“Los mi­lle­nials se­rán nues­tros go­ber­nan­tes”

UNA APA­SIO­NA­DA DE SU TRA­BA­JO, SU FA­MI­LIA Y DE GUAYAQUIL, CIU­DAD QUE CON­SI­DE­RA DE­BE IR TRAS UN NUE­VO SUE­ÑO.

Semana (Ecuador) - - Entrevista - Ma­ría Jo­se­fa Co­ro­nel ma­ria­jo­se­fa­co­ro­nel@hot­mail.com

CUAN­DO PIEN­SO EN Lour­des Lu­que, la re­cuer­do li­de­ran­do pro­yec­tos in­no­va­do­res e im­pul­san­do lo que es­ta­ba desecha­do, lo que na­die que­ría to­mar co­mo em­pren­di­mien­to. Nos re­ci­be en su ca­sa, don­de fá­cil­men­te se per­ci­be la historia de una fa­mi­lia, de la que se hon­ra y ama.

Con el ál­bum de su vi­da pro­fe­sio­nal en mis ma­nos, me de­ten­go en una fo­to de ella en la que apa­re­ce jun­to al ex­pre­si­den­te Gus­ta­vo No­boa y Fi­del Cas­tro. Em­pe­za­mos a char­lar so­bre la per­so­na­li­dad de es­tos go­ber­nan­tes que a al­gu­nos lo­gran cau­ti­var con un en­can­to pre­fa­bri­ca­do. “Íba­mos en el avión en la vi­si­ta ofi­cial a Cu­ba, con el pre­si­den­te y po­cos mi­nis­tros. Las dos úni­cas mu­je­res mi­nis­tras éra­mos Rocío Vás­quez y yo. Fue un 12 de no­viem­bre, fe­cha de mi aniver­sa­rio ma­tri­mo­nial. Nos sen­ta­mos con Heinz Moe­ller y su es­po­sa Fanny. Re­cuer­do que Fanny no es­ta­ba tan a gus­to de co­no­cer a Cas­tro. ¡Du­ran­te el viaje de­cía ca­da co­sa contra él. Ya en Cu­ba, en el pri­mer al­muer­zo de bien­ve­ni­da, él se ubi­có en­tre la ex pri­me­ra da­ma Isa­bel de No­boa y Fanny de Moe­ller; pues ese día es­tu­vo tan en­can­ta­dor, pe­ro tan sim­pá­ti­co, que du­ran­te el viaje de re­gre­so, Fanny se pa­só ha­blan­do be­lle­zas de Fi­del. Así de pa­ra­dó­ji­co fue ese viaje. Era un ti­po se­duc­tor”.

Se­duc­tor, ca­si una ser­pien­te en­can­ta­do­ra. Co­mo Chá­vez. Quie­nes lo co­no­cen di­cen lo mis­mo. ¿Crees que es una ca­rac­te­rís­ti­ca de los so­cia­lis­tas que go­bier­nan pa­ra so­me­ter?

Nun­ca es­tu­ve es­tán cer­ca­na a Ra­fael Co­rrea pa­ra ver­le su la­do bueno. De he­cho, en una maes­tría que cur­sé, él dic­tó una con­fe­ren­cia y des­de ese en­ton­ces ge­ne­ra­ba reac­cio­nes ne­ga­ti­vas. Asi­mis­mo, me pue­do ima­gi­nar que hu­bo quien opi­nó lo con­tra­rio.

¿Ca­si siem­pre por sor­pre­sa lo­gran ‘en­can­tar­te’? no hi­zo na­da ca­sual o por sor­pre­sa. Des­pués de ha­ber con­ver­sa­do bas­tan­te con Fa­bri­cio, su her­mano, a quien le ten­go mu­cha con­si­de­ra­ción, pue­do pen­sar que en él se fue cons­tru­yen­do una per­so­na­li­dad y una es­tra­te­gia pa­ra es­ca­lar al po­der. Des­de ni­ño. Fa­bri­cio di­jo que se sor­pren­día cuan­do lle­ga­ba de tra­ba­jar a su ca­sa y veía a Ra­fael con ami­gos de do­ce años apro­xi­ma­da­men­te, ju­gan­do a que era pre­si­den­te, dan­do ór­de­nes. Co­mo esos ni­ños ca­ye­ron, de vi­da adul­ta ca­ye­ron otros.

