan­tea­do en mu­chas de nues­tras ex­plo­ta­cio­nes. Te­ne­mos ya en mar­cha una prue­ba pi­lo­to en Gra­na­da, don­de in­ten­te­re­mos ser com­ple­ta­men­te au­to­su­fi­cien­tes a par­tir del año 2020. De­fi­ni­ti­va­men­te, la eco­no­mía cir­cu­lar de­be ten­der ha­cia el re­si­duo ce­ro y la au­to­su­fi­cien­cia ener­gé­ti­ca.y es que no so­mos cons­cien­tes de la hue­lla hí­dri­ca que hay en el más co­mún de los ac­tos que rea­li­za­mos ca­da día, co­mo po­ner­nos una ca­mi­sa.

En cues­tio­nes hi­dráu­li­cas, ¿la au­to­si­fi­cien­cia pa­sa por la re­uti­li­za­ción del agua?

En es­ta eco­no­mía cir­cu­lar no que­da otra al­ter­na­ti­va que re­uti­li­zar el agua. Téc­ni­ca­men­te no so­lo es po­si­ble sino que en al­gu­nos lu­ga­res ya se es­tá re­uti­li­zan­do el 30% del agua. Pe­ro de­be­mos ser cons­cien­tes de que ten­dre­mos que re­uti­li­zar nues­tros re­cur­sos hi­dráu­li­cos no so­lo pa­ra el uso agrí­co­la e in­dus­trial o de rie­go de par­ques y jar­di­nes sino que tam­bién pa­ra uso de bo­ca. De he­cho, el agua siem­pre es un cir­cui­to ce­rra­do. Lo es a ni­vel pla­ne­ta­rio y aho­ra lo es­ta­mos plan­tean­do a una es­ca­la me­nor. La re­uti­li­za­ción pa­ra uso de bo­ca no se va a ha­cer de una ma­ne­ra di­rec­ta, sino que, en el ca­so de una ciu­dad co­mo Bar­ce­lo­na, una vez las aguas re­si­dua­les pa­sen por las plan­tas de­pu­ra­do­ras irán a pa­rar al río y vol­ve­rán a to­mar­se del río a tra­vés de la plan­ta de tra­ta­mien­to de agua po­ta­ble.

Por­que si no, no ha­brá agua pa­ra to­dos.

No, no ten­dre­mos su­fi­cien­tes re­cur­sos hi­dráu­li­cos pa­ra to­da la po­bla­ción mun­dial. El cam­bio climático nos es­tá acos­tum­bran­do a que las se­quías van a ser más ex­tre­mas y fre­cuen­tes, del mis­mo mo­do que las es­ta­cio­nes de llu­via tam­bién se­rán más in­ten­sas y ex­tre­mas. En al­gu­nos lu­ga­res, co­mo San­tia­go de Chi­le, por ejem­plo, lo he­mos po­di­do com­pro­bar ya de una ma­ne­ra muy cla­ra. En la zo­na me­di­te­rrá­nea va a pa­sar lo mis­mo y nos ve­re­mos obli­ga­dos a to­mar to­das es­tas me­di­das que co­men­to.

Por cier­to, fe­li­ci­da­des, Ag­bar cum­ple 150 años

Gra­cias. Si te­ne­mos 150 años de his­to­ria es por­que he­mos sido ca­pa­ces de an­ti­ci­par­nos. Des­de nues­tros ini­cios es­ta ha sido nues­tra con­sig­na y no va­mos a re­nun­ciar a ella.

Nos de­cían en el co­le­gio que el agua es in­co­lo­ra, inodo­ra e in­sí­pi­da. ¿Real­men­te de­be ser así?

El agua no es in­co­lo­ra, no es inodo­ra ni es in­sí­pi­da. En su es­ta­do más pu­ro, H O, pro­ba2 ble­men­te se­ría así. Pe­ro es­to no exis­te en nin­gún rin­cón del mun­do. Por ello el agua tie­ne co­lor, olor y sa­bor.

“LAS SO­CIE­DA­DES DESARROLLADAS NO SO­MOS SU­FI­CIEN­TE­MEN­TE CONS­CIEN­TES DE LO QUE SIG­NI­FI­CA ABRIR EL GRIFO Y QUE SAL­GA AGUA”

Ángel Si­món, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Ag­bar, po­sa en ex­clu­si­va pa­ra el ob­je­ti­vo de la re­vis­ta For­bes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.