Una cul­tu­ra es­tig­ma­ti­za­da y has­ta dis­cri­mi­na­da

Semana (Ecuador) - - Tema (I) -

Sien­do el ce­rro San­ta Ana uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de Gua­ya­quil, a es­ca­sos me­tros de Pris­ci­lla, Car­los y Mar­cos, pa­só Carmen An­dra­de con su fa­mi­lia. Al per­ca­tar­se del ti­po de mú­si­ca y al ver al con­glo­me­ra­do, apar­tó a sus hi­jos de in­me­dia­to: “Esa gen­te es da­ña­da. Se­gu­ra­men­te es­tán to­ma­dos o dro­ga­dos, dan has­ta mie­do”, di­jo jus­ti­fi­can­do su re­cha­zo.

“So­mos víctimas de un es­tig­ma”, con­si­de­ra Henry del Va­lle, roc­ke­ro has­ta en su apa­rien­cia, ba­te­ris­ta de Ca­ba­ré, una de las cer­ca de 200 ban­das de rock que se cal­cu­la hay en la ciu­dad. “Yo fui dis­cri­mi­na­do, me sa­ca­ron de la em­pre­sa en la que era elo­gia­do por mi tra­ba­jo, por­que me hi­ce ta­tua­jes, me ne­gué a cor­tar­me el pe­lo y a sa­car­me los are­tes. Fue un gol­pe du­ro”.

Pa­ra el so­ció­lo­go An­drés Mar­tí­nez, es­to res­pon­de a una ne­ce­si­dad que per­sis­te en las so­cie­da­des ter­cer­mun­dis­tas de crear pre­jui­cios. “Son ter­gi­ver­sa­cio­nes o exa­ge­ra­cio­nes de la reali­dad. Al roc­ke­ro se lo tie­ne co­mo un ser vio­len­to, un con­su­mi­dor de dro­gas y un hol­ga­zán. Son es­te­reo­ti­pos que se ge­ne­ra­li­zan y aún no se su­pe­ran”.

“Pue­do ju­rar, aun­que no de­be­ría -pro­si­gue Henry-, que yo no con­su­mo dro­gas, que soy bueno y muy res­pon­sa­ble, pe­ro la gen­te al ver­me cree que ten­go pac­to con el diablo, o que soy un desadap­ta­do. Hay tan­ta ig­no­ran­cia… No sa­ben que atrás de un roc­ke­ro, de un mú­si­co, hay una his­to­ria de te­na­ci­dad y es­fuer­zo por­que por ejem­plo pa­ra po­der com­prar­se un ins­tru­men­to hay que tra­ba­jar”.

Pao­la Es­lao da fe de aque­llo. Aun­que su look es más tra­di­cio­nal, des­de los 14 años es­cu­cha hard­co­re y heavy me­tal. Es mú­si­ca, fue la gui­ta­rris­ta in­vi­ta­da de la ban­da Me­tal­quil. “Ten­go 29 años, vi­vo con mis pa­dres y no ten­go vi­cios. En el día tra­ba­jo co­mo re­pre­sen­tan­te de mar­ca de una co­no­ci­da fir­ma de pin­tu­ras del país, por­que ten­go un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio de In­ge­nie­ría en Mar­ke­ting. Y en mis ra­tos li­bres, ade­más de ha­cer mú­si­ca, res­ca­to ani­ma­les ca­lle­je­ros, pe­rros y ga­tos mal­tra­ta­dos por la so­cie­dad. ¿Soy ma­la?”, pre­gun­ta in­ten­tan­do in­vi­tar a una re­fle­xión a la so­cie­dad.

MÁS FO­TOS en nues­tra app GRANASA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.