Ese es el ries­go de ser ciu­da­da­nos, ca- er en esas per­so­na­li­da­des…

Ne­bot, por ejem­plo, que tie­ne su per­so­na­li­dad mar­ca­da y a di­fe­ren­cia de Co­rrea, que te­nía una ideo­lo­gía diz­que de re­vo­lu­ción, tie­ne un per­fil po­lí­ti­co di­fe­ren­te. Tú no ves a Ne­bot con un plan es­tra­té­gi­co pa­ra cam­biar a la ciu­dad, lo que él tie­ne es una gran ca­pa­ci­dad de ges­tio­nar día a día sus ne­ce­si­da­des. Él no ha pla­ni­fi­ca­do. Que al­guien me di­ga dón­de es­tá el sue­ño de Guayaquil, qué ha­re­mos y ha­cia dón­de ire­mos aho­ra que Jai­me pue­de ir­se.

¿Qué es la ciu­dad pa­ra ti? El amor que sen­ti­mos por la li­ber­tad... De­be­mos pla­ni­fi­car nues­tro pre­sen­te y fu­tu­ro pa­ra res­guar­dar nues­tra li­ber­tad. Cuan­do nos de­ja­mos lle­var por emo­cio­nes del momento, cae­mos en gra­ves fa­llas, co­mo fue po­ner a Ab­da­lá Bu­ca­ram co­mo al­cal­de. El ADN de la li­ber­tad lo te­ne­mos des­de 1820, pe­ro lo que sí ne­ce­si­ta­mos es re­pen­sar a la ciu­dad de Guayaquil pa­ra que na­da ni na­die se la lle­ve por asal­to.

So­lo la unión nos lle­va­rá allí.

Esa de­be­ría ser la ta­rea de to­dos. Ten­drán que sen­tar­se si­rios, tro­ya­nos, ge­nCo­rrea

te de AP, PSC, etc. To­dos de­be­re­mos tra­zar una ho­ja de ru­ta pa­ra la ciu­dad. Guayaquil es de­ma­sia­do gran­de y fuer­te pa­ra per­mi­tir que nue­va­men­te cai­ga­mos en el po­pu­lis­mo per se.

A ve­ces se en­do­sa to­da la res­pon­sa­bi­li­dad a los po­lí­ti­cos. Sin em­bar­go, la ciu­da­da­nía, sea con su in­di­fe­ren­cia o co­rrup­ción, co­la­bo­ra con el des­or­den.

A la gen­te la con­vier­te el amor por su gen­te y por un fu­tu­ro que no es inal­can­za­ble. Qui­sie­ra ha­blar­les a los jó­ve­nes, a los millennials. De ellos de­pen­de­rán mu­chas co­sas. Un es­tu­dio so­bre es­ta ge­ne­ra­ción ase­gu­ra que a di­fe­ren­cia de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, bus­can un es­pe­cial pro­pó­si­to de vi­da. Es­to sig­ni­fi­ca que hay un cal­do de cul­ti­vo in­men­so pa­ra po­der in­te­grar a la ciu­da­da­nía en la bús­que­da de eso que es­tá más allá de la in­me­dia­tez... Los jó­ve­nes de aho­ra no bus­can so­lo lo eco­nó­mi­co... Tie­nen un pa­que­te de va­lo­res cla­ros y de­fi­ni­dos. Ellos nos van a go­ber­nar.

¿Mo­ti­va­dos por el bien co­mún?

Pa­ra una lu­cha in­can­sa­ble por el bien co­mún tie­nes que te­ner ejem­plos só­li­dos. Si es de tu fa­mi­lia, me­jor. Yo gra­cias a Dios tu­ve a Isa­bel Silva de Lu­que, mi ma­dre, quien fue una de las pri­me­ras gra­dua­das en Quí­mi­ca-Far­ma­cia. Sa­lía a pro­tes­tar a las ca­lles en la épo­ca de la dic­ta­du­ra. Es im­por­tan­te que los jó­ve­nes ten­gan a al­guien que les di­ga que tras­cen­der es más vá­li­do que pros­pe­rar.

Pe­ro no to­do el mun­do tie­ne ejem­plos cer­ca­nos...

Pa­ra eso es­tán los men­to­res. Yo he te­ni­do un mon­tón. Uno de los prin­ci­pa­les fue Mar­cel La­nia­do de Wind. Cuan­do en­tré a tra­ba­jar en la Fun­da­ción Huan­ca­vil­ca, él me di­jo que a ese lu­gar se sa­bía có­mo en­trar, pe­ro no có­mo sa­lir... Me pu­se a tra­ba­jar. Las lec­cio­nes que me de­jó so­bre có­mo tie­nes que ac­tuar mar­ca­ron mi vi­da. En la épo­ca de El­sa Bu­ca­ram la ciu­dad era es­pan­to­sa, pe­ro ac­tua­mos. Crea­mos un Co­mi­té Cí­vi­co de Or­na­to y Par­ques, bus­ca­mos em­pre­sas pa­ra que adop­ten los par­ques. Los ho­te­les co­la­bo­ra­ron con aque­llos que te­nían cer­ca de sus ins­ta­la­cio­nes. In­ver­ti­mos en las pal­mi­tas pa­ra la ave­ni­da 9 de Oc­tu­bre. Las sem­brá­ba­mos un lu­nes y el miér­co­les por la no­che se las ro­ba­ban. La­men­ta­ba ese he­cho y se lo co­men­ta­ba a Mar­cel y él me res­pon­día: “Si­ga sem­bran­do pa­ra em­be­lle­cer a la ciu­dad. Si vie­ne otro y se to­ma el tra­ba­jo de des­en­te­rrar­la pa­ra ven­der­la o em­be­lle­cer su ca­sa, es pro­ble­ma de él. Us­ted si­ga sem­bran­do”.

¿Qué ti­po de va­lo­res tie­ne es­ta ge­ne­ra­ción que vie­ne a ‘sem­brar’?

Ellos tie­nen tres prin­ci­pios cla­ros. En el te­ma am­bien­tal y del cam­bio cli­má­ti­co, creo que se ha in­ver­ti­do bas­tan­te en él y ellos lo tie­nen en su con­cien­cia, tie­nen la mar­ca de la paz, y el ter­cer te­ma es el de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Aho­ra bien, así co­mo es­ta ge­ne­ra­ción tie­ne cla­ros esos va­lo­res, co­rren el gran ries­go del individualismo, que en par­te es con­se­cuen­cia de la tec­no­lo­gía que he­mos pues­to en sus ma­nos pa­ra que les brin­de so­lu­ción a to­das sus ne­ce­si­da­des. Son chi­cos que pue­den de­ri­var en el individualismo to­tal.

Individualismo vs in­clu­sión. ¿So­mos una ciu­dad lis­ta pa­ra in­cluir a los adul­tos ma­yo­res?

Cas­tro le de­cía al pre­si­den­te No­boa que nos de­ja­ra en la is­la co­mo mi­nis­tras y que a cam­bio nos da­ba for­ma­ción aca­dé­mi­ca”.

El fon­do de pan­ta­lla de mi compu­tado­ra es la fo­to de mi ma­dre pa­tean­do una bom­ba la­cri­mó­ge­na”.

¡Si­gue en­fo­cán­do­te en tu tra­ba­jo y haz­lo bien! , de­cía Mar­cel La­nia­do, mi men­tor”.

No exis­te en el país una es­tra­te­gia de in- clu­sión de los ma­yo­res. Mi ma­dre vi­vió 91 años y has­ta esa edad tra­ba­jó y fue fuen­te de pro­pues­tas, pro­yec­tos, ne­go­cios. Eso sig­ni­fi­ca que si no tie­nen la des­gra­cia de su­frir un pro­ble­ma se­rio de sa­lud, to­dos son una fuen­te inago­ta­ble de co­no­ci­mien­to y sa­bi­du­ría.

¿Pro­mo­ver es­pa­cios pa­ra que am­bas ge­ne­ra­cio­nes com­par­tan po­dría ser el nue­vo sue­ño?

A los adul­tos ma­yo­res se los em­pu­ja a ju­bi­lar­se tem­prano. Yo ten­go 63 años, en dos años po­dría ju­bi­lar­me. Pe­ro ¿qué pa­sa­ría con el po­ten­cial que ten­go pa­ra con­tri­buir a la so­cie­dad? Tal vez ese se­ría el pri­mer pa­so, de­jar de em­pu­jar a los adul­tos ma­yo­res a ju­bi­lar­se de­ma­sia­do tem­prano. Si a mí me di­cen que ne­ce­si­tan un hom­bro pa­ra em­pu­jar un pro­yec­to, aquí es­toy. A pe­sar de la edad ha­ría­mos al­gu­nas co­sas con ma­yor pa­sión que aque­llos que re­cién em­pie­zan... Mu­chas de es­tas per­so­nas em­pie­zan a sen­tir que de­cli­nan sus ha­bi­li­da­des in­te­lec­tua­les y fí­si­cas cuan­do se ju­bi­lan. In­clu­so acor­tan su vi­da por­que no se sien­ten úti­les...

¿Cuál es tu pro­pó­si­to de vi­da?

Creo que mu­chas de las me­tas que Dios pu­so en mi plan las he ido cum­plien­do a lo lar­go del tiem­po. Cuan­do hi­ce fun­ción pú­bli­ca tra­té de ha­cer­lo cum­plien­do el pro­pó­si­to de ser­vir. En el ám­bi­to pri­va­do, asu­mí la ge­ren­cia de La­bo­ra­to­rios Lu­que con mi her­ma­na Ma­ría Isa­bel, y me ajus­té a re­glas éti­cas y cla­ras. Cuan­do he es­ta­do en or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, co­mo lo que ha­go en Cor­pei co­mo ase­so­ra aso­cia­da, tra­to de cum­plir con mi pro­pó­si­to de vi­da que na­ce to­dos los días cuan­do me des­pier­to y pue­do, agra­de­ci­da de Dios, dis­fru­tar des­de mi ven­ta­na la igle­sia San Gregorio, la in­men­sa igle­sia que tie­nen los mor­mo­nes, la be­lle­za del man­glar, los ce­rros de Guayaquil, etc.

Me gus­ta pen­sar que pue­de ge­ne­rar la sen­sa­ción en los otros, que fue bueno en­con­trar­nos y char­lar. Le agra­dez­co a Lour­des su tiem­po y ter­mi­na­mos es­ta con­ver­sa­ción des­me­nu­zan­do el sen­tir por las fies­tas de in­de­pen­den­cia. Li­ber­tad, di­ce Lour­des, pa­ra lu­char las ve­ces ne­ce­sa­rias contra los ani­qui­la­do­res de li­ber­ta­des, co­mo cuan­do han que­ri­do arre­ba­tar­nos a nues­tros hi­jos pa­ra adoc­tri­nar­los en al­gu­na es­cue­la. Fra­ter­ni­dad, pa­ra re­cor­dar có­mo la ciu­dad ha crea­do sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes pa­ra ayu­dar a otros.

FO­TOS | JUAN FAUSTOS

MÁS FO­TOS en nues­tra app GRA­NA­SA. Bús­ca­nos en App Store y Goo­gle Play.

Mu­chos por­ta­rre­tra­tos de los se­res más im­por­tan­tes de su vi­da: su fa­mi­lia.

Lour­des, jun­to al ex­pre­si­den­te Gus­ta­vo No­boa y Fi­del Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.